"Algunas carreteras van a tardar hasta dos semanas en volver a la normalidad"
  1. España
entrevista con andrés romera zarza

"Algunas carreteras van a tardar hasta dos semanas en volver a la normalidad"

Romera, doctor ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, opina que la reacción de las autoridades podría haber sido más rápida y que deberían haberlo previsto con antelación

Foto: Fotografía de la A-2 a su paso por El Bruc (Barcelona) este fin de semana. (EFE)
Fotografía de la A-2 a su paso por El Bruc (Barcelona) este fin de semana. (EFE)

La nieve ha paralizado Madrid y varias provincias limítrofes, dejando en una situación precaria las circunvalaciones que ordenan el tráfico de la capital y dificultando el transporte de mercancías y la movilidad de medio país. Andrés Luis Romera Zarza, doctor ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y auditor de seguridad vial, advierte de que en algunos puntos se podría tardar más de una semana en volver a la normalidad y opina que la reacción de las autoridades podría haber sido más rápida.

PREGUNTA. España es un país mediterráneo donde no estamos acostumbrados a lidiar con estas nevadas que en otros países se solucionan casi sobre la marcha. Aun así, ¿se podría haber gestionado mejor?

RESPUESTA. Yo diría que sí. Madrid sabía que iba a ser zona conflictiva y teníamos que haber concentrado los medios necesarios. Se tenía que haber previsto el abastecimiento de sal y de máquinas quitanieves sabiendo que la peor parte de Filomena la iba a soportar Madrid. Y más en un país radial como es España, donde todas las carreteras convergen al centro. Si Madrid se colapsa, tenemos un problema de comunicación en toda España. De manera que sí, creo que los medios se deberían haber previsto antes.

P. En la clase política, casi unánimemente, han dicho que no se esperaban una nevada así, que no se podían preparar para esto.

R. No me vale, porque es una verdad a medias. Yo llevaba tiempo escuchando que iban a ser 40 centímetros de nieve. Y oye, que con 40 centímetros se esquía, que por eso se ha convertido Madrid en una pista de esquí. Al final, han caído entre 50 y 60 centímetros, es verdad, pero el colapso con 40 habría sido parecido. Si hubiesen anticipado un poco mejor la situación…

P. Recuerdo haber vivido nevadas más intensas que esta en otros países y coger el coche sin cadenas a las pocas horas de acabar de nevar. ¿Cómo se logra?

R. Si el alcalde de Madrid hubiese vivido en Nueva York… quizás habría sabido prever el problema. Allí lo tienen todo preparado para cuando nieva. Cierran el tráfico horas antes y llenan las calles de fundente preventivo. Se pasan la nevada trabajando en las carreteras para que la nieve no llegue a cuajar y la ciudadanía se queda en casa, sin salir, sin conducir, hasta que pase la nevada. Si hubiésemos hecho eso en Madrid, ahora la ciudad estaría transitable y todos los esfuerzos se podrían dedicar a sacar nieve de las carreteras. Pero parece que nos ha pillado desprevenidos... En fin, somos un país mediterráneo, que se debe acostumbrar a que con el cambio climático esto puede ser más habitual de lo que pensamos y prepararnos mejor la próxima vez.

Operarios trabajando para retirar nieve en la Puerta del Sol en Madrid. (EFE)

P. ¿Cuánto vamos a tardar en volver circular por la Comunidad de Madrid sin problemas?

R. Pueden complicarse bastante las cosas esta semana si se cumplen las previsiones meteorológicas. Hay que recordar que la DGT maneja cuatro colores sobre el estado de las carreteras. En verde, se puede circular con normalidad, aunque estos días haya que hacerlo con más precaución de lo habitual. En amarillo, se pueden conducir vehículos sin restricciones con sumo cuidado, aunque los camiones no pueden circular y los autobuses, con cadenas o ruedas de invierno. En rojo, solo se permite transitar a vehículos ligeros con cadenas, mientras que camiones y autobuses están vetados. En negro, no circula nadie. Pues bien, en la noche del 10 de enero, apenas el 39% de los kilómetros de vías afectadas estaba en verde.

P. ¿Y va a seguir mucho tiempo así?

R. Depende un poco de las provincias. La prioridad en esta primera fase serán las autovías y autopistas. Los problemas más gordos van a estar en la A-1, la A-6, en las provincias de Madrid y Segovia. También en el resto de autovías que acceden a Madrid, salvo la A-3, así como las vías de circunvalación M-40, 45 y 50, y en la mayor parte de las autovías autonómicas de la provincia de Toledo. Estas van a oscilar entre el amarillo y el rojo. Es un problema, porque son el eje vertebrador del norte con el sur a través de Madrid y porque hay mucha gente viviendo en esos corredores que trabaja en la capital. Hace tres años, la A-6 estuvo unos días impracticable a partir de Arévalo.

