¿Catástrofe? Los alcaldes de provincias lo niegan: "En Madrid, ha faltado previsión"
  1. España
PARTE DE LA CAPITAL SIGUE INCOMUNICADA

¿Catástrofe? Los alcaldes de provincias lo niegan: "En Madrid, ha faltado previsión"

Alcaldes de varias capitales de provincia ven con asombro el estado actual de Madrid y no entienden cómo se dejó comer por la nieve. Ha sido la única ciudad paralizada por Filomena

placeholder Foto: Retirada de la nieve de las calles de Madrid. (EFE)
Retirada de la nieve de las calles de Madrid. (EFE)

Toda España sabía con días de antelación que las nevadas de la borrasca Filomena iban a ser históricas, pero parece que solo Madrid y su área metropolitana han caído en la trampa de hielo. Una semana después de las nevadas, la capital es la única ciudad española con graves problemas de movilidad. La explicación es simple: según expertos y alcaldes de otras regiones, ha faltado anticipación. Cuando Madrid se quiso dar cuenta, el hielo ya estaba amarrado a sus calles. Cuando las máquinas del resto de la Península llevaban horas esparciendo sal sobre el pavimento y retirando los primeros copos de nieve para que no cuajaran, en la capital comprobaron, consternados, que los autobuses no podían regresar a las cocheras.

“Lo de Madrid es difícil de comprender”, afirma Carlos Martínez, alcalde de Soria (39.821 habitantes). “Es cierto que nosotros estamos más acostumbrados a inviernos crudos, pero aquí también hemos tenido 50 centímetros de espesor que hacía 40 años que no veíamos. Sabíamos que el temporal iba a ser fuerte y por eso días antes celebramos una junta local de seguridad con todas las administraciones. Previo a la nevada, ya estaba la brigada esparciendo sal sin parar y durante toda la nevada las máquinas no dejaron de retirar la nieve. Aunque siga nevando, impides que se acumule y se solidifique, porque si eso ocurre, ya es imposible retirarla. 48 horas antes, durante 30 horas de nevada y 72 horas después, tuvimos a todo nuestro personal en la calle. Eso nos permitió que en solo un día se restablecieran el servicio de limpieza de basuras y el transporte público. El acceso a servicios esenciales como centros de salud y hospitales, en ningún momento ha estado bloqueado”.

placeholder Operarios de Valladolid esparcen sal por las calles. (EFE)
Operarios de Valladolid esparcen sal por las calles. (EFE)

En Soria, la movilidad es casi total en calles y áreas peatonales desde el pasado fin de semana, con la excepción de zonas de sombra y puntos concretos de la ciudad. “No podíamos permitirnos un colapso, toda la provincia depende de nuestros servicios esenciales, como hospitales y también centros educativos. Me extraña que Madrid haya reaccionado tan tarde y haya permitido el bloqueo de sus servicios", apunta el alcalde.

Óscar Puente, alcalde de Valladolid (299.265 habitantes), coincide en que si algo ha tenido esta nevada histórica, es previsión. “Eso nos dio varios días para planificar el protocolo de actuación. Decidimos anticipar la recogida de basuras y dejar los contenedores limpios el jueves, y dedicamos a esos operarios el viernes a esparcir sal por toda la ciudad y preparar bien el pavimento, porque cuando la nieve ha forjado, los fundentes químicos ya no funcionan. El sábado, se convocó al personal que estaba descansando y pedimos a los conductores de autobús, cuyo servicio nunca dejó de funcionar, que nos fueran marcando los puntos críticos para mandar rápidamente a protección civil en coordinación con bomberos y policía. Esto nos permitió que la ciudad mantuviera la comunicación y los servicios esenciales en todo momento”.

