Sánchez diseña un nuevo PSOE bajo su control y con fichajes sin trayectoria orgánica
  1. España
la estrategia del presidente

Sánchez diseña un nuevo PSOE bajo su control y con fichajes sin trayectoria orgánica

El líder socialista encarga un partido más abierto y con nuevas caras, con menos trayectoria orgánica y mayor vinculación con el proyecto del Gobierno

placeholder Foto: Pedro Sánchez habla con Adriana Lastra. (EFE)
Pedro Sánchez habla con Adriana Lastra. (EFE)

El PSOE del futuro se construirá con los cimientos que Pedro Sánchez ponga, con el ritmo que él quiera, con los materiales que decida y con los objetivos que él y solo él determine. El PSOE del futuro será suyo, exclusivamente suyo, tal y como es el liderazgo que ha ido armando desde que en junio de 2017 se hiciera con los mandos del partido por segunda vez. El Pedro Sánchez que salió por las malas de la Secretaría General, que abandonó el escaño en soledad y que se retiró un tiempo de la vida social para reflexionar es el mismo que volvió a unas primarias, que arrasó en ellas, que se convirtió en presidente en el verano de 2018 y que ahora manda en el Gobierno y en las filas socialistas de todo el país, sin contrapesos internos.

El congreso federal que se celebrará en octubre en Valencia es una de sus obsesiones y ya está dedicando mucho tiempo a su preparación, a su diseño y al proyecto que pretende para el largo plazo. Fuentes próximas al presidente señalan a El Confidencial que desde hace semanas circulan dosieres por los despachos de Moncloa con ideas al respecto. De lo que se trata en este momento es de ir edificando un cuerpo téorico muy ambicioso, diferente a las ponencias habituales de los congresos del PSOE que, en muchos casos, suponían un 'corta y pega' de textos anteriores. Los trabajos se están desarrollando con suma discreción, pues nada molesta más al Presidente que las filtraciones. Félix Bolaños está jugando en esta fase inicial un papel protagonista.

Al que todos en el partido miran ya

El secretario general de Presidencia será una de las personalidades más relevantes del congreso de octubre, no solo porque asumirá la ponencia 'PSOE 2030', destinada a sentar las bases del socialismo español del siglo XXI, sino porque, como indican las numerosas fuentes consultadas, se vislumbra como el engranaje clave entre Moncloa y Ferraz, si no lo es ya. Las reuniones de los departamentos de Organización y Comunicación del partido, encabezados por Santos Cerdán, con los escuderos de Sánchez en Moncloa se han vuelto habituales y el presidente está interviniendo directamente en muchos aspectos.

Lo que está en liza es ni más ni menos que su PSOE, con el giro que pretende darle. Desde que regresara a la Secretaría General ha ido laminando los núcleos disidentes y ha amilanado a sus adversarios internos, de modo que las protestas de barones como Javier Lambán o Emiliano García-Page resuenan cada vez menos. Uno de los aspectos que el líder pretende destacar es precisamente la mitigación de esa pertenencia tan férrea a las estructuras de las federaciones. Aunque el área de organización que dirigen José Luis Ábalos y Santos Cerdán tiene la maquinaria bien engrasada, como están haciendo ahora en el PSOE de Madrid de cara a las elecciones del 4 de mayo, la idea es que vayan penetrando en el partido personalidades con formación y trayectoria ajenas, y a ser posible, con alta cualificación profesional fuera de los tentáculos del partido.

Foto: Pedro Sánchez, en la presentación del plan de recuperación. (Reuters)

El objetivo es conseguir una organización más abierta, con más cuadros de gobierno y con un mensaje vinculado a las estrategias de Moncloa, como se podrá empezar a comprobar con el Plan de Recuperación que se alimentará de los fondos europeos. Un vistazo a las personas elegidas para ser ponentes del congreso confirma esta intención. Aunque muchos han ido creciendo en el PSOE, varios han tenido ya cargos públicos y saben lo que es gestionar presupuestos y erario. Cuenta una fuente de mucha experiencia en el partido que en el perfil de esos ponentes está el PSOE del futuro.

