Elisenda Paluzie se da por amortizada

Una vocal de la Cámara de Comercio, nueva tapada de Puigdemont para presidir la ANC

El contable de Puigdemont, Sergi Miquel, ha estado contactando con miembros y candidatos del secretariado nacional de la ANC para apostar por Montse Soler como futura presidenta

Foto: Montserrat Soler Prat, en el centro. (ANC)
Montserrat Soler Prat, en el centro. (ANC)
Adelantado en

Montserrat Soler Prat es vocal de la Cámara de Comercio de Barcelona, miembro del comité ejecutivo y una de las arquitectas de la candidatura Eines de País, que llevó a Joan Canadell a presidir la entidad cameral. Pero también es una de las 129 personas que han presentado su candidatura a presidir la ANC. Y no una cualquiera. Fuentes de Waterloo apuntan que se ha convertido en la tapada de Carles Puigdemont para presidir la ANC, que celebra sus elecciones entre el 10 y el 13 de este junio. El independentismo más vinculado al 'expresident' da por amortizada a la actual presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie. Eso explicaría que Paluzie esté quemando las naves denunciando la hipocresía de los partidos, incluyendo la de JxCAT. Puigdemont quiere fagocitar la ANC y convertirla en una extensión de su Consell per la República, pero en Cataluña.

Fuentes del entorno de independentismo catalán en Bruselas explican que el contable de Puigdemont, Sergi Miquel, ha estado llamando y contactando con el mayor número posible de miembros y candidatos del secretariado nacional de la ANC para intentar convencerles de que se decanten por la candidatura de Montse Soler. Soler, como cualquier presidente de la entidad, debe ser escogida de manera indirecta, tal y como marcan los estatutos de la entidad soberanista. Aunque no sea la persona más votada, son los miembros del secretariado que salga de las elecciones los que designan al presidente o presidenta de la ANC, una vez que les han votado en primera ronda los 45.000 socios.

Paluzie empezó a marcar distancias con el entorno de Puigdemont cuando impulsó Primàries, para intentar tener candidatos en las municipales que fuesen “verdaderos independentistas”. Pero el fracaso del filósofo Jordi Graupera en su intento de ser alcalde de Barcelona y del resto de candidatos hizo que esta opción naufragase.

Mientras que este intento embarrancaba, la ANC triunfó donde menos se esperaba: en el asalto a la Cámara de Comercio de Barcelona. La artífice en la sombra de esta maniobra fue precisamente Montse Soler, ingeniera, dedicada a la docencia y quien preparó la candidatura Eines de País, buscó los candidatos y se trabajó las candidaturas y la campaña usando las bases de datos de la ANC. La jugada le salió perfecta. Gracias a ella, Soler es ahora incluso miembro del Consell General de Fira de Barcelona. El último movimiento para Montse Soler ha sido erigirse en la baza oculta de Puigdemont para hacerse con el control de la ANC a las puertas de las elecciones catalanas y en un momento en que no hay un candidato de ERC claro para encabezar la entidad soberanista más influyente.

Baños, como señuelo

Hasta ahora, la economista Elisenda Paluzie pensaba que el único rival que podía hacerle frente era Antonio Baños. Baños es un candidato más simpático, periodista, tertuliano asiduo de TV3, cae bien y tiene experiencia al haber sido candidato de la CUP a presidir la Generalitat.

El exdiputado de la CUP Antonio Baños. (EFE)
El exdiputado de la CUP Antonio Baños. (EFE)

Pero mientras Paluzie estaba cubriendo el flanco Antonio Baños, que igual sirve para un foro constitucionalista que encabece Lluís Llach que para la plataforma Súmate, Puigdemont movía las opciones de Montse Soler desde las sombras. Paluzie confiaba en que su buena gestión al frente de la ANC le garantizase la reelección. Pero si no obtiene una mayoría apabullante, como la última vez, será el secretariado, en segunda vuelta, el que escoja al presidente, incluso aunque no haya sido la persona más votada, como pasó con Jordi Sànchez. Por eso, las presiones de Sergi Miquel y Waterloo van en esta dirección: apuntar a los posibles miembros del secretariado que salga escogido, explican fuentes de la ANC.

En su pulso contra Elisenda Paluzie, Puigdemont no solo está contando con los sectores más afines a JxCAT sino que ha sumado a fundadores de la ANC

Puigdemont ha hecho pinza contra Elisenda Paluzie con buena parte de los socios próximos a JxCAT y también con antiguos dirigentes de la ANC que a lo largo de estos últimos años ha protagonizado enfrentamientos y desencuentros con la presidenta, como Pere Pugès, Jaume Marfany o Xavier Vidal.

Precisamente el pasado 8 de junio, Pere Pugès firmaba un artículo en 'El Punt Avui' con otros miembros de la vieja guardia de la ANC, Enric Aïnsa, Miquel Sellarès y Miquel Strubell, donde desvela el plan de Puigdemont para fagocitar la ANC. Los autores aseguran en ese artículo: “Quisiéramos aprovechar la ocasión para hablar del otro gran actor que debería protagonizar esta segunda etapa y de su relación con la sociedad catalana, de la que el ANC debe volver a ser el fundamento principal. Nos referimos al Consell per la República, que debe terminar teniendo la libertad de actuación y movimientos que no pueden tener las instituciones autonómicas ni tampoco, por extensión, los partidos políticos independentistas”.

Estrategia compartida

“En la medida en que el Consell se dote de las estructuras representativas previstas, los consejos locales deben adquirir todo el protagonismo para definir y empezar a construir el país que queremos. El ANC y los consejos locales deben ser, además de compatibles, complementarios. La delimitación de funciones entre estas entidades y la acción coordinada con las otras organizaciones surgidas en el seno de la sociedad civil organizada son un objetivo prioritario para el movimiento independentista, que debe dejar de competir internamente para pasar a cooperar. Solo con la existencia de una estrategia compartida, diseñada y acordada por los principales actores del movimiento, seremos capaces de volver a avanzar y generar la ilusión colectiva destrozada en octubre de 2017”, asegura este grupo de fundadores. Es evidente que Paluzie ha demostrado con su trayectoria que su estilo de presidencia es demasiado independiente para subsumir la estrategia de la ANC a la que se marque desde Bruselas.

Paluzie ha quedado atrapada en una pinza: por la derecha, Soler, por la izquierda, Baños. Y sin que ERC tenga un candidato claro que sirva de alternativa. Waterloo alega “pérdida de confianza” en Paluzie, a la que acusa de favorecer a ERC y de que la ANC debería ser una entidad más transversal. Es verdad que Paluzie militó en ERC, pero es de todos conocida su mala relación con Oriol Junqueras, según fuentes de los republicanos. Precisamente por haber sido compañeros de militancia.

Un manifiesto crítico con Paluzie que se publicó este mes de mayo y que firmaron 70 personas, muchas de ellas de la zona del sur de Tarragona, apuntaba a su supuesta parcialidad a favor de ERC. Se titulaba 'Salvem l’ANC' y se acusaba a Paluzie de “pérdida de transversalidad” y de haber perdido capacidad para ejercer “presión política sin complejos”. De nuevo, la sombra de la opción unilateral.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios