Las CCAA relajan las restricciones sin perder de vista el aumento de brotes en residencias
  1. España
Los casos descienden en ocho CCAA

Las CCAA relajan las restricciones sin perder de vista el aumento de brotes en residencias

Se acerca diciembre con un optimismo contenido por el descenso de la tasa de incidencia, aunque la letalidad del virus sigue amenazando con sus brotes en las residencias

Foto: Una persona camina por la madrileña calle Preciados. (EFE)
Una persona camina por la madrileña calle Preciados. (EFE)

A un mes recién cumplido desde que se decretó el segundo estado de alarma a nivel nacional, las restricciones impuestas para frenar el avance del virus empiezan a dar sus frutos. La incidencia se sitúa en 307 casos por cada 100.000 habitantes y, comparado con el primer fin de semana de noviembre, el número de nuevos contagios se han reducido a un cuarto de los más de 55.000 casos confirmados por Sanidad a principios de mes, hasta los mas de 15.300 contagios que han comunicado en las últimas 48 horas una quincena de comunidades y a falta de que el Ministerio consolide los datos mañana lunes.

La mejora en las cifras epidemiológicas y los recientes avances sobre la comercialización de la vacuna contra el covid han generado un ambiente de optimismo que las autoridades se esfuerzan en contener alertando de que un paso en falso en Navidad puede suponer una reescalada de la pandemia a partir de enero. Los expertos comparten esa necesidad de precaución y ponen el foco en la situación de los hospitales y las residencias de mayores para alertar de que España no está preparada para una tercera ola del covid.

Las restricciones impuestas en las últimas semanas han logrado un cambio de tendencia en la curva de contagios, como han reconocido en los últimos días desde el Ministerio de Sanidad. Según los últimos datos, hay 15.316 personas ingresadas por coronavirus, un 19% menos que hace una semana, pero la presión hospitalaria sigue siendo elevada, con un 28,4% de las camas de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) ocupadas por pacientes de covid, siendo al menos 11 comunidades las que sobrepasan el 25% de plazas disponibles y se sitúan en un nivel de riesgo extremo de saturación.

Relajación de restricciones...

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha anunciado este domingo que la provincia de Granada recupera desde la medianoche de este lunes la actividad no esencial, cerrada desde el 10 de noviembre, para frenar la expansión del covid, lo que permite abrir a la hostelería y el pequeño comercio hasta las 18.00 horas.

Moreno ha adelantado la medida después de participar en Granada en la reunión del Comité Territorial de Alertas de Salud Pública de Alto Impacto, un encuentro en el que los expertos han certificado el descenso del 65% en la incidencia del coronavirus en la provincia. El presidente de la Junta ha detallado que Granada ha dejado así de ser la provincia del país más afectada por esta segunda ola de la pandemia, aunque ha pedido mantener la responsabilidad social para evitar que se disparen de nuevo las cifras.

También han relajado las restricciones en La Rioja. Logroño ha amanecido este domingo con la novedad de poder ver bares, cafeterías y restaurantes abiertos después de un mes de cierre y así la capital riojana ha empezado a recuperar su "pulso", aunque solo a medio gas, porque algunos establecimientos han optado por no levantar la persiana. Esta comunidad decretó el cierre de los establecimientos hosteleros para Logroño y Arnedo el pasado 27 de octubre con el objetivo de reducir la curva de covid-19 en la capital riojana, algo que en un mes ha logrado, con lo que esta semana se determinó cumplir el plazo previsto y permitir reabrir bares, cafeterías y restaurantes desde hoy.

En Galicia mantienen la cautela ante la mejora de las cifras y afronta desde este lunes la última semana del cierre mayoritario de 60 de sus municipios y los negocios de hostelería, que hace un mes decretó la Xunta para intentar frenar el incremento de contagios y ver si así se podía salvar la campaña de Navidad. Aun así, no se descarta mantener el cierre perimetral de la comunidad en el próximo puente de la Constitución, tal y como se hará en la Comunidad de Madrid, medida que se extenderá hasta el 14 de diciembre.

Además, el comité clínico que asesora al Gobierno gallego en la gestión de la pandemia mantendrá una decisiva reunión este martes, no solo porque se podrá plantear la reapertura de algunas áreas, como Ourense y Santiago, sino porque se aprobará el plan de desescalada.

Un plan que intentará incorporar las peticiones de la hostelería, que insiste en la necesidad de abrir cuanto antes para no comprometer el futuro de los negocios, y que será a dos velocidades. Según ya ha explicado el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, será diferente entre los municipios de más y menos de 10.000 habitantes. García Comesaña ya ha advertido este mismo domingo que se llegará a ese puente con municipios "aún con restricciones", aunque la situación en general de la comunidad es de "evolución positiva" y "tendencia a la baja estable".

En la Comunidad de Madrid, este lunes se levantan las restricciones en 13 zonas básicas de salud, pero se impondrán limitaciones en el área básica de Barcelona (Móstoles) y se mantendrá en otras 17 áreas, donde seguirá estando prohibido entrar o salir salvo por casos justificados, como ir a trabajar. En total, las limitaciones afectarán a un 5,7% de la población madrileña, en las que se están concentrando el 8% de los contagios de la región.

Además, esta ha sido la primera semana del plan de desescalada aprobado por el Gobierno catalán, que desde el pasado lunes permite a los bares y restaurantes abrir con un límite de aforo del 30% en el interior, con el horario limitado hasta las 21.30 horas. Para las actividades culturales, el aforo se sitúa en el 50%. El toque de queda se mantiene fijado entre las 22.00 y las 06.00 horas y tampoco se podrá salir de los municipios los fines de semana.

También ha reabierto la hostelería esta semana en Navarra, con el 100% del aforo, siempre que se garantice la distancia de 1,5 metros entre los clientes y de 2 metros entre las mesas. Esta comunidad también ha relajado las restricciones en otros ámbitos como los horarios y aforos de parques infantiles, zonas deportivas y eventos culturales, pero han recordado que las medida dependerán de la situación epidemiológica y del cumplimiento de las normas de distanciamiento social e higiene.

Vista del espectáculo 'Naturaleza Encendida' en Madrid. (EFE)
Vista del espectáculo 'Naturaleza Encendida' en Madrid. (EFE)

En el caso de Castilla y León, en tanto, las provincias de Segovia y Ávila también ha reabierto su hostelería, centros comerciales y gimnasios después de tres semanas de cierre total.

La relajación de las restricciones por parte de algunas comunidades no supone aún la vuelta a una normalidad y un amplio número de municipios mantiene vigentes confinamientos perimetrales. En concreto, este tipo de medidas se aplican actualmente en 2.233 poblaciones de todo el país y afectan a 36,5 millones de personas, más de un 77% de la población española. Además, tras la reunión del pasado miércoles, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) y el Gobierno se han propuesto definir un plan consensuado que afecte a todo el territorio para Navidad, un marco común de "recomendaciones" que aclararán tras su cita del próximo miércoles. "La pandemia no está siendo igual de intensa en el territorio. Respecto a Navidad, vamos a seguir el mismo esquema de que cada uno tendrá que adoptar sus decisiones en relación con la situación epidemiológica que presente su comunidad autónoma", afirmó Illa tras la cita del miércoles.

Algunas regiones ya han avanzado sus propias modificaciones y han dejado caer otras medidas concretas con el fin de frenar el virus. En el caso de la Comunidad de Madrid, el Ejecutivo regional ha planteado ampliar los encuentros a 10 personas para los días 24, 25, 31 de diciembre y 1 y 6 de enero, y que los citados toques de queda se reduzcan levemente, pasando a ser de 1:30 a 6:00. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha apostado por que no se contabilice a los niños a la hora de fijar las limitaciones en las reuniones. Desde Cantabria, Miguel Ángel Revilla ha instado a todos los ejecutivos a que se tomen las mismas medidas en toda España.

...pero con cierres en el puente de diciembre

A la relajación de restricciones en aforos y aperturas de locales comerciales, hosteleros y de ocio en algunas ciudades se contrapone la decisión de algunas comunidades de mantener cierres perimetrales de cara al puente de la Constitución o de la Inmaculada que tendrá lugar la próxima semana. A la Comunidad de Madrid, que estará cerrada entre el 4 y el 14 de diciembre, se suma País Vasco -hasta el 10 de diciembre-, la Comunidad Valenciana y Murcia -hasta el día 9-, o Ceuta, que mantiene restricciones de viaje hacia la Península y Marruecos hasta el próximo 8 de diciembre. En algunas regiones los cierres ya acordados van más allá del puente y se acercan a la festividad de las Navidad: en Cataluña -en principio hasta el 21-, La Rioja -el 19- y Navarra -hasta el 18-.

También en Cantabria, donde el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, ha dicho este domingo que durante el puente se mantendrán las restricciones que suponen el cierre perimetral de la comunidad autónoma, la restricción de movilidad entre municipios o la clausura del interior de locales de hostelería, entre otras. "No podemos olvidar que seguimos con un nivel de alerta 4, de alerta máxima, por lo que de cara al puente de la Constitución se mantendrán las medidas restrictivas que tenemos instauradas en Cantabria, en lo que se refiere al confinamiento de la comunidad y al confinamiento de los municipios, el cierre del interior de los locales de hostelería, la limitación de las reuniones a seis personas y el toque de queda a las diez de la noche", ha destacado el consejero en declaraciones a RNE.

Otras regiones apelan a la "prudencia" y a la evolución de los datos y esperan hasta última hora para adoptar esa decisión y la apertura o no de establecimientos, así como sus horarios. Asturias permanece cerrada y prolongó el cierre de las tres principales ciudades, Oviedo, Gijón y Avilés hasta el 3 de diciembre; Castilla y León se ha fijado el 4 de diciembre para abordar la apertura de comercios y Galicia también se marca ese día para decidir sobre las limitaciones de entrada y salida que mantiene en 68 municipios.

Foto: Fernando Simón, en una imagen de archivo. (EFE)

La otra cara del optimismo por la mejora de las cifras han sido las primeras estampas de aglomeraciones en zonas comerciales durante este fin de semana pese a que siguen vigentes restricciones y medidas como el toque de queda. El encendido del alumbrado navideño y el incentivo de las rebajas del 'Black Friday' han hecho que en Madrid, Valencia, Zaragoza o Gijón pudiera volver a verse gran bullicio en las calles comerciales de estas ciudades.

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha hecho un llamamiento este viernes a los madrileños para "evitar calles comerciales y aglomeraciones" en la capital durante el puente de la Constitución, del 4 al 8 de diciembre.

"Debemos ser conscientes de que no son días festivos normales. Hay que evitar calles comerciales, aglomeraciones, y esto es aplicable a las recomendaciones navideñas", ha manifestado en rueda de prensa Escudero, quien ha estado acompañado por el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid, Antonio Zapatero, y la directora general de Salud Pública, Elena Andradas.

Desde el Gobierno también se ha pedido "prudencia" a los ciudadanos para no perder el terreno ganado en el último mes. En su comparecencia de este sábado desde Ferraz, el presidente y líder socialista Pedro Sánchez, advirtió de que el arranque de 2021 dará paso a una "etapa crítica" de la pandemia y ha pedido anteponer "la precaución sanitaria a cualquier otro tipo de propósito" esta Navidad. "Los expertos vaticinan que asistiremos a una etapa crítica de la pandemia coincidiendo con las primeras campañas de vacunación masivas", afirmó.

