También prevé su propia fiscalidad

Puigdemont quiere que su república digital cuente con un banco y una criptomoneda

Lo cuenta el empresario independentista Joan Canadell, quien lleva meses participando en actos de la ANC que buscan incrementar la cifra de inscripciones al Consell per la República

Foto: Carles Puigdemont, en una imagen de archivo. (EFE)
Carles Puigdemont, en una imagen de archivo. (EFE)

Los planes de república digital que Carles Puigdemont impulsa desde Bélgica incluyen, además de su registro ciudadano, un banco por internet, una criptodivisa propia y también medidas fiscales virtuales que servirían para financiarse, según desvelan personas cercanas al entorno del 'expresident' en foros en los que se quieren potenciar las inscripciones al Consell per la República. Justo son esos planes del independentismo en la red los que preocupan al Gobierno español, por el cuerpo que están tomando, tal y como ya adelantó El Confidencial, y el apoyo que puedan obtener de otros países, entidades o empresas privadas.

Estos nuevos proyectos los explica el presidente de la cadena de gasolineras Petrolis Independents, Joan Canadell. Canadell ahora participa en actos de la ANC que buscan fomentar las inscripciones al Consell per la República. Así lo avanzaba el pasado 21 de noviembre en una charla en Vic (Barcelona). “Imaginaros que además podéis trabajar con un banco digital. Eso de los bancos digitales cada vez va a más. De hecho, aquí en Cataluña se ha instalado hace no mucho el N26, un banco alemán que es un banco de esta generación”, señaló entonces Canadell, en un acto como aquellos en los que antes del 1-O invitaban al juez Santi Vidal.

“Imaginad que montamos una cosa así y que solo puedes acceder a este banco si tienes instalada [en el móvil] una identidad republicana. Todos aquellos que estáis un poco hartos de trabajar con según qué bancos podréis trabajar con otro banco en que seguramente las comisiones serán mucho más bajas o no habrá, porque este banco será mucho más eficiente que el sistema bancario del pasado”, aseguraba Canadell.

Canadell no es el único que explica este complemento financiero al registro ciudadano. Los inscritos en el Consell per la República —ahora más de 61.000, según recoge su propia web— se bajarán una 'app' en el móvil que entre otras opciones ofrecerá servicios financieros. Así lo contó Jaume Cabaní, el ingeniero industrial que está contratado por la asociación CATGlobal ASBL para impulsar el registro ciudadano digital que ha de servir para que el independentismo pueda votar. Cabaní lo desveló desde Bélgica en una conexión por Skype el pasado 13 de diciembre durante un acto destinado a animar a un grupo de voluntarios del Consell en Vilafranca del Penedès.

“El tipo de validación que hemos escogido es a nivel bancario, y eso quiere decir que nos podemos organizar financieramente de forma legal a través de todo el sistema. A partir de aquí podremos hacer todo el tema mercantil (...) algún día, los puntos, los temas (…) Me ha parecido comenzar por la capa de autogobierno porque esto lo hemos de hacer entre todos y todas (…) y luego la capa que nos haría más falta es la financiera. Y esta la tenemos en fase de diseño, no en fase de producción. Pero lo que es el registro, la 'app', funcionan… La 'app' la lanzaremos en breve y del registro ya tenemos preparada una versión que es mucho más amigable”, detalló Cabaní en ese acto.

Joan Canadell ha sido consultado sobre este proyecto. El empresario reconoce que legalmente en España la 'app' independentista no podrá ni captar depósitos ni dar créditos, por lo que sería más una financiera que un banco. Y que solo serviría como un sistema de pagos, una tarjeta de crédito en el móvil. Sin embargo, apunta: “Puede que se esté negociando con alguna entidad financiera que esté interesada. Es uno de los planes que hay. Puede que se haga, puede que no”.

Servicio externalizado

Cabaní no aparece en el vídeo, pero se oye su voz, porque la cámara se aparta de la pantalla para ocultar su rostro, aunque luego los organizadores del acto de Vilafranca se dirigen a él por su nombre, Jaume. Por videoconferencia, explica que el equipo de Puigdemont ya ha externalizado parte de los trabajos tecnológicos para este banco.

“Por eso nosotros hemos externalizado en unos especialistas internacionales esta tarea, que lo que hace es comparar los datos que se dan con los datos del carné, más la fotografía del carné con la biometría de un selfi que os haréis. Y eso está considerado el mayor nivel de identificación personal que requieren los niveles bancarios. Y es lo que nos permitirá certificar la parte de gobernanza, la parte financiera y la parte de servicios mercantiles en un futuro. Es fundamental”, detalla el responsable informático de cabecera de Puigdemont.

El banco solo sería una de las patas de un proyecto más amplio. Como explica Canadell en estos actos, también se lanzaría una criptomoneda, una divisa digital, tipo bitcoin, para que los independentistas pudiesen pagar con ella. “Y que en esos pagos, un porcentaje de lo que tú pagues con eso vaya a la república”, tal y como apunta Joan Canadell en el acto de Vic. Preguntado al respecto, Canadell reconoce que esto último supone una especie de fiscalidad digital que serviría en última instancia para financiar la república. El empresario no quiere avanzar cómo se llamaría esta criptomoneda y ni si la misma responderá al croat, un viejo plan soberanista de hace años.

Sí explica el empresario independentista que no oscilaría de precio sino que se crearía en función de una paridad estable con el euro. Así lo detalla Canadell en el acto de Vilafranca: “¿Podemos crear una criptomoneda? No sé cuántos de vosotros habéis oído habar del bitcoin. Supongo que la mayoría. Olvidaros del bitcoin. Eso nada. ¡Nada! Eso es especulación pura. No queremos nada de eso. Pero hay criptomonedas que son reales, de paridad uno a uno. Un euro, un catcoin. O me es igual el nombre, me lo invento. ¿Podré crear un catcoin? ¿Podré pagar a Petrolis Independents con catcoins? Yo te dejaré pagar en todas. Ay, no sé, tú, a lo mejor me interesa. Imaginaos”.

En persona, Joan Canadell reconoce que “todo está en pañales”, pero que lo que reflejan estos actos —que reciben el apoyo a la ANC y que pretenden movilizar voluntarios para que una mayor parte de la base independentista se apunte a la iniciativa del Consell per la República— es que en Waterloo siguen adelante. Y que no solo es propaganda. Ahora necesitan más masa crítica. “Yo creía que íbamos a ser más”, reconoce este empresario cuando comenta las más de 60.000 personas apuntadas a la iniciativa.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
46 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios