Casado se rodeará de barones, alcaldes y exministros para vigilar los fondos UE
  1. España
TOTAL DESCONFIANZA EN SÁNCHEZ

Casado se rodeará de barones, alcaldes y exministros para vigilar los fondos UE

El líder del PP intentará fiscalizar el reparto de la ayuda europea para superar la crisis del covid, y lo hará en el Congreso, en el Senado, en el Parlamento Europeo, en las autonomías y en los municipios

placeholder Foto: El presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo (i), y el presidente del PP, Pablo Casado, durante un acto reciente en A Coruña. (EFE)
El presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo (i), y el presidente del PP, Pablo Casado, durante un acto reciente en A Coruña. (EFE)

La desconfianza de Pablo Casado en Pedro Sánchez (y viceversa) es tal que el líder del PP va a desplegar a partir de la semana que viene un operativo ambicioso para vigilar el reparto que el Gobierno haga de los fondos europeos, un total de 140.000 millones de euros a repartir durante los próximos seis años (72.000 al cabo de los tres primeros). Fuentes de la dirección de los populares explican a El Confidencial que el plan se apoyará en cuatro columnas: la territorial, la municipal, la parlamentaria y la europea. Además, el presidente de la formación se va a rodear de los barones autonómicos, de los alcaldes y de exministros para estrechar el cerco y no aligerarlo mientras gotee la ayuda de la UE.

En cuanto acabe la tregua navideña, durante la que Casado apenas ha descansado, al tener prácticamente un acto diario, el líder desvelará la prioridad de su proyecto político a corto, medio y largo plazo. La ayuda de la Unión estará regando la economía española desde 2021 hasta el final de la legislatura, aunque, como recuerda un alto cargo regional del PP, no será hasta mediados de 2022 y a lo largo de 2023 cuando se note de verdad la envergadura del fondo Next Generation. Casi todas las administraciones han fiado al importe de las ayudas, y sobre todo al ritmo de circulación, la sostenibilidad política y económica de sus legislaturas o sus mandatos municipales. El panorama social que se avecina es oscuro y la posibilidad de que haya luz al final del túnel depende en gran medida de la inyección financiera europea.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), y el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo. (EFE)

Las noticias (pocas) que ha recibido el PP sobre cuáles serán los criterios de reparto de los fondos no han calmado los ánimos, más bien al contrario. Hace una semana, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, denunció que el territorio que gobierna recibirá 422 millones de euros menos que Cataluña. A su juicio, la razón está en la pinza independentismo catalán-Ejecutivo de Pedro Sánchez que se formó a raíz de la investidura. La música sobre cómo se repartirá la primera tanda de 10.000 millones del Next Generation no gusta tampoco en Andalucía, en donde el vicepresidente, Juan Marín, de Cs, y el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, del PP, tacharon de "robo" el reparto. En Castilla y León, las palabras de bienvenida no fueron precisamente de bienvenida. Desde Galicia, Alberto Núñez Feijóo no se ha prodigado en palabras más suaves.

Pablo Casado no quiere quedarse al margen. En la dirección nacional, están convencidos de que la gestión que Sánchez hará de los 140.000 millones del citado fondo, así como de lo que llegue a España a través de los marcos presupuestarios plurianuales, será un desastre, así que en Génova la idea es ir agitando dicha impresión. No será solo por medio de discursos y de declaraciones críticas, como las que el líder ha hecho estos días, sino además mediante medidas específicas.

De Europa a las CCAA y municipios

Una fuente del PP a escala autonómica reconoce a El Confidencial que no ha recibido aún ninguna instrucción de Génova sobre cómo coordinarse en la ofensiva de los fondos europeos. Las fuentes de la dirección, sin embargo, destacan que la comunicación y las explicaciones se darán la semana que viene. Pablo Casado asumirá un papel protagonista, pero en la foto quiere salir junto a los barones, los alcaldes y ex altos cargos. El plan, a falta de detalle, consiste en que tanto Juanma Moreno en Andalucía como Fernando López Miras en Murcia no bajen la guardia y clamen contra el reparto si es injusto. Lo mismo harán regidores como Jorge Azcón (Zaragoza) o José Luis Martínez-Almeida (Madrid).

Foto: El vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín (d), y el de la Presidencia, Administración Pública e Interior y portavoz del Gobierno, Elías Bendodo. (EFE)

Una de las propuestas más llamativas será la creación de un comité de seguimiento que poblarán exministros y exsecretarios de Estado. Las fuentes prefieren no revelar todavía los nombres. La iniciativa la avanzó el líder del PP durante la rueda de prensa que dio el pasado día 29 para ofrecer su balance del año. Estas reuniones en la sede del partido se mezclarán con las que protagonicen los grupos parlamentarios en el Congreso, el Senado y el Parlamento Europeo. La fiscalización en las Cortes Generales y en Bruselas será constante y los diputados, senadores y eurodiputados recurrirán a todas las herramientas a su alcance, desde las mociones a las preguntas por escrito y orales a los ministros, para mantener el cerco.

En los parlamentos autonómicos, los representantes del PP replicarán la estrategia, en especial si son oposición a gobiernos socialistas, al igual que en los ayuntamientos. En donde gobierne el Partido Popular, la vigilancia será extrema ante la sospecha de que habrá arbitrariedad y discrecionalidad en el reparto.

Foto: El presidente del Gobierno se reúne con Pablo Casado en la Moncloa. (David Mudarra)

Casado se encargará de pilotar los mensajes y la estrategia. Como recuerda una fuente de su entorno, lleva cuatro meses así, desde que se reunió con Sánchez en la Moncloa, en septiembre pasado, y le pidió la creación de una autoridad independiente para ordenar el tráfico del dinero europeo. En el Gobierno, la petición ha caído en saco roto. Es previsible que el líder recorra España, especialmente tras las elecciones catalanas de febrero, y que viaje a Bruselas con motivo de las cumbres europeas, y que siempre reclame independencia y transparencia. Ya lo hizo en una reunión del PP europeo hace unas semanas, cuando lamentó ante la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, la falta absoluta de interlocución con el Ejecutivo.

Ausencia de noticias

Zaragoza es una de las dos grandes ciudades españolas que no tienen presupuestos aprobados para 2021. El alcalde, Jorge Azcón, avanza a El Confidencial que estarán en enero. Si no se han movilizado antes, es porque estaban a la espera de conocer la inyección del Estado, en especial la procedente de los fondos europeos. Lo que más preocupa al regidor del PP no es tanto el dinero en sí como su destino. Reclama ayudas para tapar en buena medida el agujero que ha creado en las arcas municipales el infrauso del transporte urbano, autobuses y tranvías. Azcón reconoce que gracias a una enmienda del PDeCAT a los presupuestos, apoyada por los populares, el Gobierno pintó en el proyecto ayudas a este fin y pronto, dice, se recogerán en un decreto.

Foto: Francisco de la Torre, alcalde de Málaga.

Pero falta el importe de un fondo covid para las ciudades, que llegó a cifrarse en 5.000 millones de euros, y falta concreción sobre qué nivel de financiación europea recalará en los ayuntamientos. El alcalde de Zaragoza pide que ese volumen sea el equivalente al porcentaje de representación de los consistorios en el gasto público: el 14%. Los números que les llegan sitúan ese porcentaje en el 4%, es decir, unos 1.400 millones.

Su descripción es extensible a la mayoría de grandes municipios españoles. En el PP, consultados por este aspecto, las fuentes recuerdan que hay un grupo ya constituido que dirige el consejero de Hacienda de la Junta de Andalucía, Juan Bravo. El seguimiento que haga se complementará con el que efectúen los expertos de los que se quiere rodear Casado, quien ha hecho del reparto de los fondos europeos el principal ariete contra la gestión de Pedro Sánchez. Del mismo modo que el Plan E de José Luis Rodríguez Zapatero contribuyó a su descrédito, dicen en el Partido Popular, parecida suerte puede tener el presidente del Gobierno con la ayuda de la UE.

La desconfianza de Pablo Casado en Pedro Sánchez (y viceversa) es tal que el líder del PP va a desplegar a partir de la semana que viene un operativo ambicioso para vigilar el reparto que el Gobierno haga de los fondos europeos, un total de 140.000 millones de euros a repartir durante los próximos seis años (72.000 al cabo de los tres primeros). Fuentes de la dirección de los populares explican a El Confidencial que el plan se apoyará en cuatro columnas: la territorial, la municipal, la parlamentaria y la europea. Además, el presidente de la formación se va a rodear de los barones autonómicos, de los alcaldes y de exministros para estrechar el cerco y no aligerarlo mientras gotee la ayuda de la UE.

Partido Popular (PP) Recuperación económica Pablo Casado Pandemia
El redactor recomienda