Las comparaciones son odiosas, pero ¿es justo usar el mismo rasero? "Podemos dividir las ciudades en aquellas que tienen tradición de nevadas y planes de actuación claros y las que no. Madrid está en el segundo grupo", explica Andrés Luis Romera Zarza, doctor ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y auditor de seguridad vial. "En Madrid hay mucho desconocimiento y a eso se ha añadido esta vez el exceso de confianza: horas antes, pensaron que la nevada iba a ser menos abundante. Nunca te puedes confiar, y al final Madrid ha sido la región más castigada en toda la Península. Por lo tanto, en este desastre hay un error por falta de previsión, pero también un factor climatológico especialmente duro".

Foto: Fotografía de la A-2 a su paso por El Bruc (Barcelona) este fin de semana. (EFE)

Para Romera Zarza, es normal que las capitales de provincia de la mitad norte tengan protocolos bien engrasados de previsión de nieve y Madrid no. No obstante, advierte el ingeniero, esto no puede volver a suceder. "Ha de diseñarse un plan de vías de emergencia ante nevadas que garantice el acceso a servicios esenciales como hospitales y centros de salud, y mantenga la ciudad comunicada. El paseo de la Castellana es un ejemplo clarísimo de vía que ha de estar siempre abierta, también el acceso a los hospitales. Recuerdo la imagen del Congreso de los Diputados bloqueado, con policías sacando nieve a paladas, eso no puede ocurrir".

Una ciudad rica paralizada

Algunos han sido muy duros con Madrid y su exigencia de ser declarada zona catastrófica. Ignacio Urquizu, alcalde de Alcañiz (Teruel) y diputado socialista en las Cortes de Aragón, abrió el melón este miércoles en redes sociales: “Leo que José Luis Martínez-Almeida está pidiendo declarar zona catastrófica la ciudad de Madrid para recibir ayudas económicas. Ellos disponen de un presupuesto de 1.519 euros por habitante. En lugares como Alcañiz, disponemos de 875 euros por habitante. Con el doble de presupuesto por habitante, no han podido hacer frente al temporal Filomena, algo que significa que no ha sido un problema de recursos, sino de gestión y planificación”.

Consultado por este periódico, Urquizu sostiene que sería un “engaño” al resto del país declarar la capital zona catastrófica. Este jueves, el Ayuntamiento de Madrid ha pedido formalmente al Gobierno dicha declaración y ha cuantificado los daños de la nevada en 1.398 millones de euros, 998 millones de los cuales se deben a la paralización del comercio y la hostelería. A su vez, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha adelantado que solicitará al Gobierno la declaración para toda la región.

Foto: La Puerta de Alcalá, al fondo, entre nieve y hielo. (Reuters)

“Madrid es la ciudad con más recursos del país por número de habitantes, recauda un dineral en IBI de sedes de grandes empresas y edificios públicos, tiene un presupuesto de más de 5.000 millones y no ha sido capaz de prever una respuesta a un temporal. En Alcañiz [16.006 habitantes], tenemos 14 millones de presupuesto y ya el lunes, casi una semana antes, compramos 25 toneladas de sal, aunque hemos gastado 70, e hicimos recuento de maquinaria disponible entre la empresa pública y empresas privadas para esparcir sal y limpiar de nieve todas las calles y los cientos de kilómetros de caminos que tenemos en el municipio", indica Urquizu.

"Si el Gobierno concede la ayuda a Madrid", prosigue el alcalde, "tendremos que ir todos los municipos afectados detrás a exigir el mismo trato, y que repartan el dinero en concurrencia competitiva de igualdad, porque a los municipios esto gratis tampoco nos va a salir. ¿Por qué Madrid no contrató días antes el servicio de constructoras y evitó esta parálisis y los daños sobre su economía?".

"A mí no se me pasaría por la cabeza pedir la zona catastrófica", afirma el alcalde de Ávila

Aunque las críticas por el espectáculo en Madrid proceden principalmente del lado socialista, también hay alcaldes conservadores muy tajantes con la capital. Es el caso de Jesús Manuel Sánchez Cabrera, alcalde de Ávila (58.369 habitantes). En esta capital, la respuesta a Filomena también ha sido exitosa. "Pusimos en marcha el plan activo de nevadas con un gran sacrificio económico y eso nos permitió tener la ciudad abierta en todo momento. Las calles no pasaron más de tres horas cortadas y en 24 horas se restableció la normalidad".