Ese pretendido partido del futuro tendrá una ejecutiva más corta, más profesionalizada, feminista y joven. No se espera que Adriana Lastra o José Luis Ábalos salgan de sus cargos. Para el Presidente la lealtad es prioritaria. Puestos a identificar un área que remozar, las fuentes consultadas sitúan la comunicación, quizá para dar entrada a perfiles "potentes" que cuenten los avances del Gobierno. Es un modelo clásico en los partidos que gobiernan. Sin embargo, Sánchez ha renunciado hasta ahora expresamente a la figura de un portavoz del partido. Eligió al alcalde de Valladolid, Óscar Puente para ello, pero no ha tenido presencia. Así ha perdido resonancia su mensaje y los del Consejo de Ministros se han parecido demasiado, muchas veces, a los de la formación. A cambio, ha ganado en argumentarios unificados y en control político férreo.

El casting del nuevo PSOE... y el papel de Castells

Una importante secretaria de Estado del actual Gobierno explica que cuando se constituyó el Ejecutivo recibió una llamada para pasar una entrevista con uno de los nuevos ministros. Había ocupado un discreto cargo en la Administración y al ministro, del grupo de los independientes, le habían facilitado su nombre para que fuera su número dos. Figuraba en una especie de ficheros que Pedro Sánchez se ocupó de ir componiendo durante mucho tiempo para poder tener cuadros suficientes en el Gobierno, el partido y las listas electorales.

Si se combina ese empeño con la idea citada del Presidente del Gobierno y líder del PSOE de rehacer la organización para construir un proyecto socialdemócrata a largo plazo, así como la de renovar cargos y tradiciones orgánicas, se llega a comprender algunas de sus decisiones de los últimos meses, especialmente proyectadas hacia el congreso federal del próximo mes de octubre. También algunas sobre listas electorales.

Ferraz explica que "Sánchez está pensando en un proyecto de socialdemocracia a largo plazo, pensando en liderar la socialdemocracia europea, olvidándose de hipotecas pasadas y buscando el equilibrio entre preparación-gestión e ideología. Socialdemocracia pura, pero en clave de futuro y del siglo XXI".

Foto: El ministro de Política Territorial y Función Pública, Miquel Iceta. (EFE)

Sobre ese proyecto de revisión socialdemócrata, uno de los miembros del Gobierno que más reflexiona es el ministro de Universidades, Manuel Castells, que suele hablar a quien le quiere oír sobre la necesidad de afrontar esa revisión ideológica. Con el propio Presidente del Gobierno ha dedicado unas cuantas horas de conversación sobre el asunto.

La intención de Sánchez, por tanto, es apreciable en la elección de los ponentes para el Congreso del PSOE de octubre. Los criterios de elección suponen un cambio notable en el partido y se basan en la búsqueda de nuevos valores, con preparación académica y con alguna experiencia de gestión en la administración pública, pero sin necesidad de tener trayectoria orgánica. Esto último ha pesado siempre en el PSOE, pero con Sánchez ya no es relevante. De hecho, ninguno de los ponentes designados por Sánchez forman parte de la actual Ejecutiva socialista, lo que hace prever un cambio radical en su composición tras el congreso federal, salvo los cargos más relevantes, como Ábalos, Lastra o Cerdán.

Otro de los criterios de esa elección tiene que ver con la dependencia del Gobierno. Es decir, no solo evitar cualquier asomo de bicefalia entre partido y Gobierno, sino vincular al PSOE con Moncloa y sus estrategias y mensajes. Por eso, Bolaños tiene encomendada la ponencia 'PSOE 2030, un partido de futuro' y por eso hay ahora una insólita vinculación entre el partido y los delegados del Gobierno. Y las campañas electorales del partido son dirigidas desde Moncloa por Iván Redondo, jefe de Gabinete del Presidente del Gobierno, como ocurrió en Cataluña y ahora en Madrid, lo cual es también insólito. Y operaciones políticas del partido en comunidades, como Murcia o Castilla y León, son también dirigidas desde la sede de la Presidencia del Gobierno.

Foto: El director de Gabinete de Presidencia, Iván Redondo. (Jorge Álvaro Manzano)

Entre los ponentes está la delegada del Gobierno en Aragón, Pilar Alegría; el del País Vasco, Denis Itxaso; la de Cantabria, Ainoa Quiñones; el de Galicia, José Miñones, y la de Baleares, Aina Calvo. Es una especie de reinterpretación de la estructura y la implantación territorial del partido, dando relevancia orgánica a los delegados del Gobierno, lo cual supone una novedad en el PSOE. Las federaciones ya no están representadas por 'enviados' de los barones territoriales, sino que son designadas por su vinculación al Ejecutivo.

Otro grupo notable es el de desconocidos, pero con buenos currículos y experiencia de gestión. Lo más representativo es el de las dos encargadas de la importante ponencia marco: Hana Jalloul y Lina Gálvez. Jalloul, además, ha sido designada número dos de la lista del PSOE para las elecciones autonómicas de Madrid. Hasta ahora era Secretaria de Estado de Migraciones y es doctora en Relaciones Internacionales y experta en terrorismo.

En el PSOE se considera que es una apuesta de Sánchez para el futuro en Madrid, en función de lo que ocurra en las elecciones del 4 de mayo y pensando en que en dos años volverán a abrirse las urnas en esta comunidad. Es militante del PSOE, pero sin actividad orgánica.

Foto: Hana Jalloul. (EFE)

Un caso similar es el de Lina Gálvez, catedrática de Historia e Instituciones Económicas del Departamento de Economía, Métodos Cuantitativos e Historia Económica de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla. Fue consejera de la Junta de Andalucía y ahora es eurodiputada tras ir en las listas del PSOE como independiente, es decir, carece también de trayectoria orgánica.

La ponencia sobre España en Europa y en el mundo la hará José Manuel Albares, que fue asesor de Internacional de Sánchez en la Moncloa y ahora es embajador de España en Francia. Aunque es militante del PSOE, tampoco tiene trayectoria orgánica.

Son excepciones, pero solo en parte, Jonás Fernández, Isabel Gil y Nira Ferro. El primero es eurodiputado y fue secretario general de Juventudes Socialistas de Oviedo, pero responde también al perfil de preparación académica y trayectoria profesional en un importante despacho de abogados y profesor universitario en la Carlos III. Isabel Gil fue portavoz del PSOE de Extremadura y ahora de la Junta que preside Guillermo Fernández Vara. Nira Ferro es presidenta del Grupo Parlamentario Socialista y vicesecretaria de Acción Política del PSOE Canarias. Ana Redondo, catedrática de Derecho Constitucional y número dos del Ayuntamiento de Valladolid, es un caso singular porque es la única con destacada trayectoria orgánica en etapas anteriores e incluso fue ponente en un congreso de la etapa anterior.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este miércoles en el Congreso. (EFE)

Para que nada chirríe, las federaciones irán al Congreso de Valencia con sus propios congresos en espera, aunque Santos Cerdán se encarga ya de ir engrasándolos. Las delegaciones, que se forman a partir del número de militantes, irán en son de paz. No se prevén mensajes altisonantes ni discordancias. La de Andalucía será la más interesante porque en su configuración se comprobará la relevancia y la influencia de Susana Díaz. La batalla por el control del partido y por las candidaturas a la Presidencia de la Junta ya han comenzado, mirando de reojo la posibilidad de un adelanto electoral en Andalucía que les cogería en el proceso de transición hacia Juan Espadas, aspirante a liderar el PSOE de la comunidad. Fuentes al tanto de la disputa creen que si en esa delegación la esfera de Díaz es pequeña, o nula, ella terminará dando un paso a un lado. Hay también conflicto en Galicia, aunque también la determinación de Sánchez podría anular la resistencia.

El PSOE del futuro se construirá con los cimientos que Pedro Sánchez ponga, con el ritmo que él quiera, con los materiales que decida y con los objetivos que él y solo él determine. El PSOE del futuro será suyo, exclusivamente suyo, tal y como es el liderazgo que ha ido armando desde que en junio de 2017 se hiciera con los mandos del partido por segunda vez. El Pedro Sánchez que salió por las malas de la Secretaría General, que abandonó el escaño en soledad y que se retiró un tiempo de la vida social para reflexionar es el mismo que volvió a unas primarias, que arrasó en ellas, que se convirtió en presidente en el verano de 2018 y que ahora manda en el Gobierno y en las filas socialistas de todo el país, sin contrapesos internos.

PSOE Socialdemocracia Castilla y León Terrorismo Relaciones internacionales Valladolid Iván Redondo Javier Lambán Susana Díaz Adriana Lastra Félix Bolaños Siglo XXI José Luis Ábalos Valencia Santos Cerdán Moncloa Pedro Sánchez Emiliano García-Page Administraciones Públicas
El redactor recomienda