TRAMPAS PARA PROMOCIONAR UNA LISTA 'INDEPE'

El independentismo invisible: los medios silencian a los moderados y priman a la ANC

Mientras no se habla de formaciones minoritarias o no independentistas, hay uno que aparece en las emisoras de la Generalitat sin partido: Jordi Graupera, candidato de Barcelona És Capital

Foto: El candidato a la alcaldía por Barcelona És Capital (BCAP), Graupera. (EFE)
El candidato a la alcaldía por Barcelona És Capital (BCAP), Graupera. (EFE)

El diferente rasero que utilizan los medios de comunicación públicos de Cataluña vuelve a salir a la palestra por supuestos favoritismos hacia candidatos de una determinada tendencia. Mientras existe un ‘apagón informativo’ sobre formaciones minoritarias o no independentistas, hay un candidato que ha estado apareciendo en las emisoras de la Generalitat a pesar de que no proviene de ningún partido político convencional ni se espera que obtenga representación en las municipales del 26 de mayo: se trata de Jordi Graupera, candidato de Barcelona És Capital (BCAP), una lista promovida por entidades independentistas y por la que apostó desde un primer momento la Asamblea Nacional Catalana (ANC).

Ningún candidato de una lista que no tiene representación ha logrado captar tantos titulares y tantos mimos de los medios públicos catalanes como Graupera. Hay formaciones que podrían tener proyección en la capital catalana, pero ninguna ha logrado que los medios públicos le dediquen su atención. No son solo los medios de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), es decir, los de la Generalitat, como TV3 y Catalunya Ràdio. La web de Betevé, la emisora municipal, publicita las candidaturas de los partidos que tienen representación en el pleno municipal más la de Graupera. ¿Favoritismo?

Esta web proporciona información completa y las listas enteras de los partidos que tienen concejales, y luego incluye también a la neonata BCAP. Del resto de listas, solo publicita el nombre de la candidatura y el cabeza de lista. Y eso a pesar de que las expectativas electorales son similares. Vox, por ejemplo, quedó séptima fuerza en la ciudad de Barcelona el pasado 28-A. Y para el 26-M repite candidato, Ignacio Garriga. Pacma, liderado por Ana Bayle, quedó noveno en las generales, pero fue el octavo en las anteriores municipales. Y Convergents, una formación muy similar a BCAP, sufre también ‘apagón informativo’. Esta formación, impulsada por el exconsejero de Justicia Germà Gordó, presenta a Teresa Pitarch como cabeza de lista por Barcelona, una política harto conocida en la política catalana que presidió hasta no hace mucho el Institut Català de les Dones.

Recuperar el centro catalanista

El peso de Pitarch, sin embargo, no sienta bien al 'stablishment' mediático. La oferta de Convergents, a pesar de que su primer punto es la reivindicación del 'derecho a decidir', es contraria a la unilateralidad y al choque de trenes que propugnan tanto Graupera como Carles Puigdemont desde Waterloo. En esencia, la oferta electoral de Convergents se parece más a la oferta tradicional de CDC que a otra cosa. “Falta un centro catalanista, un partido que aglutine a esta realidad de una mayoría de ciudadanos a favor del derecho a decidir pero que no vaya hacia la unilateralidad”, recuerdan desde esta fuerza. De ahí que despierte recelos tanto en JxCAT como en Waterloo

Fuentes cercanas a estas formaciones se quejan de lo mismo: el muro que se levanta ante ellos a la hora de poder transmitir sus propuestas a la ciudadanía. “La ley es injusta: tú te puedes presentar, pero no puedes asistir a los debates electorales, ni tienes cabida en los medios de comunicación ni disfrutas de espacios publicitarios”, se queja una fuente de Convergents. Afirma esta fuente que la Administración debería arbitrar fórmulas para que los que se presentan por primera vez o los que no tengan representación puedan dar a conocer sus propuestas.

Durante el año que lleva preparando la candidatura, Graupera ha salido en muchas ocasiones en los medios públicos: TV3, Catalunya Ràdio...

Y se quejan de que han intentado que se les oiga a través de los medios, pero ha sido imposible. “O bien nos dicen que la ley electoral no lo permite o que tienen los programas ya cerrados. Nos ha pasado con medios de comunicación, pero también con otros foros, donde ves que a otros, como Graupera, sí se les invita”.

