El ex número dos de Interior dice al juez que Fernández Díaz conocía la operación Kitchen
  1. España
LE RESPONSABILIZA DEL ESPIONAJE A BÁRCENAS

El ex número dos de Interior dice al juez que Fernández Díaz conocía la operación Kitchen

Martínez solo respondió a las preguntas del juez y de su abogado, desmarcándose en todo momento de los hechos investigados, mientras que el exministro del Interior declarará este viernes

Foto: El ex número dos de Interior dice al juez que Fernández Díaz conocía la operación Kitchen
El ex número dos de Interior dice al juez que Fernández Díaz conocía la operación Kitchen

Diez meses después de su imputación, Francisco Martínez rompió su silencio en la Audiencia Nacional. El ex número dos de Interior compareció ante el juez Manuel García Castellón por la conocida como operación Kitchen, el dispositivo que se llevó a cabo en 2013 para robar la documentación sensible que el extesorero popular Luis Bárcenas tenía en su poder. Al poco de comenzar el interrogatorio, Martínez aseguró que su jefe, Jorge Fernández Díaz, estaba al tanto de la operación, dejando clara la línea de defensa con la que busca desmarcarse de los hechos investigados: como exsecretario de Estado de Seguridad, mantiene que el operativo era legal y que el ministro conocía la identidad de al menos uno de los topos que la Policía y el comisario Villarejo manejaban en el entorno de Bárcenas, explican fuentes jurídicas.

Para sostener esta idea, Martínez solo respondió a las preguntas del juez y su abogado, y aseguró que no se enteró de la operación hasta que Fernández Díaz le preguntó de forma directa por el chófer del extesorero, Sergio Ríos. El conductor se convirtió en uno de los pilares del dispositivo tras ser captado por 2.000 euros mensuales, todos ellos con cargo a los fondos reservados procedentes de Interior: “Evidencia el conocimiento de los hechos por parte de mandos superiores del organismo”, sostenía el juez el pasado septiembre al acordar la imputación de Fernández Díaz. La declaración de Martínez confirma esta tesis, pero al mismo tiempo le permite contrarrestar los indicios que hay en su contra: afirma que solo sabía que la operación estaba relacionada con Ríos, mantiene que esta era legal y no revela ningún hecho desconocido.

Foto: Paco Martínez, la mina a la deriva que amenaza al PP

Su defensa choca con los hallazgos de los investigadores, entre los que destaca que él mismo aprobara el pago al chófer de Bárcenas a costa de los fondos reservados. Prueba de ello es que firmó los documentos con los que se daba luz verde a esta salida de dinero, pero este jueves se escudó en que desconocía el fondo del dispositivo. Con esta declaración, Martínez contradice al exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo, Enrique García Castaño, que el 26 de marzo apuntó de forma directa al ex secretario de Estado de Seguridad. Según su versión, el comisario Andrés Gómez Gordo, también imputado, despachaba sobre la Kitchen con la exsecretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, mientras que él hacía lo propio con Martínez: "Yo le di el pendrive al secretario de Estado [con información robada a Bárcenas]".

En cuanto a los indicios que acorralan a Fernández Díaz, que declarará este viernes como imputado, los investigadores hallaron en marzo una serie mensajes de texto enviados por él en 2013, información con la que dieron después de enterarse de que el propio Martínez había levantado acta notarial con los mismos antes de su imputación. En ellos, el ministro incide en que Kitchen "es importante", implica en los seguimientos al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y menciona de forma directa al "chófer de Bárcenas". El último se lo envió al exsecretario de Estado de Interior el 18 de octubre de 2013, y en él hace referencia al volcado del contenido de los teléfonos móviles proporcionados por el "informador". "La operación se hizo con éxito", trasladó el ministro. "Te informo", terminó el mensaje.

Foto: El exministro Jorge Fernández Diaz. (Reuters)

Más allá de las conversaciones que él mismo incluyó en el acta notarial, Martínez también ha ido dejando un reguero de mensajes reveladores desde que los investigadores comenzaron a seguir sus pasos. "Mi grandísimo error en el ministerio fue ser leal a miserables como Jorge, Rajoy o Cospedal", llegó a escribir al presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, el 5 de junio de 2019. Tres meses después, el 19 de septiembre de 2019, consciente de que el cerco se estrechaba en torno a él, mandó otro mensaje al que fuera director Adjunto Operativo de la Policía Nacional, Eugenio Pino, amenazando con tirar de la manta. "Si tengo que declarar porque me impliquen, también irán [Jorge] Fernández Díaz y probablemente [Mariano] Rajoy".

Su enfado con el PP se basaba en que el partido le ignoraba, como cuando un mes antes de las elecciones generales de abril de 2019, le escribió molesto al secretario general del PP, Teodoro García Egea, por haberse quedado fuera de las listas: "Puedo entenderlo, pero quedarme tirado y marcado como un corrupto por los míos me hace un daño irreparable. Hay opciones de las que podíamos haber hablado. Yo soy comprensivo, leal y comprometido. Precisamente, por eso me he metido en este lío. Por eso y por nada más. Por lealtad al partido, a Jorge Fernández y a Rajoy. La misma que os tendría al presidente [Casado] y a ti". Un escaño le hubiese valido el aforamiento, pero el partido decidió darle la espalda. Ahora, su dedo apunta al exministro del Interior, pero sin aportar nuevos datos que puedan complicar su declaración de este viernes.

Audiencia Nacional Comisario Villarejo
El redactor recomienda