Sánchez y Díaz reevaluarán las prioridades y el programa de la coalición tras el 4-M
  1. España
Redefinición DE LA COALICIÓN DE GOBIERNO

Sánchez y Díaz reevaluarán las prioridades y el programa de la coalición tras el 4-M

La fecha de las elecciones madrileñas ha condicionado los pasos de la agenda del Ejecutivo, incluida la reunión del presidente y la vicepresidenta tercera para analizar los acuerdos hechos y los pactos por hacer

placeholder Foto: El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)
El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

El Gobierno de coalición entró en una nueva fase tras el relevo en el liderazgo del socio minoritario. La salida de Pablo Iglesias y su sustitución por Yolanda Díaz como vicepresidenta ha empujado al Ejecutivo a un ciclo diferente y, en consecuencia, toca cambiar la hoja de ruta. No se hará, sin embargo, antes del 4-M, día de las elecciones madrileñas. La fecha está condicionando todos los pasos del Ejecutivo y deja en suspenso decisiones y agendas, incluida la que será la reunión cara a cara de Pedro Sánchez y de Díaz para revisar programa, acuerdos, asuntos pendientes y calendario de aplicación.

La única idea clara en estos momentos es que habrá más ruptura que continuidad. "A partir del día 5 de mayo, todo va a cambiar", avanza un dirigente de Unidas Podemos, para quien vendrán cambios de calado. No solo en lo que respecta a su formación, en cuanto a organigrama, estrategia o forma de relacionarse con sus socios de gobierno, sino también en la propia coalición.

Foto: La ministra de Trabajo, Yolanda Diaz (i), habla con Pablo Iglesias. (EFE)

La intención es que una vez pasadas las elecciones se sienten el presidente del Gobierno y la líder del sector morado en el Ejecutivo para "reevaluar el programa en términos de calendario y prioridades". Se trata de adaptarse a la nueva realidad en dos planos. El primero, sobrevenido por el horizonte que abre el plan de recuperación, que supone una transformación de las políticas públicas a través de ingentes inversiones —70.000 millones de euros en los ejercicios 2021-2023— y un centenar de reformas asociadas a los fondos. El segundo plano tiene que ver con establecer mecanismos de coordinación entre socialistas y morados, muy deteriorados en los últimos meses, pero sobre todo con formalizar una suerte de nuevo acuerdo de gobierno, revisando cuáles serán las medidas programáticas más prioritarias y poner fecha a los compromisos de legislatura.

Si el PSOE está mostrando resistencias a la hora de sacar adelante algunas de las medidas estrella pactadas en el programa, desde Unidas Podemos asumen que el liderazgo de Díaz será radicalmente distinto al de Iglesias, más pragmático, pero igualmente firme en cuestiones materiales. De ello hace gala en las distintas entrevistas que ha concedido durante los últimos días, tratando de marcar estilo propio y posicionarse en contra del conflicto y a favor del diálogo. Al margen de la evidencia de los dos estilos diferenciados, Díaz está yendo más allá para desprenderse de tutelajes.

Foto: Yolanda Díaz y Pablo Iglesias. (EFE)

Reivindica su liderazgo no como algo circunstancial, sino 'de facto' en la toma de decisiones y reorganización que está por venir. Tomará el mando con todas las letras al margen de que Pablo Iglesias mantenga la interlocución con Pedro Sánchez, de secretario general de Podemos a secretario general del PSOE. Significativa ha sido su reciente posición respecto a su designación por parte de Iglesias como futura candidata de Unidas Podemos a las elecciones generales: “Pablo Iglesias ha dicho que le gustaría que fuese candidata. Yo no soy escogible. Soy libre y voy a decidir yo, faltaría más”.

Ya durante el acto de intercambio de carteras, Díaz eligió el texto 'Lieders', de Rosalía de Castro, para citar en su discurso. Anticipaba así su intención de desprenderse de tutelas al hacer propio el que se considera como primer manifiesto feminista publicado en Galicia y que los académicos han interpretado como una declaración pública de Rosalía de Castro para negar su condición de sumisa a su futuro marido.

Foto: La vicepresidenta tercera del Gobierno, Yolanda Díaz (d), habla con el exvicepresidente Pablo Iglesias (i), en el Congreso. (EFE)

El propio Iglesias ha reconocido las diferencias de estilo con su sucesora, pero recalcando su capacidad negociadora, como sindicalista, "con guante de seda y puño de hierro". Un dirigente morado los diferencia comparando la forma de negociar de Iglesias con el ajedrez aleatorio de Bobby Fischer, "brillante, pero con riesgos", y a Díaz con el ajedrez de la escuela soviética, "con cabeza fría y paso a paso". Un colaborador en el Ministerio de Trabajo coincide con esta comparación e insiste en remarcar el carácter "estajanovista" de la vicepresidenta tercera. Esta misma fuente vaticina con ironía que el socio mayoritario llegará a "echar de menos a Iglesias".

Está por decidir si Sánchez reincorporará a los denominados maitines a Díaz y su equipo, quien ha fichado como jefe de gabinete al exdiputado de los 'comuns' Josep Vendrell. Un perfil eminentemente político y conocedor del espacio de Unidas Podemos (además de Xiao Varela como coordinador de Galicia en Común). Los maitines son las reuniones informales de Sánchez con su equipo y principales dirigentes socialistas, fijadas los lunes a primera hora y que se enfocan en marcar estrategia y líneas comunicativas. Iglesias llevaba sin participar en estos encuentros al menos tres meses antes de su salida del Ejecutivo. Lo que sí es seguro es que tratará de espacios de coordinación no reglados con el objetivo de que sean lo más fluidos posible.

Foto: El vicepresidente del gobierno Pablo Iglesias, el ministro de Justicia Juan Carlos Campo (i), y el ministro de Transportes José Luis Ábalos. (EFE)

Reunión con ERC tras la del PNV

En la línea de comenzar a asumir el liderazgo 'de facto' del espacio, Yolanda Díaz se reunirá en los próximos días con el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián. La cita estaba prevista para el pasado lunes, pero se canceló porque todos los diputados republicanos tuvieron que guardar cuarentena tras haber tenido contacto con un positivo por covid. Se celebrará en el Ministerio de Trabajo, tras descartar hacerla en la sede de ERC en Barcelona, tanto con Rufián como con el coordinador del partido, Pere Aragonès, con el contexto de la negociación para la formación del Govern.

Algunos de los socios de investidura han reconocido que echan también en falta la presencia de Pablo Iglesias en el Ejecutivo, porque este era el enlace al que acudían cuando no fluía la comunicación con Moncloa. Desde el relevo del liderazgo en el sector de Unidas Podemos en el Gobierno, este canal informal habría desaparecido. La reunión con ERC será la segunda en la ronda prevista con los socios de investidura, tras inaugurarla con los nacionalistas vascos. Un gesto que vuelve a dar cuenta del pragmatismo y la hoja de ruta que pretende implementar la política gallega, y es que el PNV cuenta con seis diputados en el Congreso frente a los 13 de ERC.

El Gobierno de coalición entró en una nueva fase tras el relevo en el liderazgo del socio minoritario. La salida de Pablo Iglesias y su sustitución por Yolanda Díaz como vicepresidenta ha empujado al Ejecutivo a un ciclo diferente y, en consecuencia, toca cambiar la hoja de ruta. No se hará, sin embargo, antes del 4-M, día de las elecciones madrileñas. La fecha está condicionando todos los pasos del Ejecutivo y deja en suspenso decisiones y agendas, incluida la que será la reunión cara a cara de Pedro Sánchez y de Díaz para revisar programa, acuerdos, asuntos pendientes y calendario de aplicación.

Pedro Sánchez Yolanda Díaz
El redactor recomienda