P. ¿Y Madrid?

R. Ahí está el meollo de la cuestión, que tenemos la ciudad colapsada por todos lados. La Comunidad de Madrid ha soportado el grueso de la tormenta y estamos total y absolutamente en niveles amarillos y rojos, no tenemos ni un solo verde ahora mismo salvo la A-3. Y encima las tres carreteras de circunvalación tienen tramos en muy malas condiciones. Por eso se ha dejado a los niños sin colegio hasta el miércoles como mínimo. Digo como mínimo, porque veremos qué pasa después.

El entrevistado, Andrés Romera.

P. ¿Dependemos del tiempo o también de los medios que se pongan para reabrir las carreteras?

R. El ministerio repite que tiene unas 1.300 máquinas quitanieves aproximadamente y unas 200.000 toneladas de fundente.

P. ¿Se refiere a la sal?

R. Hay dos tipos de fundente en realidad. El cloruro sódico, la sal, y el cloruro cálcico. El primero es efectivo para que la nieve no cuaje y forme hielo, pero una vez que lo ha hecho, se recomienda poner una proporción de cloruro cálcico para que sea efectivo si tenemos temperaturas por la noche muy bajas. Piensa que a partir de los cinco grados bajo cero la cosa se complica bastante. Y vamos a estar a -10 grados y menos en algunos momentos.

P. Le había interrumpido. Estaba hablando de los medios a disposición del ministerio.

R. El problema con las máquinas es que los fundentes están acopiados allí donde están destinadas estas máquinas quitanieves de vialidad invernal, fuera de Madrid, en almacenes o tolvas distribuidas por las carreteras. Y las máquinas no pueden ir a repostar la sal a grandes distancias. La verdad, espero que el ministerio tenga previsto el suministro del fundente necesario en Madrid, pues como no tenga una estrategia bien montada, puede ser un problema enorme.

P. ¿Quiere decir que en los próximos días quizá tendremos quitanieves pero no el fundente necesario para hacer el trabajo bien?

R. Eso es. Podemos tener las quitanieves en Madrid, pero veremos si se consigue suministrar el fundente. Estos equipos de emergencia están pensados para trabajar en un recorrido, en un espacio muy corto, no para desplazarse kilómetros y kilómetros. Ese es otro problema: de esas 1.300 máquinas quitanieves, no sé cuántas están donde las necesitamos ahora, y esa cifra no la han dado. Esperemos que se puedan abrir corredores para poder traer lo que necesitamos a la capital o vamos a estar colapsados durante bastantes días.

Una carretera llena de nieve. (EFE)

P. ¿Fomento no ha dado órdenes de llevar ya esas máquinas quitanieves donde se necesitan?

R. Las máquinas quitanieves, en su inmensa mayoría, pertenecen a las empresas de conservación a las que se adjudicaron los contratos de conservación y vialidad invernal. Excepto en las diputaciones, está todo externalizado. Son contratos normalmente de cuatro años a empresas que se encargan de la conservación del tramo de carretera o provincia que se les adjudique.

P. Pero se podrán poner a disposición de la emergencia, ¿no?

R. Pues legalmente habrá que ver cómo se hace, aunque en un caso de extrema urgencia como es el actual, todo se debería poder arreglar. Me gustaría saber cuántas de todas esas máquinas que dicen que tienen van a estar realmente disponibles para ir donde hace falta si no han acabado los trabajos en la zona donde tienen el contrato. Lo ideal sería un modelo con movilidad territorial íntegra, pero con el modelo que tenemos, y encima distribuido a nivel autonómico, estatal, municipal… Fácil no creo que vaya a ser.

P. Sin ese fundente, ¿no se puede recuperar la normalidad?

R. Pues, es que aunque quitemos la nieve… El quitanieves deja un espesor de unos dos centímetros de nieve que con las bajas temperaturas se transforma en hielo y hay que hacer un tratamiento curativo para eliminar la posibilidad de formación de placas de hielo. Por eso creo que antes del martes o el miércoles no vamos a tener la red de autopistas y autovías del país en verde. Eso, siendo muy, muy optimistas. Y si se complica por el clima o no somos capaces de salvar los desafíos señalados, se puede complicar mucho más, quizás hasta el fin de semana.

P. ¿Y las carreteras que no son autopistas?

R. Esas tardarán una semana más todavía. Es decir, para dentro de dos fines de semana, calculo yo que estarán todas operativas, empezando por las carreteras convencionales del Estado, a no ser que se nos meta un veranillo de enero con buenas temperaturas y sin heladas, algo que aún no han detectado los meteorólogos a una semana vista.

P. El problema no es solo de movilidad, de poder volver al trabajo, sino también de abastecimiento, ¿no?

R. Sobre todo de abastecimiento. Piensa en productos de primera necesidad que transitan por carretera. Prácticamente, todo lo que necesitamos viaja por carretera. Ahora mismo, hay casi aproximadamente 800 kilómetros de autopistas y autovías, y 10.500 kilómetros de carreteras convencionales en rojo, negro o amarillo, o sea, cerrados al tráfico pesado. Esos camiones tienen que ser ahora la prioridad. En las carreteras de segundo orden, se va a tardar mucho. No quiero ni pensar en puertos de montaña.

Dirección General de Tráfico (DGT) Seguridad Víal Temporal
El redactor recomienda