Sánchez Cabrera considera que Madrid "no se tomó en serio la alerta meteorológica y de protección civil, anunciada con muchos días de antelación". Y es por este motivo por el que Madrid, vaticina el alcalde, no tendrá éxito en sus exigencias económicas: "Veo muy difícil que se les apruebe la declaración de zona catastrófica, porque había previsiones meteorológicas claras y tiempo de antelación suficiente para activar planes de emergencia y contratar servicios externos para garantizar la movilidad. Es un asunto complicado, pero como alcalde, a mí no se me pasaría por la cabeza pedir la zona catastrófica, y hemos tenido 35 centímetros de nieve y multitud de incidencias".

"Yo no sé si Madrid es zona catastrófica o zona de catastrófica gestión", afirma el alcalde de Soria

"Para ocultar la responsabilidad en la gestión, hay que soltar liebres de trapo para que todos corran detrás de ellas y no se hable de que una gran ciudad está colapsada. Por desgracia, es una táctica a la que los responsables públicos nos malacostumbramos", sostiene el alcalde de Soria. "En vez de asumir responsabilidades, suelto la liebre de la zona catastrófica para desviar la atención y crear un marco de opinión nuevo, dando a entender que la parálisis de Madrid era algo inevitable. Yo no sé si Madrid es zona catastrófica o zona de catastrófica gestión. En determinados territorios como Soria, donde padecemos una catástrofe constante desde hace años por la ausencia de inversiones públicas, veríamos con mucho recelo que ahora recaiga sobre un ayuntamiento rico una ingente cantidad de dinero. Los árboles han sido dañados aquí y allí. Allí hay más árboles, pero también recaudan más IBI, vamos a ponderar lo que están pidendo y medir la escala real de esta situación”.

El dinero tarda en llegar

Marta Gracia es alcaldesa de La Almunia de Doña Godina (Zaragoza). Sabe qué es solicitar una declaración de zona catastrófica y lanza un aviso a Madrid: “Si se lo dan, mejor para ellos, pero eso no les va a quitar la nieve mañana. Una zona catastrófica te otorga ayudas económicas para recuperarte de unos daños muy importantes, como restablecer infraestructuras o provisionar el consorcio de seguros para indemnizar a particulares, pero el dinero llega cuando llega. La gestión del temporal y la limpieza de las calles las tienes que hacer igualmente”.

En realidad, hay muchos municipios que hace un año fueron declarados zona catastrófica por el Gobierno a raíz de los destrozos provocados por la borrasca Gloria que todavía no han recibido un solo céntimo.

placeholder Calles despejadas en el centro de Teruel. (EFE)
Calles despejadas en el centro de Teruel. (EFE)

Esto lo saben en Guadalajara (87.484 habitantes), donde el temporal ha sido exactamente el mismo que en Madrid. Igual que Martínez-Almeida, su alcalde adelanta que solicitará la declaración de zona catastrófica por los daños sobre las infraestructuras, el arbolado y los bienes privados. Hasta ahí llega el parecido entre Guadalajara y Madrid, porque la comparación entre la gestión de la nevada y el estado actual de las calles entre Guadalajara y Madrid es abismal. ¿La explicación? De nuevo, la previsión.

Así lo narra el alcalde de Guadalajara, Alberto Rojo. "Hemos padecido la mayor nevada que ha vivido cualquier generación viva en Guadalajara, y aun así, humildemente, creo que la hemos afrontado con éxito gracias al operativo histórico que desplegamos ya desde el mismo día de Reyes, cuando algunos no pudimos estar con nuestros hijos para preparar la ciudad ante las previsiones tan alarmantes y la alerta roja que ya había sido activada. Hicimos el operativo, rearmamos las brigadas municipales y negociamos con las concesionarias. Este trabajo comenzó ya el lunes día 4".

