LAS DRÁSTICAS MEDIDAS

Canadell, Roca, Joan... Los nuevos capos de la Cámara de Barcelona

Mònica Roca ha detallado que están dispuestos a eliminar la representación de las empresas que por cotizar un mínimo de 75.000 euros anuales tienen un puesto fijo

Foto: Cámara de Comercio de Barcelona. (EP)
Cámara de Comercio de Barcelona. (EP)

Este lunes, el 'president' Quim Torra recibía en el Palau de la Generalitat a los nuevos miembros de la candidatura Eines de País que ganaron las elecciones en la Cámara de Comercio de Cataluña hace unas semanas con mayoría absoluta. “Nos hemos emplazado a trabajar juntos para que Cataluña se convierta en uno de los Estados más prósperos de Europa”, decía acto seguido Joan Canadell, el empresario impulsor de esta candidatura. Han pasado siete años y un mes desde que el Cercle Català de Negocis (CCN), del que entonces era secretario general Canadell, reclamase a los partidos políticos catalanes y a la sociedad de Cataluña un "gran acto de soberanía" para anunciar que comenzaba el 'procés'. Esta semana, comparecía ante Torra como el impulsor de Eines de País y tres días más tarde era elegido nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona.

Las cosas parecen haber cambiado poco en estos siete años. Los ejes estratégicos del CCN eran convocar manifestaciones de dos millones de personas, realizar un referéndum controlado por la Asamblea Nacional Catalana (ANC), un cierre de cajas y unas elecciones constituyentes para convertir Cataluña en un Estado independiente. Hoy, sus objetivos son los mismos. Y la candidatura a las cámaras de comercio no son menos radicales: "Uno de los objetivos de esta candidatura es excluir de los órganos de gobierno de las cámaras a aquellas empresas que hayan trasladado su sede fuera de Cataluña e invitar a empresas extranjeras que hayan invertido en nuestro país recientemente", decía un escrito del CCN.

Entre sus objetivos, está también expulsar a algunas empresas de esta institución barcelonesa. "Consideramos una auténtica vergüenza que ciertas concesionarias de autopistas continúen siendo socios honoríficos de la Cámara de Barcelona", matizaban. Además, su decálogo era comprometerse "con la república y la soberanía fiscal, desvincular a nuestra economía del Ibex 35, promover la marca ‘Catalunya’ y restringir la marca ‘Barcelona’, liberar todos los peajes de las autopistas catalanas, establecer alianzas estratégicas con agentes económicos del Reino Unido y de la región de Eurosunbelt, fomentar la concesión de obras públicas a empresas con capital catalán y erradicar la compraventa de cargos en los órganos de gobierno".

La vicepresidenta primera (que será la presidenta durante la segunda mitad de la legislatura), Mònica Roca, detalló también ante los micrófonos de Catalunya Ràdio que están dispuestos a eliminar la representación de las empresas que por cotizar un mínimo de 75.000 euros anuales tienen un puesto fijo en el pleno de la Cámara. Si ello se llega a producir, la institución se empobrecería. Pasaría a ser otro instrumento roto en manos políticas. Un desastre.

El nuevo juguete

La Cámara de Comercio de Barcelona será, pues, un nuevo juguete en manos de políticos y al servicio de intereses partidistas. No hay que olvidar que Canadell ha sido el responsable de la gestión administrativa de la ANC durante el último año, además de miembro de su secretariado permanente. También fue el inspirador de convencer al consultor independiente de la ONU Alfredo de Zayas para que apoyase la causa independentista catalana en los foros internacionales. Así se comprende el tuit la misma noche en que terminaban las elecciones a las cámaras de comercio: "Vamos a construir la república catalana", anunciaba Canadell. Al día siguiente, aseguraba que "el empresariado catalán ha demostrado que es independentista" y llamaba a “trabajar por un modelo empresarial de éxito en una república catalana”.

Este empresario, fundador del CCN, es el propietario de Petrolis Independents, una empresa que tiene nueve gasolineras de bajo coste repartidas por Cataluña y que ha llegado a pagar 100 inscripciones al Consell de la República a clientes escogidos. Abanderado de la secesión, Canadell participa o ha participado en gran número de empresas, entre otras Cosmegraf, Montsegraf, Gràfiques Argent, Montorgraf, Cycobox, Cycogent, Natura i Eficiència (creada en 2013 para estudios relacionados con energías renovables), Iniciatives Canadell (consultora creada en 2015) y Petrolis Independents Torroella.

La Cámara de Comercio de Barcelona será, pues, un nuevo juguete en manos de políticos y al servicio de intereses partidistas

Su última compañía es Giracat, una empresa comercializadora de patines de una rueda parecidos a los 'segway', pero más ligeros. "Se transportan fácilmente, como si fuesen una maleta, pesan unos nueve kilos y se pueden dejar casi en cualquier lado. Por ejemplo, bajo el asiento del metro o en una mochila. Las baterías se pueden cargar completamente en menos de una hora y llegan a tener una autonomía de hasta 40 kilómetros", dice la publicidad de estos artefactos. Los precios oscilan entre los 500 y los 1.750 euros, dependiendo del modelo.

Un fabricante de ‘fake news’

En julio de 2015, este empresario advertía en un artículo de que el independentismo había de realizar pasos, pero evitando "que se haga intervenir a mediadores en contra nuestra, porque hacemos servir sistemas poco democráticos o que causan menos daño a sus respectivos Estados". Y luego subrayaba: "Hemos de actuar con rapidez y determinación. Las entidades de la sociedad civil también tendrían que preparar acciones conjuntas rápidas".

En realidad, Canadell es un ventilador de 'fake news', el constante profeta que augura la próxima intervención de España por parte de la UE y el alentador de la teoría de que es Angela Merkel la que controla al Gobierno español. Mientras estuvo en la presidencia Mariano Rajoy, además, difundió ampliamente la veracidad de las "llamadas secretas" de Merkel a Madrid dando órdenes durante la jornada del 1 de octubre de 2017. Entre otras lindezas, según estas teorías independentistas, ¡fue Merkel la que ordenó el repliegue de la Guardia Civil y la Policía Nacional durante esa jornada! Por si fuera poco, las informaciones citaban fuentes gubernamentales muy creíbles y seguras. Ahora, según escribía el pasado 31 de diciembre, le da “órdenes a Pedro Sánchez de lo que tiene que hacer con Cataluña".

Pero de lo que no hay duda es de que Canadell es partidario de cualquier teoría que ataque a España y que pueda beneficiar a Cataluña. Todo lo que vaya en ese sentido le parece bien. Defiende las extravagantes teorías que hacen catalán a Erasmo de Róterdam o a Leonardo Da Vinci. O que la bandera de los Estados Unidos proviene de la catalana. Pero también apuesta por crear "estructuras de Estado" en Cataluña, como un banco central propio o una criptomoneda.

Militante de ERC en sus tiempos, pasó luego a Reagrupament, una escisión del partido republicano. Recientemente, se ha adherido a la Crida Nacional, el último invento de Carles Puigdemont para borrar del mapa al PDeCAT y su posible moderación. Partidario acérrimo del áulico Consell de la República, es partidario no solo de la unilateralidad sino de que todo se haga muy deprisa, para evitar que el Estado reaccione. "El Consell servirá para visualizar la nueva forma de organización de la república, el nuevo sistema de gobernanza". Y aboga por comenzar ya un proceso constituyente "que ha de servir para tener un borrador de Constitución". Y en un artículo de opinión en enero del año pasado, alertaba: "Una sociedad cobarde no puede aspirar a ser un Estado con todas las consecuencias".

Las promesas ‘republicanas’

Ahí es donde quiere ganarse a la ciudadanía, prometiendo más pensiones, salario mínimo superior a 1.200 euros y otras propuestas populistas. Así, el 15 de diciembre del año pasado, auguraba: "Es importante que os vayáis apuntando al Consell de la República porque pronto podréis tener un DNI catalán, votar de forma segura sin esconder urnas ni papeletas y comenzar a tejer una estructura de Estado moderno y avanzado en el siglo XXI que ya existe en Estonia y que podemos mejorar".

Reconoce, sin embargo, que la vía unilateral para conseguir la independencia "solo puede triunfar si hay unidad total entre partidos y sociedad civil". Y también "demostrar que somos más del 50%, porque requiere del reconocimiento internacional y al no ser pactada solo lo tendríamos si hay una mayoría demostrada". En septiembre, Canadell ponía otras reglas del juego, desvelando los tics nacionalpopulistas que rigen los principios del 'procés'.

Ahí es donde quiere ganarse a la ciudadanía prometiendo más pensiones, salario mínimo superior a 1.200 € y otras propuestas populistas

En un artículo publicado en 'larepublica.cat', explicaba que la activación de la vía unilateral pasaría por "poner en marcha el proceso constituyente, definir una Constitución de mínimos que incluyese aquellos puntos que la mayoría de la gente que más sufre en Cataluña abrazasen mayoritariamente (salario mínimo de 1.000 euros, pensiones aseguradas, derecho a la vivienda, Estado del bienestar según nuestra generación de riqueza, es decir, como los países nórdicos…), someter esta Constitución a votación, por ejemplo, avanzando las elecciones autonómicas con un punto compartido por los partidos independentistas. En caso de victoria por más del 50%, basarse en la declaración de independencia del 27 de octubre [de 2017] y el resultado de las elecciones y pedir el reconocimiento internacional".

Paralelamente, el Consell de la República presidido por Puigdemont debía "haber preparado al máximo de Estados de la UE y otros influyentes en el mundo para apoyar nuestro reconocimiento". Proponía, al mismo tiempo, organizar desde la 'sociedad civil' y presionar a España "con microparos de la economía que vayan siendo más importantes progresivamente". Lo importante, según las teorías más radicales del soberanismo, es dañar la economía española. El peligro se materializa cuando esa estrategia se aplica desde instituciones que, al final, serán las que se resientan de esa radical estrategia antiespañola.

También dispara misiles contra los republicanos: "ERC habla de ampliar mayorías, de hacer un Govern efectivo y ganar apoyos, de ir separados [a las elecciones] para ampliar mayorías. Para mí, son tres errores. Digo que es preciso paciencia, pero tensión constante".

A su alrededor, Canadell tiene una tupida red de empresarios soberanistas como Joan Font, de Bon Preu; el actor Joel Joan, también miembro del pleno a través de su empresa Arrakis; el empresario de restauración Artemi Nolla, o la vicepresidenta Roser Xalabarder, de Nubur XXI, una inmobiliaria comprada a un despacho especialista que creó miles de empresas para poner a disposición inmediata de cualquiera que necesita una estructura empresarial urgente. En su junta estarán también Pere Barrios como vicepresidente segundo y Jordi Pomaril como tesorero.

En resumen: no hay duda de que habrá mambo con esta cámara. El pasado 21 de diciembre, con motivo de la reunión del Consejo de Ministros en Barcelona y ante las movilizaciones de protesta para impedir esta reunión, Canadell no dudaba en señalar que "no dejar que los ministros se reúnan en Barcelona tiene morbo". Que él presida la Cámara de Comercio de Barcelona, también.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios