La Fiscalía sostiene que la victoria de Canadell en la Cámara de Barcelona fue ilegal
  1. España
IRREGULARIDADES EN LOS COMICIOS

La Fiscalía sostiene que la victoria de Canadell en la Cámara de Barcelona fue ilegal

El independentismo se movilizó para controlar las cámaras de comercio catalanas, sobre todo la barcelonesa. En el intento, protagonizó numerosas manipulaciones, según el Ministerio Público, que pide repetir las elecciones

Foto: El presidente de la Cambra de Barcelona, Joan Canadell. (EFE)
El presidente de la Cambra de Barcelona, Joan Canadell. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Las elecciones de las cámaras de comercio de Cataluña celebradas en mayo del año pasado, que ganaron los independentistas con la candidatura Eines de País, auspiciada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC), fueron un pucherazo. La tergiversación de los resultados se produjo mediante la anulación de determinados votos que beneficiaron a los rivales y la contabilización solamente de las papeletas favorables a la candidatura secesionista. Así consta en un escrito de la Fiscalía Provincial de Barcelona al que ha tenido acceso El Confidencial.

El actual presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona y candidato de JxCAT a un escaño en el Parlamento catalán, Joan Canadell, llegó al más alto cargo de la entidad tras un proceso electoral plagado de irregularidades. La Fiscalía pide la anulación de los resultados y la repetición del proceso. La inacción de la Generalitat (que apostaba abiertamente por los soberanistas comandados por Canadell) ayudó a consumar la trampa. Por si fuera poco, el Gobierno que presidía entonces Quim Torra dictó también la resolución EMC/3102/2018 por la que se nombraba una junta electoral independentista que tendría una participación crucial en el proceso, ya que fue la encargada de dar carta de naturaleza a las trampas de los comicios.

Foto: El presidente de la Cambra de Barcelona, Joan Canadell. (EFE)

Las cámaras de comercio catalanas (la más importante y con claro peso específico es la de Barcelona) forman la primera gran institución civil/empresarial en la que se interesó el secesionismo, pues su intención era politizarla para ponerla al servicio de la ruptura con España.

Los representantes de la junta electoral en los comicios de las cámaras eliminaron votos por sospechar que habían sido emitidos por quien no tenía derecho a hacerlo, pero esa decisión se basó solo en la constatación de coincidencias de votos desde una misma IP de ordenador. “Esta falta de garantías es inaudita en un sistema que pretende ser democrático. La causa de nulidad tenida en cuenta por la Administración ha sido creada 'ex novo', cuando es evidente que solo la norma puede establecer las causas de la nulidad, no su aplicador”, señala la Fiscalía.

En realidad, la coincidencia de IP es normal, ya que las distintas empresas con derecho a voto de una misma corporación lo hacen en muchas ocasiones con la misma. "En unas elecciones legislativas, un DNI es un voto, pero en unas elecciones a las cámaras, un NIF pueden ser varios votos y desde un mismo ordenador se pueden enviar todos los votos de un grupo empresarial", explica un candidato de la oposición a El Confidencial. "Nunca se ha dado el caso de anular votos basados en la IP, ya que para votar se ha de utilizar un código personal, no una IP", añade.

Foto: Cámara de Comercio de Barcelona. (EP)

Alta movilización independentista

Las cámaras catalanas agrupan más de 423.000 empresas y autónomos. Esas elecciones fueron las primeras en las que se aplicó el voto electrónico, una iniciativa que levantó protestas desde el primer momento, debido a que los mecanismos no estaban lo suficientemente garantizados y se sospechaba que podía haber pucherazo. Tras acabar la jornada electoral el 9 de mayo, los números ya no cuadraban. Y ahora, según Fiscalía, mucho menos.

En los comicios, ejercieron su derecho a voto 19.000 representados en las cámaras, una cifra muy baja, pero suficiente para que el independentismo lograse una mayoría absoluta al haber movilizado al 100% de sus afiliados. Esas elecciones ya nacieron con mal pie, porque el decreto que preveía la votación electrónica, dictado por la Generalitat de Cataluña mediante la vía 'de urgencia', no estaba justificado y no contó con el obligatorio informe previo del Consejo de Trabajo Económico y Social de Cataluña (CTESC).

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) lo anuló en el mes de febrero, pero el mal ya estaba hecho. El independentismo, con Joan Canadell a la cabeza, ya había tomado hacía meses posesión de sus cargos y maniobraba para utilizar la Cámara de Comercio de Barcelona para sus fines políticos. El TSJC se interpuso en este objetivo y ordenó repetir el proceso electoral, lo que recurrió la Generalitat.

placeholder Quim Torra departe con Canadell. (EFE)
Quim Torra departe con Canadell. (EFE)

La Fiscalía ha entrado de lleno en la controversia y ha detectado indicios de manipulación de las elecciones. “Hemos visto cómo la invalidación de multitud de votos remotos ha tenido como consecuencia la propia inacción de la Administración, así como una interpretación absolutamente arbitraria de las causas de nulidad del voto electrónico”, apunta.