La realidad avala estas quejas. El pasado 8 de mayo, a pocas horas de comenzar la campaña electoral oficial, Graupera era el invitado estrella del programa estrella de la radio pública. Fue una amable entrevista de Mònica Terribas en la que el candidato de BCAP expuso su programa electoral y sus 10 medidas más importantes para la próxima legislatura. Solo dos días antes, el programa ‘Els matins’ de TV3 le entrevistaba y decía la entrevistadora, Lídia Heredia, que debían aprovechar que no había empezado la campaña para sacarlo por antena “antes de que la Junta Electoral Central nos diga con quién podemos hablar y con quién no”. Es decir, antes de que comenzasen a regir las normas para distribución de minutaje televisivo. No fueron unas simples manifestaciones, sino casi 17 minutos de entrevista en ‘prime time’.

Jordi Graupera, en una entrevista en la televisión catalana.
Jordi Graupera, en una entrevista en la televisión catalana.

Ha aparecido en programas como ‘Tot es mou’ o ‘Preguntes freqüents’, pero también fue una de las pocas candidaturas que no tiene representación que vieron cómo su mitin central del pasado fin de semana era cubierto por la televisión pública catalana.

Una operación de diseño

Durante el año que lleva preparando la candidatura, Graupera ha salido en muchas ocasiones en los medios públicos. El 29 de abril de 2018, daba el pistoletazo de salida con una entrevista en el programa ‘El Suplement’, en la que llamaba a los partidos independentistas a sumarse a la lista unitaria. Su lanzamiento no deja de ser sospechoso: a finales de enero de 2018, Graupera fue fichado por la directora de ‘El matí’, Mònica Terribas, como tertuliano. Estaba en los Estados Unidos, pero su aportación al programa se hacía vía Skype. Solo unos días más tarde, el filósofo y periodista aterrizaba en Barcelona para promover unas primarias de todo el independentismo en una hipotética candidatura conjunta.

Viajó a Waterloo a entrevistarse con Carles Puigdemont y retornó a la capital catalana con el encargo de intentar la maniobra con la que el ‘expresident’ fugado quería doblegar a ERC: una lista unitaria. Solo le secundaron la ANC (organizadora luego de las primarias que ganó el propio Graupera) y el pequeño partido Demòcrates, escindido de UDC. ERC fue la primera que se descolgó, para luego hacer lo propio la CUP. Y JxCAT no tuvo más remedio que aguantar con lista propia y promover sus propias primarias, que ganó Neus Munté, luego ‘lapidada’ por el propio Puigdemont, que forzó cambios en la lista para que la encabezase Quim Forn, actualmente encarcelado. Así que Graupera siguió adelante con un proceso de ‘primarias’ que le aupó a ser el candidato de la ‘sociedad civil’.

Viajó a entrevistarse con Puigdemont y retornó para intentar la maniobra con la que el ‘expresident’ fugado quería doblegar a ERC: una lista unitaria


De hecho, Graupera proviene de la Joventut Nacionalista de Catalunya (JNC), la rama juvenil de Convergència, partido en el que militaba su familia. Y pasó por la Fundació Catalunya Oberta, el 'think tank' creado por Lluís Prenafeta que aupó al núcleo duro de CDC, con activistas como Vicent Sanchís (actual director de TV3), Xavier Sala i Martín, Joan Oliver, Enric Canals, Lluís Oliva o el mismísimo Quim Torra. Con esos compañeros de viaje, Graupera no ha tenido ahora problemas para lograr un exquisito trato en los medios públicos catalanes.

Quedan en el aire muchas incógnitas, además del mimo de los medios públicos con Graupera: la antepenúltima de su lista es Núria de Gispert, la ‘madrastra’ de Cataluña que hace pocos días tuvo que renunciar a la Creu de Sant Jordi; y cierra la misma la exconsejera de Enseñanza Clara Ponsatí, compañera de fuga de Puigdemont y que comparte con este candidatura a las europeas. ¿Qué hace una persona del círculo íntimo de Puigdemont apoyando la lista de Graupera?.

Claro que debería mirarse a quién le puede perjudicar tanto mimo y tanta aparición entre el público catalán: Graupera se nutre de votos preferentemente de la izquierda independentista, o sea, de la CUP, pero, sobre todo, de ERC. Desde JxCAT, creen que a la lista de Quim Forn y Elsa Artadi no le hará mal, ya que cuentan con el ‘efecto Puigdemont’. Por tanto, se presenta al candidato cuña para robar votos y protagonismo a las demás formaciones independentistas.

En otras palabras: Graupera no es un ‘outsider’. No es un verso suelto. Es munición de Waterloo, un misil controlado a distancia para debilitar al enemigo interior de Puigdemont: a ERC. Y por eso se le ha de mimar a conciencia. Desde el ayuntamiento, esa operación se ve muy positiva: todo lo que sea debilitar al republicano Ernest Maragall le va bien a Ada Colau, que así se ve más cerca de revalidar puesto en la alcaldía. Betevé pone su granito de arena: eleva en su web a Graupera a la categoría de partido con representación municipal.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios