"El lunes, imposible": los desperfectos en cientos de 'coles' retrasarán el retorno
  1. España
SE DEMORARÁ DÍAS

"El lunes, imposible": los desperfectos en cientos de 'coles' retrasarán el retorno

Son cientos los centros que han sido dañados por la gran nevada, y en muchos de ellos, parece improbable que las clases presenciales se puedan retomar pronto

placeholder Foto: El San Juan Bosco, este jueves por la mañana. (Fotografía proporcionada por Silvia Armendáriz)
El San Juan Bosco, este jueves por la mañana. (Fotografía proporcionada por Silvia Armendáriz)

Primero, fue el miércoles 13 de enero. Después, el lunes 18. Ahora, la sensación que tienen muchos padres y profesores es que ni siquiera entonces será posible acceder a algunos centros educativos. Una posibilidad que están empezando a reconocer en voz alta tanto el alcalde de Madrid como el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado. “Difícil” fue el término utilizado por José Luis Martínez Almeida este jueves por la mañana para definir la posibilidad de que algunos centros abran. Apenas unas horas después, el Consistorio aumentaba la calificación a “imposible”.

“Es posible que algunos centros no puedan abrir”, coincidió Aguado, que cifró el miércoles en 240 el número de colegios con desperfectos. Apenas unas horas después, el miércoles por la tarde, la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid aumentaba a 318 el número de incidencias. A medida que técnicos y directores acceden a los centros, la cifra crece a pasos agigantados. El viernes por la mañana, el consejero de Educación, Enrique Ossorio, anunció que de los 2.557 centros de la capital, 1.754 requieren que se limpien las vías.

"No sabemos si las cubiertas resistirán, se rompió una tubería y aquí no viene nadie"

“18 se han producido en tejados de edificios principales y 50 en tejados en edificios deportivos o auxiliares, cuatro por rotura de puertas o ventanas, 129 por caída de árboles o ramas, 23 por averías de calderas o calefacción, diez por rotura del cuadro eléctrico, 22 por desperfectos en patios y sus elementos y 62 por dificultad en el acceso” era el parte de bajas proporcionados el jueves por la CAM a El Confidencial.

Es lo que ha ocurrido, por ejemplo, en barrios como La Elipa. En el Colegio San Juan Bosco, tan solo se ha podido acceder por vías laterales, porque la entrada principal está absolutamente intransitable “Hemos bajado los compañeros de la AMPA para cerrar la llave de paso, pero aquí es imposible que se abra el lunes”, lamenta Silvia Armendáriz, presidenta del AMPA. Para más inri, tanto el centro como el IES Francisco de Goya se encuentran en mitad del pinar que, como muestran las fotos, ha sido arrasado, con un gran número de árboles derribados que impiden el acceso.

placeholder Voluntarios en el San Juan Bosco. (Fotografía proporcionada por Silvia Armendáriz)
Voluntarios en el San Juan Bosco. (Fotografía proporcionada por Silvia Armendáriz)

La descripción que realiza Armendáriz es común a otros centros de la Comunidad. “No sabemos si las cubiertas van a resistir, se rompió una tubería y aquí no viene nadie”, explica. Los padres se han puesto en marcha ante la lentitud con la que los técnicos se están presentando en los centros. “Estoy en contacto con el resto de AMPA de Ciudad Lineal y en los ‘coles’ del extrarradio de la M30 no se ha presentado nadie”. En su caso, cerca de 50 personas organizadas por WhatsApp están haciendo turnos para aclarar poco a poco las vías.

Algo semejante ocurre en Móstoles, donde la respuesta ante la pregunta de si se podrá abrir el próximo lunes es más bien pesimista. “En principio no parece que vayan a poder abrir”, explica Óscar Cuadrado, de la Plataforma de Colegios Seguros. En primer lugar, porque “la inspección técnica no va a dar tiempo, solo hay un arquitecto municipal que ya ha empezado a revisar colegios, pero no va a darle tiempo a revisar los 37”. Por otra parte, “el acceso a los colegios está complicado por la nieve acumulada. En algunos colegios las directivas directamente están pidiendo voluntarios para ir a despejar las entradas por si se puede abrir el lunes”.

"Este es un barrio obrero, y si el colegio no abre, el lunes no cobramos"

Elena es otra madre de un pequeño colegio en el barrio de la Concepción, que hasta este viernes no va a saber si el colegio abrirá o no. “La directora comentaba el miércoles que de momento acceder al centro era imposible porque los accesos estaban bloqueados por la nieve y árboles caídos, además de mucha nieve peligrosa en marquesinas y cornisas, el patio intransitable y lleno de árboles caídos”, explica. Cuando finalmente pudieron entrar, se encontraron con que el comedor estaba medio inundado y que una avería en la sala de calderas había dejado al colegio sin agua.

Además, según el recuento de la dirección, el patio probablemente quedará inutilizado una buena temporada, y los accesos están casi impracticables. Aunque van a contar con la colaboración de la asociación El Olivar, la directora enviaba un mensaje parecido al de otros centros: “Si queréis organizar algo las familias también, bien”.

Arrimando el hombro

Son decenas las AMPA y centros directivos que han solicitado ayuda a los padres y madres para acelerar el retorno. Entre otras razones, porque a partir del próximo lunes la conciliación será aún más complicada. “Tenemos que trabajar, que ir a la compra o a la farmacia”, lamenta Armendáriz. “Este es un barrio obrero, y si el colegio no abre, el lunes no cobramos, y bastante mal venimos ya del año pasado”. Como en el confinamiento, pero con la diferencia de que muchos más padres estarán obligados a acudir a sus puestos de trabajo presencialmente.

placeholder Los voluntarios del Eugenio de Ostos, limpiando el paso este martes. (Fotografía proporcionada por Andrés Revilla)
Los voluntarios del Eugenio de Ostos, limpiando el paso este martes. (Fotografía proporcionada por Andrés Revilla)

Uno de los colegios donde los padres se pusieron antes manos a la obra es en el CEIP Eugenio de Ostos, en Valdezarza. “Yo vivo en el barrio y entre otras cosas trabajo en la calle haciendo jardinería y con el arbolado, así que el sábado me acerqué y vi que el colegio estaba imposible”, explica Andrés Revilla, padre. Se puso en contacto con el director del centro con el siguiente aviso: “Si queremos que esto empiece el día 13 o nos ponemos a quitar hielo o no empezamos”. Dicho y hecho, el martes por la mañana alrededor de 20 personas se juntaron con Andrés y su hijo de 12 años para “despejar una entrada, quitar los carámbanos que estaban comenzando a formarse y echar los 20 kilos de sal que había en el colegio para que por lo menos el personal de limpieza pudiese entrar”.

Un esfuerzo con el que han garantizado que al menos se pueda entrar, pero el resto del colegio tiene 50 centímetros de nieve y hasta que no se derrita, no podrán hacer nada. “Es un tema de cajón para mí, o echamos una mano o la administración no va a poder con todo”, añade Revilla. “La escuela pública también es esto, que los padres echen una mano para que sus hijos puedan ir al colegio”. Como explica Marta Hevia, otra madre, lo que es seguro es que no podrán llevar a cabo la entrada escalonada recomendada para el covid. En el Eugenio de Ostos tienen una suerte que tal vez no tenga el instituto de la zona, el IES Ciudad de los Poetas, donde unas clases tienen calefacción pero otras no. “Ahí no sabemos qué va a pasar el lunes”, comenta Hevia.

La CAM busca voluntarios para ofrecer asesoramiento a 300 euros el dictamen

Muchos padres ya han hecho huecos en su agenda para dedicarse al pico y la pala este fin de semana. Por ejemplo, el AMPA del CEIP Fernando el Católico ha citado a “pico + pala + mascarilla” a los padres este viernes a las cuatro de la tarde. En otros centros como el IES Las Lagunas de Rivas-Vaciamadrid, algunos voluntarios limpiaron los accesos al centro. El AMPA del Vedruna Mirasierra promovía una iniciativa este jueves por la mañana: “Aquellos que tengan una ‘pala’ y quieran colaborar, os esperamos”.

Uno de los padres que se han arrimado a colaborar es el escritor César Rendueles, en el CEIP Guindalera. “El martes un grupo de madres y padres nos juntamos para limpiar de nieve algunas calles del barrio. Nos centramos en los aledaños del colegio, despejando los accesos”, explica. “Al día siguiente, la directora nos escribió muy agradecida y nos pidió ayuda para limpiar el colegio esta mañana. Es difícil saber qué pasará el lunes. En algunos lugares hay mucha nieve acumulada y las mínimas nocturnas siguen siendo bajas. En cualquier caso, hemos abierto caminos para que profesores y personal de servicios pueda circular con seguridad ya. También hemos limpiado algunas pérgolas de plástico que resultaban peligrosas: estaban combadas por el peso de la nieve e impedían el acceso al colegio. El problema que queda son los tejados principales, que tienen mucha nieve acumulada y pueden ser peligrosos”.

¿Y los técnicos?

Una de las razones por las que el proceso se alarga es porque no hay técnicos suficientes para evaluar los riesgos de todos los colegios de la Comunidad que lo necesiten, a pesar de que como recuerda la Consejería, el Gobierno haya llegado a un acuerdo con el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos y el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) “para ofrecer asesoramiento a los equipos directivos de los centros educativos para garantizar la seguridad en aquellos colegios e institutos de la región que se han visto perjudicados por los efectos del temporal de nieve y frío”.

La colaboración consiste en la búsqueda de “voluntarias y voluntarios para acudir a realizar una inspección visual y emitir el correspondiente dictamen técnico para la viabilidad de la apertura de los colegios a institutos”. La remuneración, 300 euros por dictamen “que serán pagados por el centro educativo”. Los requisitos, una disponibilidad inmediata en 24 horas, poder terminar los informes antes del lunes 18 de enero, ser colegiado y disponer de un Seguro de Responsabilidad Civil.

El caso del CEIP Guindalera resulta elocuente a tal respecto: en él, la directora ha decidido recurrir a una de las madres, arquitecto, para realizar una revisión técnica. “Desconozco cómo ha sido el proceso, pero me consta que han tenido grandes dificultades para contactar y recibir ayuda del Ayuntamiento”, explica Rendueles. En una entrevista con Telemadrid, la directora del centro, Beatriz Sánchez Magro, desvelaba que “hasta hoy jueves no hemos tenido ayuda de los operarios de mantenimiento y de los técnicos para que hicieran una valoración del edificio”.

Foto: Imagen del colegio público Mirasierra (Madrid capital) este jueves.

La Comunidad sigue recordando que el objetivo es reanudar el próximo lunes la actividad educativa presencial en los centros de la región, aunque añade un matiz: “Excepto en aquellos casos puntuales en los que los desperfectos impidan la vuelta a las aulas en las condiciones óptimas de seguridad para los alumnos”. A medida que el reloj avanza, los casos puntuales aumentan y el horizonte de retorno el próximo lunes parece más complicado.

Noticias de Madrid Colegios Educación Arquitectos Padres
El redactor recomienda