En las elecciones, el independentismo obtuvo 31 representantes de los 40 que se elegían. El resto, hasta los 60 vocales, correspondía a empresas y corporaciones con una representación especial y que no comulgan con el secesionismo. De ese modo, la ANC se hizo con 31 de los 60 representantes del plenario, lo que les confirió una exigua mayoría absoluta.

La Fiscalía ha descubierto que se eliminaron votos arbitrariamente y que ello dio como consecuencia la victoria de Eines de País en detrimento de otras candidaturas. “El impacto de la irregularidad que se denuncia es de tal influencia en el resultado final que determina la proclamación de, al menos, siete vocales de los 40 a cubrir, de ahí que su revisión sea absolutamente necesaria”, dice el informe de Fiscalía.

La Fiscalía ha descubierto que se eliminaron votos arbitrariamente y que ello dio como consecuencia la victoria de Eines de País


El escrito recopila algunos de los resultados alterados: en una de las vocalías, la diferencia de votos fue de 43, pero se anularon 70 que pertenecían a candidaturas no independentistas; en otra, la diferencia era de 39, pero se anularon 52; en otra, la diferencia era de 84 y los anulados fueron 119; en una quinta vocalía, ganada por el independentismo por solo nueve votos, se anularon 11 votos supuestamente no independentistas y se cercenó la posibilidad de que pudiesen obtener representación; en una más, en la que la diferencia era de ocho votos, se anularon 26 de los no ‘indepes’, y en otra cuya diferencia era de 16 votos, se anularon a los rivales 18 votos y se les privó de su vocalía correspondiente.

Sin las alteraciones descritas, el independentismo hubiese sacado solo 24 vocalías en el pleno de las 40 que estaban en juego; tiene 31 en la actualidad. Joan Canadell y el secesionismo no hubiesen podido nunca entrar en los órganos de dirección y en la estructura de las cámaras de comercio catalanas. “Si se computaran los votos anulados, el vuelco electoral sería manifiesto en esas vocalías”, señala el informe de Fiscalía.

Resultados nulos

El Ministerio Público reclama que se anulen esas vocalías “porque no pueden proclamarse unos resultados que disuelven los derechos individuales de esos electores en unos órganos que adolecen de representatividad, al haber sido excluidos aquellos de forma arbitraria, precisamente a causa de la inacción de la Administración. Y no pueden proclamarse unos resultados que han pisoteado a los votantes excluidos de su participación en los comicios, por criterios desconocidos que además no pueden ser revisados”.

Foto: El presidente de la Cambra de Barcelona, el empresario Joan Canadell. (EFE)


El informe fiscal apela a la Comisión de Venecia (el órgano al que en un principio aludían constantemente los independentistas para justificar sus ‘legitimaciones’) para apuntalar sus acusaciones y sus tesis. También destaca que “como el resultado electoral está viciado por la deficitaria actuación administrativa, pues no es posible volver a escrutar el voto emitido por el recurrente, y como eso trae causa de la rebaja consciente de los estándares mínimos para garantizar unas elecciones justas y legítimas por parte de las administraciones tutora y tutelada, es lógico que la nulidad del acuerdo impugnado deba afectar a todas aquellas vocalías en las que el número de votos anulados sea de tal magnitud que el vuelco electoral es más que manifiesto”. Concluye el Ministerio Público que se violaron los derechos a la igualdad y al sufragio pasivo y pide “que se declaren nulos los resultados relativos a las vocalías” citadas.

La Cámara de Comercio de Barcelona, contactada por El Confidencial en varias ocasiones, no ha querido ofrecer su versión de los hechos ni comentar el duro escrito de la Fiscalía.

Las elecciones de las cámaras de comercio de Cataluña celebradas en mayo del año pasado, que ganaron los independentistas con la candidatura Eines de País, auspiciada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC), fueron un pucherazo. La tergiversación de los resultados se produjo mediante la anulación de determinados votos que beneficiaron a los rivales y la contabilización solamente de las papeletas favorables a la candidatura secesionista. Así consta en un escrito de la Fiscalía Provincial de Barcelona al que ha tenido acceso El Confidencial.

Cámara de Comercio Generalitat de Cataluña Quim Torra Nacionalismo Barcelona
El redactor recomienda