Es noticia
Menú
Iglesias prepara su relevo con transición de "varios meses" y Díaz no entrará en Podemos
  1. España
CONTRAPESOS ENTRE PARTIDO Y GOBIERNO

Iglesias prepara su relevo con transición de "varios meses" y Díaz no entrará en Podemos

En esta transición está por definir si la unión electoral bajo la marca Unidas Podemos se traduce en una mayor integración a nivel orgánico de los partidos que forman este espacio

Foto: Pablo Iglesias (2d) conversa con Yolanda Díaz (2i). (EFE)
Pablo Iglesias (2d) conversa con Yolanda Díaz (2i). (EFE)

La operación relevo de Pablo Iglesias ni será inmediata ni supondrá un simple cambio de secretaría general. La transición durará "varios meses" hasta que se produzca un cambio en la secretaría general. Un proceso durante el cual se ensayará una bicefalia, con contrapesos entre partido y Gobierno. Iglesias empujará desde fuera, como portavoz del partido, e incluso mantendrá la interlocución con el presidente del Gobierno, mientras que Yolanda Díaz liderará al sector morado en el Ejecutivo. Sin embargo, la ministra de Trabajo no entrará a formar parte de Podemos como organización. Al menos en el corto plazo, y su participación orgánica se limitará a Unidas Podemos, que es la marca electoral que aglutina a Podemos, IU, En Comú Podem, Galicia en Común y PCE.

La ministra de Trabajo milita en el PCE y no tiene previsto darse de baja para integrar Podemos. Su designación por Iglesias para sustituirle no solo en el Gobierno, sino también como candidata de este espacio a las próximas elecciones generales, no implica necesariamente que vaya a convertirse en la próxima secretaria general de Podemos. Una organización además que por estatus no permite la doble militancia. En esta transición está por definir si la fusión electoral bajo el paraguas de Unidas Podemos se traduce en una mayor unificación a nivel de estructuras de las formaciones que integran este espacio. Modelo en el que siempre se sintió más a gusto Díaz, con una vocación en los últimos tiempos de labrarse un perfil de independiente.

Foto: El candidato de Cs al 4-M, Edmundo Bal. (EFE)

El relevo de Iglesias se convierte así en una transición que podría desembocar en una redefinición del espacio político a la izquierda del PSOE. Un espacio que, cuando se materialice el paso atrás de Iglesias, tiene como principales referentes a Irene Montero (Podemos), Alberto Garzón (IU), Enrique Santiago (PCE), Ada Colau (En Comú Podem), Antón Gómez-Reino (Galicia en Común), además de Yolanda Díaz como favorita para ser la candidata electoral en unos próximos comicios generales y, previsiblemente, de Unidas Podemos si lo que solamente es una coalición electoral se convierte en una federación de todas estas organizaciones.

Una tendencia natural, similar a la que desembocó en la creación de IU en 1986 con el PCE como fuerza hegemónica, pero también con fuertes resistencias desde algunos sectores. La marca aglutinadora de Unidas Podemos tiene ahora como principal estructura de coordinación la denominada mesa confederal. Un órgano del que forman parte todas las formaciones aliadas, con un mayor peso de los representantes morados tanto por tener más ministros en la coalición como miembros en la dirección del grupo parlamentario.

Díaz forma parte de esta mesa confederal de Podemos y las confluencias. Sus reuniones se suelen celebrar semanalmente, habitualmente los lunes, para definir la agenda de la semana y marcar tanto la estrategia parlamentaria como gubernamental. La intención de Iglesias es que Díaz esté integrada en la dirección más operativa de Unidas Podemos, aunque Iglesias mantenga el liderazgo orgánico. Este sábado se mantuvo completamente ajena a la reunión del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, máximo órgano del partido entre asambleas. Al mismo tiempo que abordaba la nueva situación abierta en este espacio tras la salida de Iglesias del Gobierno, la ministra de Trabajo y futura vicepresidenta tercera se reunía en Mallorca con representantes de colectivos de camareras de piso acompañada por la presidente autonómica Francina Armengol.

Desde el entorno de Díaz no esconden que su estilo pasa por "feminizar" la política. En el tono y las formas

Su incorporación a la vicepresidencia tercera no supondrá cambios a nivel del equipo, más allá del refuerzo en el número de asesores. Un hecho que denota que la transición no será inmediata y que todavía está por perfilar la operación relevo. Además, la actual secretaria de Estado de Agenda 2030 y futura ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, seguirá con sus funciones de coordinación del equipo de gobierno de Unidas Podemos, que ya realizaba hasta ahora. Mantendrá así su papel de organización del sector de Unidas Podemos en el Gobierno y de enlace entre los distintos ministerios morados.

Todo pasa por manos de Belarra, y especialmente la preparación de los asuntos por parte de los morados en las reuniones de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios. Junto a la titular de Igualdad, Irene Montero, está llamada a liderar a medio plazo este espacio junto a Díaz y a acompañarla en los puestos de salida como próxima candidata de este espacio a unas elecciones generales.

Foto: Pablo Iglesias (d) recibe los aplausos de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, tras su discurso de despedida antes de dimitir como diputado. (EFE)

A la espera de que se definan las responsabilidades institucionales de Iglesias, según los resultados de las elecciones a la Comunidad de Madrid del 4-M, el secretario general se centrará en revitalizar portavocías y armar el partido a nivel territorial. El papel que asume Iglesias es el de empujar desde la organización cambios que vayan un paso por delante de los planteados por un Gobierno de coalición liderado por los socialistas. Díaz, por su parte, será durante este periodo de transición la voz dentro del Gobierno. Desde el entorno de Díaz no esconden que su estilo pasa por "feminizar" la política. En el tono y las formas.

La operación relevo de Pablo Iglesias ni será inmediata ni supondrá un simple cambio de secretaría general. La transición durará "varios meses" hasta que se produzca un cambio en la secretaría general. Un proceso durante el cual se ensayará una bicefalia, con contrapesos entre partido y Gobierno. Iglesias empujará desde fuera, como portavoz del partido, e incluso mantendrá la interlocución con el presidente del Gobierno, mientras que Yolanda Díaz liderará al sector morado en el Ejecutivo. Sin embargo, la ministra de Trabajo no entrará a formar parte de Podemos como organización. Al menos en el corto plazo, y su participación orgánica se limitará a Unidas Podemos, que es la marca electoral que aglutina a Podemos, IU, En Comú Podem, Galicia en Común y PCE.

PCE Yolanda Díaz Izquierda Unida
El redactor recomienda