Casado asume ya "el coste electoral que está sufriendo" por Bárcenas en Cataluña
  1. España
A UNA SEMANA DE LAS ELECCIONES

Casado asume ya "el coste electoral que está sufriendo" por Bárcenas en Cataluña

El presidente del PP reconoce que el juicio que hoy arranca le supone "un coste electoral terrible" cuando todas las encuestas señalan al posible sorpaso de Vox el 14 de febrero

placeholder Foto: Pablo Casado, junto a sus presidentes autonómicos, en un acto en Cataluña este domingo. (EFE)
Pablo Casado, junto a sus presidentes autonómicos, en un acto en Cataluña este domingo. (EFE)

El presidente del PP reconoce estar “muy harto” del caso Bárcenas. “Llevamos años teniendo que responder sobre algo de lo que no tenemos información. Es muy injusto que en plena campaña electoral tenga que estar respondiendo sobre esto como me ocurrió en las de noviembre con la Púnica. Y supone un coste electoral terrible, que yo estoy sufriendo por enésima vez. Llevamos 15 días hablando de esto y es imposible hablar de otra cosa”, advirtió Pablo Casado este lunes en una entrevista en Onda Cero. Una afirmación que llega a seis días de las elecciones catalanas y con la mayoría de los sondeos augurando un sorpaso de Vox.

El líder de los populares insistió en que “nadie de su dirección” ha hablado con Luis Bárcenas, aunque no habló por boca de la Junta Directiva del partido (máximo órgano entre congresos con 367 miembros). El entorno del extesorero afirmó ayer en ‘El Mundo’ que tenía dos contactos de la órbita del PP y que uno de ellos seguía incluido en la Junta. Casado cargó contra Bárcenas, “un señor que está condenado en firme, yo no me trato con delincuentes” y le imputó “un gran daño al partido” más allá de las personas que puedan estar afectadas. Volvió a repetir que “no le temblará el pulso, sea quien sea” si debe tomar medidas, aunque no concretó qué más podría hacer para romper con el pasado del partido.

A la pregunta de Carlos Alsina sobre si entonces descarta por completo cambiar las siglas y la sede (el juicio que hoy arranca se circunscribe precisamente al supuesto pago de las obras en el edificio de Génova 13 con la contabilidad paralela) Casado no respondió.

Exhibición de unidad con los barones

Mientras tanto, el partido intenta armarse para la recta final de la campaña, dando por hecho que los días transcurrirán a golpe de titular con el inicio del juicio sobre la caja B que tiene a Luis Bárcenas como protagonista una vez más. El aspirante a presidir la Generalitat, Alejandro Fernández, insiste en desafiar los sondeos —“a nosotros, Tezanos no nos influye”, repetían en su entorno tras el CIS de hace unos días— y este domingo se apoyó en la gestión de los presidentes autonómicos de su partido para vender su candidatura como una garantía.

Pronunció una frase contundente ya al final de su discurso en el último domingo antes de acudir a las urnas, con la que intentó sacudirse de encima cierta presión y ganar oxígeno: “El PP no es Bárcenas. El PP es Miguel Ángel Blanco y todas las personas que dieron su vida por la libertad y por España”. Solo él pronunció el nombre del extesorero, consciente de que debía enviar un mensaje inequívoco ante los días que vienen, en que sus rivales, especialmente los de la derecha, con los que tantos votos se disputa, utilizarán el caso para tratar de darle la estocada final. “Este lunes volveremos a la campaña, pero ayer tocaba cerrar ese tema”, zanjan desde su máximo núcleo de confianza.

Foto: Pablo Casado y el candidato popular, Alejandro Fernández, y los presidentes autonómicos conectados al fondo. (EFE)

En efecto, fuentes de Ciudadanos y Vox reconocen que la corrupción y el caso Bárcenas estarán presentes a partir de este lunes y hasta la jornada electoral. Ya hay ejemplos de los últimos días. El candidato de Vox, Ignacio Garriga, se dirigió “a los votantes del PP que se puedan sentir defraudados” y “que ven cómo ese bipartidismo que lleva décadas preocupándose de sus problemas ha abandonado los de los catalanes y los españoles”. Todavía más diáfana fue la reflexión final: “Siempre tendrán a Vox”. A este alegato se suma el boicot que sufrió en Vic, donde un grupo de violentos tiró piedras y huevos a dirigentes y simpatizantes de esa formación. El partido de ultraderecha criticó la falta de apoyo del PP y Ciudadanos, “solo reaccionan cuando no tienen más remedio”, dijeron, a pesar de que los dos partidos mostraron su repulsa, recordando que llevan años sufriendo la misma situación.

El partido de Inés Arrimadas, que encabeza Carlos Carrizosa en Cataluña, también será contundente con el asunto que afecta al PP. En realidad, ya se pronunció tras el escrito que envió Bárcenas a la Fiscalía Anticorrupción la semana pasada, cuando aseguró que su intención pasa por colaborar y revelar las pruebas que tiene de la contabilidad B de una vez por todas. “Dice que va a tirar de la manta, y nos encantaría que fuera así porque los españoles tienen derecho a conocer qué es lo que pasó con la financiación del PP”, afirmaban desde el grupo naranja.

Foto: Comité de dirección del pp

Al arranque del juicio se suman las últimas declaraciones del extesorero al diario ‘El Mundo’, donde afirmó haber mantenido una negociación reciente con personas vinculadas al PP actual. Al menos una de ellas, según su entorno, pertenece a la junta directiva que encabeza Casado, que cuenta con más de 360 miembros. En Génova, afirman que ninguna persona de la dirección “mantiene relación alguna con delincuentes” y advierten de que no dudarán en “actuar legalmente” contra “esas calumnias”. El abogado del extesorero defendió ayer esa misma versión, reiterando que ninguna persona del comité de la dirección actual se había puesto en contacto con su cliente.

Esta situación ha sido un jarro de agua fría para el partido, que intenta salvar los resultados en Cataluña contra viento y marea. Casado sí pudo ofrecer una imagen de unidad sin fisuras este domingo con la presencia (aunque telemática) de los seis presidentes autonómicos de su formación, que no dudaron en brindarle su apoyo uno a uno. Lo hicieron todos. Desde el gallego Alberto Núñez Feijóo al andaluz Juanma Moreno, que insistieron en “agradecer el esfuerzo” de su presidente “por defender el constitucionalismo”, hasta el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, que se volcó con su jefe de filas “por estar siempre en la primera línea defendiendo el partido y su mensaje político”. Probablemente, la más clara fue Isabel Díaz Ayuso. La presidenta de la Comunidad de Madrid advirtió a Casado de que “por muy difícil que nos lo pongan, aunque intenten desprestigiarnos y silenciar al PP, somos la única alternativa, y lo saben”.

placeholder El candidato del PPC, Alejandro Fernández, y Pablo Casado. (EFE)
El candidato del PPC, Alejandro Fernández, y Pablo Casado. (EFE)

La dirigente madrileña aseguró de forma velada y sin mencionar nombres que “todo está perfectamente orquestado”, señalando que el objetivo es que la izquierda “se haga fuerte en el Gobierno”. Pero insistió, de nuevo hablándole a Casado, que “cada vez estamos más cerca” y repitió que los populares son la única opción frente a PSOE y Podemos, o frente a los nacionalistas en Cataluña.

El presidente del PP salió reforzado internamente mientras crece la presión sobre la ruptura definitiva con el pasado. En el núcleo duro de Génova, repiten que eso ya lo hizo la semana pasada cuando aseveró: “Ese PP ya no existe”, al ser preguntado por Bárcenas y la contabilidad irregular que el extesorero señala como un 'modus operandi' durante casi 30 años. También reiteran que “el coste electoral que se pretende infligir a una nueva generación” del partido “con casos de hace décadas” no influirá en la hoja de ruta emprendida por la nueva dirección, que sí tiene un “compromiso inequívoco con la ejemplaridad”.

Foto:  El líder del PP, Pablo Casado. (EFE)

La mayoría de dirigentes populares en las autonomías se mantuvo al margen la semana pasada, reafirmándose en el mensaje “del nuevo PP” que defiende Casado. Feijóo sí dio la cara por Mariano Rajoy, mostrándose convencido de su “honorabilidad” durante toda su trayectoria política. Ahora el objetivo es salvar el 14 de febrero y, a partir del día 15, podría abrirse otro capítulo. También influirán mucho los avances en el juicio que arranca y que solo es el pistoletazo de salida de los siguientes. Y si finalmente Bárcenas aporta todas las pruebas que dice tener.

La campaña catalana por la que apostó Génova, basada en la gestión de sus Gobiernos para respaldar a Fernández, chocó con la irrupción de Cayetana Álvarez de Toledo el pasado viernes, que participó en calidad de diputada por Barcelona, y que optó por un discurso ideológico y político alejado de las intervenciones de los pesos pesados del partido hasta el momento. De hecho, la exportavoz parlamentaria no dudó en atacar a la formación de Santiago Abascal insistiendo en que “el nacionalismo no se combate con más nacionalismo, aunque sea español”. En la particular guerra que mantienen los dos partidos, Álvarez de Toledo es la más clara al enfrentarse a Vox y ese es un mensaje que en el PP catalán también añoraban.

Por un periodismo responsable

El Confidencial nació hace 20 años con el objetivo de defender el derecho de los ciudadanos a la verdad. Hoy, ese principio es más necesario que nunca. ¡Conócenos!

El presidente del PP reconoce estar “muy harto” del caso Bárcenas. “Llevamos años teniendo que responder sobre algo de lo que no tenemos información. Es muy injusto que en plena campaña electoral tenga que estar respondiendo sobre esto como me ocurrió en las de noviembre con la Púnica. Y supone un coste electoral terrible, que yo estoy sufriendo por enésima vez. Llevamos 15 días hablando de esto y es imposible hablar de otra cosa”, advirtió Pablo Casado este lunes en una entrevista en Onda Cero. Una afirmación que llega a seis días de las elecciones catalanas y con la mayoría de los sondeos augurando un sorpaso de Vox.

Partido Popular (PP) Inés Arrimadas Vox Isabel Díaz Ayuso Ciudadanos Mariano Rajoy Santiago Abascal Alberto Núñez Feijóo Pablo Casado Cayetana Álvarez de Toledo Fiscalía Anticorrupción Luis Bárcenas Corrupción
El redactor recomienda