En paralelo, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha subrayó que aunque se ha logrado frenar la curva de contagios que desencadenó el decreto del estado de alarma y las diversas restricciones impuestas por las CCAA, las "circunstancias son difíciles y lo seguirán siendo durante al menos unos meses".

También ha alertado de la necesidad de no relajar en exceso las precauciones ante el virus el 'president' de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, que ha hecho una llamada a la "prudencia" para evitar una tercera ola después del puente de diciembre y ha sostenido que, aunque está bajando la incidencia del virus, aún estamos en medio de la pandemia y no hay que relajarse porque se perdería lo avanzado. Así lo ha manifestado en declaraciones a los periodistas en el acto de clausura del homenaje al exministro Ernest Lluch, asesinado por ETA, y ha reclamado "corresponsabilidad" y ser "conscientes" de que ahora "nos jugamos una parte muy importante".

"Sabemos de las enormes dificultades para llevar a los objetivos de minimizar absolutamente la pandemia y esta solo la superaremos a través de la corresponsabilidad y estos días, el fin de semana y el próximo puente hemos de tener más prudencia que nunca porque todo los que hemos avanzado se puede perder si nos relajamos". Ha valorado que "está bajando la incidencia del virus y es positivo", pero ha insistido en que "todavía estamos en medio de la pandemia y pediría que no haya la más mínima relajación".

Preocupación por las residencias

Pese a la mejora en la curva de contagios, las residencias se mantienen como foco de preocupación. Junto con las reuniones sociales y familiares, los centros de mayores son la principal fuente de brotes concentrando, según los datos de Sanidad, el 51,4% de las infecciones de la última semana. En concreto, en las residencias se experimenta una media de 21,4 casos por brote, más de los contagios que puede haber en los hospitales. En la última semana, el Ministerio de Sanidad ha notificado 1.620 brotes nuevos de covid-19, con 11.505 casos asociados. De estos, 94 brotes han tenido lugar en centros sociosanitarios, acumulando 2.013 nuevos casos. Aun así, desde Sanidad recuerdan que se trata de uno de los ámbitos "mejor vigilados" e instan a mantener la cautela con las reuniones sociales y familiares, que generan el mayor volumen de contagios.

Foto: Imagen: El Confidencial

Este sábado, la Conselleria de Sanidad Universal de la Comunidad Valenciana intervino en una residencia de mayores de la localidad valenciana de Benirredrà tras registrar este centro un brote de 94 casos positivos, entre residentes y trabajadores, y seis fallecidos. En concreto, el centro de mayores de Benirredrà sumó 75 residentes positivos, 19 trabajadores contagiados y seis personas fallecidas. En la actualización de la situación del coronavirus del viernes, Sanidad informó de cuatro muertes de residentes en la Comunidad Valenciana, 32 contagios de usuarios y 289 de trabajadores de centros. En la tarde del sábado el Departamento de Salud de la Generalitat intervino el geriátrico "Sant Hospital", de Tremp (Lleida), donde se constató un brote de coronavirus con 150 infectados, de ellos 120 residentes, y el resto, trabajadores.

En Galicia, en tanto, el número de residentes con covid se ha elevado este domingo a 431, 31 más uqe este sábado, tras detectarse un brote de 21 residentes en el centro Vila de Conde, de Gondomar (Pontevedra) y 12 personas más en la de Soremay de Pontevedra, según ha indicado el Servicio Gallego de Salud. El mayor brote entre usuarios de centros de la tercera edad se encuentra la residencia Asilo de Vilalba (Lugo), con 117. Además de los residentes, hay 204 empleados contagiados.

También preocupa Gipuzkoa, donde una docena de nuevos positivos sitúan en 169 los casos activos entre usuarios de la red foral de residencias de ancianos. No obstante, no se ha registrado ningún fallecimiento en las últimas horas con lo que la cifra de muertes en estos recursos se mantiene en 83 personas.

Ministerio de Sanidad Radio Nacional de España (RNE) Ourense
El redactor recomienda