Caso Kitchen: el juez pone el foco en Asuntos Internos por vigilar a la mujer de Bárcenas
  1. España
ACUERDA INTERROGAR DE NUEVO A MARTÍN BLAS

Caso Kitchen: el juez pone el foco en Asuntos Internos por vigilar a la mujer de Bárcenas

Al formar parte de una unidad "cuyo cometido es la investigación de agentes", el magistrado considera que Asuntos Internos "debía permanecer (aparentemente) totalmente ajena" a la operación

Foto: Rosalía Iglesias, en una imagen de archivo. (EFE)
Rosalía Iglesias, en una imagen de archivo. (EFE)

La orden que desarrolla la estructura de la Policía Nacional es clara respecto al papel de Asuntos Internos: "Investigar y perseguir las conductas funcionariales constitutivas de infracciones penales y aquellas otras contrarias a la ética profesional de los miembros del Cuerpo Nacional de Policía". Sobre el papel, ese es el objetivo de la unidad, el de controlar al resto de agentes, una competencia que el juez del caso Villarejo investiga si sobrepasaron en 2013, cuando se puso en marcha la operación bautizada como Kitchen para robar documentación al extesorero del PP Luis Bárcenas. Tras más de dos años de pesquisas, el juez no se explica que una agente de Asuntos Internos haya declarado ahora que vigilaron a la mujer del extesorero, Rosalía Iglesias, llegando incluso a trasladarla desde la Audiencia Nacional después de una declaración.

Sus dudas se plasman en un auto notificado este martes, en el que acuerda interrogar una vez más al que fuera jefe de la unidad, Marcelino Martín Blas, como imputado. El juez García-Castellón le tomó declaración en marzo de 2019, pero desde entonces ha recopilado una serie de indicios por los que considera que debe comparecer de nuevo "a fin de que pueda dar explicaciones sobre las labores de vigilancia que se efectuaron desde su unidad policial", citando además como testigos a una agente que participó en los correspondientes seguimientos y al jefe de la sección al que informaba. La tesis del juez se plasma en la séptima página del auto: al ser una unidad "cuyo cometido es la investigación de agentes", considera que Asuntos Internos "debía permanecer (aparentemente) totalmente ajena" a Kitchen.

Foto: El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz (3º d) (EFE)

La investigación, sin embargo, ha demostrado que agentes de la unidad vigilaron los movimientos de Iglesias en 2013, año en el que se puso en marcha el dispositivo en cuestión y los hombres de Villarejo comenzaron a seguir a la mujer del extesorero para localizar la información que este guardaba. Así lo demuestra la documentación presentada por Asuntos Internos ante la Audiencia Nacional en octubre, entrega que se produjo después de que el propio magistrado les solicitara en julio cualquier escrito que "pudiera relacionar a su anterior jefe, Marcelino Martín Blas, tanto con la operación Kitchen como con los hechos por él mismo denunciados". El juez pone así el foco en Martín Blas, que se erige como uno de los mayores enemigos de Villarejo y se presenta como víctima de los tejemanejes del comisario en otras investigaciones del caso.

Tras la documentación entregada en octubre, García-Castellón indaga en la presencia de "un vehículo asignado a la Unidad de Asuntos Internos" en las inmediaciones de uno de los inmuebles que se relacionan con Bárcenas el 25 de julio de 2013: "La existencia de este vehículo permite inferir que funcionarios policiales adscritos a la Unidad de Asuntos Internos, cuando esta estaba bajo la jefatura de Marcelino Martín Blas, realizaron labores de vigilancia en un inmueble relacionado con Rosalía Iglesias, la esposa del Sr. Bárcenas, cometido totalmente ajeno a la función de la Unidad de Asuntos Internos", explica el juez. Con esta incógnita en el aire, se llevaron a cabo unas diligencias para identificar a los policías que conducían el vehículo ese día, llegando entonces hasta la agente a la que ahora se cita como testigo.

Foto: El exministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz (c), junto al exsecretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez Vázquez (i). (EFE)

Una vez localizada, la policía declaró en sede policial el 27 de octubre, comparecencia que se incluye en el auto de este martes: "Sí recuerda haber participado en labores de vigilancia y seguimiento relacionadas con Rosalía Iglesias [y cree recordar que] en torno al verano de 2013, (...) si bien no fue un operativo prolongado". "Los citados servicios eran encomendados por el jefe de sección de Vigilancias (...), que era la persona a la que informaba". "Recuerda haber efectuado en aquella época un seguimiento a Rosalía Iglesias, que condujo hasta un mercado próximo acompañada de otra mujer". "Recuerda haber efectuado una vigilancia en torno al domicilio de Rosalía y Luis Bárcenas (...), en la que detectó a otro funcionario efectuando una vigilancia sobre el mismo portal. Eso le llamó la atención y cree que también el otro funcionario detectó su presencia".

Tras advertir al jefe de sección de su encontronazo con otro agente, este "le confirmó más tarde que se trataba de un policía profesional y que entró en turno de tarde, relevando a otros compañeros de la sección de Vigilancias que trabajaron en el mismo operativo durante la mañana". "Finalmente, puede recordar que la sección de Vigilancias y Seguimientos de esta unidad se encargó de trasladar a Rosalía Iglesias desde la Audiencia Nacional un día que declaró en sede judicial hasta fuera de dichas dependencias, no sabe el lugar exacto, ya que ella no viajaba en el vehículo con Rosalía", incluye la documentación remitida al juez del caso Villarejo. "Este [último] servicio lo dirigió el inspector jefe de la sección de Vigilancias y también estaba al corriente el entonces jefe de la unidad [Marcelino Martín Blas]", concluye la declaración.

Con esta versión como telón de fondo, el magistrado acuerda citar como testigos tanto a la agente como al entonces jefe de Vigilancias y Seguimientos de Asuntos Internos, sección que fue creada después de que el propio Martín Blas asumiera la jefatura de la unidad el 23 de febrero de 2012. El comisario también tendrá que declarar a su vez como imputado para aclarar "algunos de los archivos" que entregó Asuntos Internos el pasado 28 de octubre y para justificar los seguimientos que se realizaron a la mujer de Bárcenas, cuestión que el magistrado considera que quedó en el aire en su comparecencia de marzo de 2019. Tras más de dos años de pesquisas, los investigadores sitúan la cúpula policial del Gobierno de Mariano Rajoy en el centro de la operación Kitchen, sospecha de la que no se libra Asuntos Internos.

La orden que desarrolla la estructura de la Policía Nacional es clara respecto al papel de Asuntos Internos: "Investigar y perseguir las conductas funcionariales constitutivas de infracciones penales y aquellas otras contrarias a la ética profesional de los miembros del Cuerpo Nacional de Policía". Sobre el papel, ese es el objetivo de la unidad, el de controlar al resto de agentes, una competencia que el juez del caso Villarejo investiga si sobrepasaron en 2013, cuando se puso en marcha la operación bautizada como Kitchen para robar documentación al extesorero del PP Luis Bárcenas. Tras más de dos años de pesquisas, el juez no se explica que una agente de Asuntos Internos haya declarado ahora que vigilaron a la mujer del extesorero, Rosalía Iglesias, llegando incluso a trasladarla desde la Audiencia Nacional después de una declaración.

Rosalía Iglesias Audiencia Nacional Luis Bárcenas
El redactor recomienda