La Cámara de Comercio, cantera soberanista

Puigdemont juega ahora a que Joan Canadell sea candidato a presidir la Generalitat

El 'conseller' de Políticas Digitales, Jordi Puigneró, apenas ha durado cuatro meses de favorito de Waterloo, eclipsado por el carisma del presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona

Foto: Quim Torra y Joan Canadell. (EFE)
Quim Torra y Joan Canadell. (EFE)
Adelantado en

El siempre cambiante Carles Puigdemont juega ahora con una nueva alternativa para encabezar la candidatura de JxCAT para presidir la Generalitat: la figura de Joan Canadell, actual presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona y una personalidad del independentismo más radical que siempre ha sido muy cercana a Waterloo. Así lo explican fuentes del PDeCAT. Puigdemont se ha cansado del protagonismo asumido por el 'conseller' de Políticas Digitales y Administraciones Públicas, Jordi Puigneró y cree que Canadell es más conocido y tendría más tirón electoral.

Canadell solo lleva un año en la presidencia de la Cámara de Comercio de Barcelona, donde llegó de la mano de una operación de la ANC. Y no hace ni cuatro meses del acto de Perpiñán, en donde Puigdemont ya contaba con el 'conseller' de Políticas Digitales para que fuera su "'president' efectivo", el hombre que dirigiría la Generalitat porque él, que sería el candidato teórico no podría volver a España. Sin embargo, a medida que se acerca la fecha de las elecciones y bajo la presión del Tribunal Supremo, Puigdemont duda, según su entorno en Bélgica. La razón, Puigneró habla de cosas que le gustan al 'expresident': bitcoins, el modelo de Estonia y las identidades digitales. Pero sus votantes no son eso. Son mucho mayores. Y para ese colectivo Jordi Puigneró puede parecer desangelado, soso y falto de carisma.

Todo lo contrario que Joan Canadell. No es un ortodoxo de la economía pero ni falta que le hace. Funciona bien con las grandes audiencias pero también en las distancias cortas. Puigdemont ya lo utilizó en 2018 y 2019 durante los primeros momentos de su estancia en Bruselas como propagandista del entonces naciente Consell per la República. Canadell, como otros, se reunía en actos que organizaba la ANC y animaba a los presentes a pagar 10 euros para crear todo lo que iba a ser una gran infraestructura en el exterior: iba a haber un DNI catalán, una aplicación móvil para votar, un banco digital, una criptomoneda propia… Nada de eso se ha cumplido. Y además, curiosamente, son todos los temas en los que Puigneró es un teórico especialista, pero Canadell los vende mucho mejor. Escuchando a Canadell la gente piensa que los entiende.

Jordi Puigneró. (EFE)
Jordi Puigneró. (EFE)

Consultado al respecto, Canadell asegura que no le han propuesto nada, ni tan solo ir en la lista de JxCAT. Y que lo de presidente de la Generalitat es un "diuen, diuen" —"dicen, dicen"—, la fórmula que utilizaba Jordi Pujol en el Parlament cuando se referían a los temas de su polémica herencia en Andorra.

Compromiso de dos años

Canadell tiene el compromiso de estar solo dos años como presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona. Ahora lleva uno. Después, su intención es dejar el puesto en manos de la vicepresidenta Mònica Roca, que sería así la primera mujer en encabezar la institución cameral. Sin embargo con el Supremo marcando la vista del juicio sobre inhabilitación de Torra para el 17 de septiembre, no habrá tanto tiempo. Eso si Puigdemont no vuelve a cambiar de opinión.

Canadell ha estado estos días haciendo campaña en favor de Montse Soler para que se haga con la presidencia de la ANC, o más concretamente en contra de Elisenda Paluzie. Canadell asegura que no habido oferta pero como siempre él se muestra perfectamente alineado con los designios de Waterloo.

Si Canadell acaba siendo candidato se confirmaría una tendencia que ya está marcando Montse Soler en la ANC, la Cámara como cantera soberanista

A Puigdemont le gustan los independientes. Torra lo es, como también su eterna protegida, Laura Borràs. Gentes ajenas al PDeCAT y al aparato del partido. Ese es el encanto de Canadell, viene de fuera. Y Puigdemont no viene de fuera pero se siente fuera. Tal vez, por tener que controlarlo todo desde la distancia.

Candidato de dentro

Mientras Puigdemont duda, ya ha surgido un candidato desde dentro. Se trata del 'conseller' de Territori, Damià Calvet. No tiene el apoyo de Puigdemont, pero como este no se pronuncia claramente espera que acabe comprando su candidatura. Lo mismo que el PDeCAT, que ha mirado con estupor como Calvet se ofrece en dúo con Miquel Buch. Calvet para presidir la Generalitat y Buch, el partido. Fuentes del PDeCAT aseguran que ninguno de los dos cuenta con apoyos suficientes para algo así.

Lo que se prevé es que Puigdemont acabe imponiendo la lista que él quiera en las elecciones catalanas, tal y como ya hizo en las europeas y en las generales. Se da por descontado que Calvet irá en las listas, pero estas fuentes apuntan también a que será humillado. Y que no será presidente de la Generalitat, tal y como desea.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios