Los Mossos grabaron los disturbios de Vic y abren diligencias para detener a los violentos
  1. España
  2. Cataluña
altercados en el mitin de Vox

Los Mossos grabaron los disturbios de Vic y abren diligencias para detener a los violentos

"La previsión falló. Nos vimos desbordados", reconoce a El Confidencial una fuente interna de los Mossos d’Esquadra. Vox también denunciará, muy posiblemente, las agresiones

placeholder Foto: Uno de los simpatizantes del partido verde, herido. (Vox)
Uno de los simpatizantes del partido verde, herido. (Vox)

Los Mossos d’Esquadra investigarán los graves disturbios ocurridos en Vic este sábado, cuando varias decenas de violentos manifestantes independentistas intentaron agredir a los dirigentes de Vox que estaban en la ciudad y acabaron asaltando coches policiales, agrediendo a agentes de los Mossos y quemando contenedores. En esta emblemática localidad estaban los dos principales dirigentes ultraderechistas de Vox, Ignacio Garriga y Javier Ortega Smith. Hay siete agentes heridos, además de cuantiosos daños materiales, tanto en coches policiales como en mobiliario público, por lo que se abrirán investigaciones por lesiones, alteración del orden público, atentado a la autoridad y agresión.

Vox también interpondrá, muy posiblemente, denuncia por las agresiones a sus dirigentes y militantes. Y, además, podrá añadir nuevos delitos, puesto que, como partido legalmente constituido, estaba realizando campaña electoral y tiene derecho a expresar sus propuestas como cualquier otro partido que concurra a las elecciones. De ello puede deducirse también un delito electoral.

Foto: El candidato de Vox a la Generalitat, Ortega Smith. (EFE)

Los hechos son la culminación de una campaña de acoso a Vox en toda Cataluña: por donde pasa la formación ultraderechista, es perseguida por grupos de personas autodenominados ‘antifascistas’, dispuestos a no permitir que el partido españolista haga campaña electoral en Cataluña. En ocasiones, esta campaña ha tenido el amparo y el aliento de la propia Generalitat. Los llamamientos para boicotear sus mítines y carpas se hacen a través de las redes sociales y tienen incluso cierto eco en círculos de partidos con cierta implantación en el territorio, como la CUP, que justifican que Vox sea considerado extrema derecha española para dar luz verde al acoso. El portavoz ‘cupero’, Carles Riera, incluso intentó que el candidato de Vox, Ignacio Garriga, fuese expulsado de un debate en TVE de los principales partidos que se presentan al 14-F, a lo que se negó el moderador, Xabier Fortes, al justificar su presencia por ser un partido legalmente constituido y con tantos méritos como sus rivales.

El independentismo, de todos modos, esperó a que Vox llegase a la Cataluña profunda para ajustar cuentas. "Esta es mi tierra y mi gente. Fuera chusma facha", arengaba la administradora de una de las plataformas que suelen mover las movilizaciones en la calle refiriéndose al acto de Vox en Vic. Esta plataforma, con fama de ser una de las más duras, narró con detalle lo que pasó en la capital de la comarca de Osona. "Me dicen que Abascal y Ortega Smith iban dentro de las 'furgos'", explicaba uno de los acólitos. Se refería a las furgonetas sobre las cuales llegó a encaramarse un manifestante. "Así huyen las míseras ratas de las alcantarillas de Vox, purria fascista", le secundaba otro colega.

"Nos vimos desbordados"

​Pero no solo la comitiva de Vox sufrió las iras de los extremistas: también los coches policiales fueron asaltados y en algunos llegaron incluso a abrir las puertas los más exaltados. El jefe de la Unidad de Seguridad Ciudadana advertía en esos momentos: “A todos los indicativos, si ven alguna persona que pueda estar relacionada con los disturbios, procedan a su detención, siempre vigilando su propia seguridad".

Lo cierto, sin embargo, es que no hubo detenciones por precaución y seguridad. El motivo es que las previsiones que se habían hecho los Mossos de la jornada fallaron estrepitosamente, puesto que al llamamiento de los ultranacionalistas acudieron decenas de radicales dispuestos a armarla y a dejar huella. "La previsión falló. Nos vimos desbordados", reconoce a El Confidencial una fuente interna de los Mossos d’Esquadra. En realidad, el número de efectivos era muy inferior al de manifestantes, mientras que el número de estos era muy grande.

"En ocasiones así, aplicamos nuestros protocolos. A veces se nos recrimina que no haya detenciones cuando se producen hechos de esta naturaleza, pero tiene su explicación: por un lado, a la hora de practicar una detención, necesitas un coche patrulla de mampara para trasladar al detenido. También has de destinar agentes a su custodia mientras no te lo lleves. Y en esta ocasión ya éramos muy pocos como para tener que menguar todavía más las dotaciones. Por otro lado, si practicas una detención en medio de una turba exaltada, lo que haces es agravar más la situación, por lo que hemos optado por otra estrategia".

Esa estrategia, explican las fuentes, "es hacer lo que hicimos a finales de 2019, cuando Tsunami Democràtic cortó la autopista A-7. Allí no se detuvo a nadie. Era imposible practicar una detención con los miles de personas que estaban concentradas. Hubiese sido una locura, pero se analizaron todas las grabaciones realizadas y al final se terminó encausando a más de un centenar de personas”.

Este sábado, en Vic, se siguió el mismo procedimiento: la unidad GOAP, conocida internamente como la 'unidad de cámaras' grabó todos los disturbios. Entre esas grabaciones y las que que se han colgado por las redes sociales, la Policía realiza una profunda investigación sobre los hechos ye identifica a los principales protagonistas. "Si hubiésemos ido bien de efectivos, se habrían podido detener allí mismo a los alborotadores, pero como no ha sido así, los identificaremos ahora a través de las grabaciones", subrayan las fuentes.

Nuevos lanzamientos en un mitin de Abascal

Los ataques no se han quedado ahí: en un mitin en Salt (Gerona) con la presencia del presidente de Vox, Santiago Abascal, también se han producido lanzamientos de objetos a los asistentes. La secretaria general del grupo parlamentario del partido, Macarena Olona, y el cabeza de lista por Gerona, Alberto Tarradas, también estaban presentes.

Ante la situación, Abascal se ha dirigido directamente al jefe del despliegue de los Mossos d'Esquadra para mostrarle los objetos que estaban lanzando y que han llegado a impactar contra los asistentes, y ha asegurado que la policía autonómica "obedece las órdenes de partidos golpistas". Durante su intervención, el líder de la formación política ha denunciado la "inacción del dispositivo" y ha acusado directamente a la Generalitat de Cataluña y al Gobierno central de ser "cómplices" de la violencia.

Mossos d'Esquadra Disturbios Vox