"El día de Reyes, algunos no pudimos estar con nuestros hijos para preparar la ciudad", subraya el alcalde de Guadalajara

El alcalde de Guadalajara quería evitar que la ciudad quedase bloqueada como en 2009, cuando una nevada muy superficial creó un caos circulatorio. "El jueves habíamos echado ya 40 toneladas de fundente sobre las calzadas y resultó que ese día nevó muy poco. Pero la noche del viernes al sábado fue horrible, no parábamos de quitar nieve de los accesos al hospital provincial y de los lugares esenciales, y la nieve volvía a cubrirlo todo. Hemos echado 800 toneladas de fundente y hemos tenido 50 máquinas trabajando a la vez. Pese a los daños y la falta de experiencia, el lunes ya pudimos recuperar gran parte de la normalidad".

Sobre Madrid, Rojo también es claro: se trata de un nuevo episodio de desgaste político entre Partido Popular y Gobierno, con la Comunidad de Madrid como ariete. "Me sorprende lo que ha pasado en Madrid, porque el jueves por la tarde ya había una alerta roja. Me parece temerario no haber hecho caso de las previsiones, lo que había que hacer era planificar y trabajar, dedicar más tiempo a lo público y menos al lío político. La ciudadanía está cansada de las guerras políticas. En lugar de coger una pala y mover coches, los líderes políticos están para tomar decisiones rápidas".

El daño es sobre los comerciantes

El 71% de los daños valorados por el Ayuntamiento de Madrid se debe al parón en la actividad comercial por el bloqueo de las calles. El alcalde de Valladolid advierte de que, sobre el papel, esa no es razón para solicitar la ayuda. “La sensación es que en Madrid no hay daños importantes al patrimonio y a los bienes privados, que es lo que se suele tener en cuenta, sino que la petición se basa en la parálisis de la actividad económica debido a la falta de movilidad. Si los daños solamente son sobre el arbolado, pero no masivamente sobre edificios o vehículos, no veo un motivo claro para pedirlo. Una zona catastrófica es habitual, por ejemplo, para pérdidas muy graves en cosechas y otros bienes. En este caso, el problema me parece más fruto de una cierta imprevisión, de que no ha habido un operativo con planificación y por lo tanto han faltado medios”.

placeholder Varias personas limpian la nieve de los comercios de la Gran Vía en Madrid. (EFE)
Varias personas limpian la nieve de los comercios de la Gran Vía en Madrid. (EFE)

Para Urquizu, alcalde de Alcañiz, es una contradicción que Madrid “haya gastado tres millones en luces de Navidad y ahora haya que indemnizarle con dinero de todos porque no fue capaz de contratar maquinaria y operarios para hacer frente al temporal”. “Las lluvias torrenciales y las riadas son mucho más dañinas que una nevada", prosigue Urquizu. "La nieve se limpia y ya está, que es lo que pasará en Madrid, pero un temporal como el Gloria el año pasado, en el que estuvo dos días lloviendo sin parar y arrastró laderas de montañas y anegó edificios, es mucho más catastrófico que lo que ha provocado esta nevada”.

En efecto, Gloria dejó hace un año edificios y naves industriales derrumbados, cosechas perdidas, bosques destrozados con troncos taponando carreteras y con gran riesgo de incendio. Todo eso, a la espera de que se funda el hielo, no ha ocurrido con la nevada de Filomena.

Toda España sabía con días de antelación que las nevadas de la borrasca Filomena iban a ser históricas, pero parece que solo Madrid y su área metropolitana han caído en la trampa de hielo. Una semana después de las nevadas, la capital es la única ciudad española con graves problemas de movilidad. La explicación es simple: según expertos y alcaldes de otras regiones, ha faltado anticipación. Cuando Madrid se quiso dar cuenta, el hielo ya estaba amarrado a sus calles. Cuando las máquinas del resto de la Península llevaban horas esparciendo sal sobre el pavimento y retirando los primeros copos de nieve para que no cuajaran, en la capital comprobaron, consternados, que los autobuses no podían regresar a las cocheras.

Temporal Ayuntamiento de Madrid Hielo