La red de Tsunami negoció con Assange pagar la independencia con criptomonedas
  1. España
encuentran el acta de una reunión en londres

La red de Tsunami negoció con Assange pagar la independencia con criptomonedas

La Guardia Civil interviene nuevas pruebas de los planes del independentismo catalán para sellar una alianza estratégica con Rusia en su guerra contra el Estado

Foto: La red de Tsunami negoció con Assange pagar la independencia con criptomonedas
La red de Tsunami negoció con Assange pagar la independencia con criptomonedas

La Guardia Civil ha encontrado nuevos indicios que acreditan las maniobras del independentismo catalán para sellar una alianza estratégica con Rusia en su guerra contra el Estado. Los agentes de la operación Voloh contra Tsunami Democràtic y el desvío de fondos al 'procés' localizaron en los registros de este miércoles el acta de una reunión celebrada entre uno de los principales baluartes de la propaganda secesionista, el editor Oriol Soler, y el ciberactivista Julian Assange, fundador de Wikileaks y pieza clave en la estrategia de desinformación del Kremlin, según han revelado a El Confidencial fuentes próximas a las pesquisas.

El encuentro se produjo en la embajada de Ecuador en Londres el 9 de noviembre de 2017 y del documento descubierto ahora se desprende que en él se habló de la urgencia de desarrollar una criptomoneda que permitiera a la futura república catalana financiarse al margen de España. Assange ofreció supuestamente la ayuda de Rusia para alcanzar ese objetivo. Los investigadores se incautaron en más de una treintena de registros de una ingente cantidad de documentación y archivos informáticos que tendrán que ser analizados con detalle en los próximos meses.

De izquierda a derecha, Xavier Vendrell, David Madí y Oriol Soler, tres de los principales detenidos este miércoles.
De izquierda a derecha, Xavier Vendrell, David Madí y Oriol Soler, tres de los principales detenidos este miércoles.

Aquella cita en Londres tuvo lugar solo unos días después de la fallida declaración unilateral de independencia, pero en las diligencias que instruye el Juzgado número 1 de Barcelona han aparecido otras muchas evidencias de que el entorno de Carles Puigdemont habría seguido realizando gestiones para conseguir el apoyo de Moscú. Una de las pistas sale de una conversación grabada por Víctor Terradellas, antiguo responsable de Relaciones Internacionales de Convergència Democràtica de Catalunya y epicentro de la supuesta red de desvío de fondos públicos al 'procés'. El audio está incorporado a la causa.

Su interlocutor en ese encuentro es David Madí, exsecretario de Comunicación de CiU y cercano a Artur Mas y Puigdemont. Durante la grabación, se escucha a ambos comentar que el actual líder de Junts per Catalunya tenía mucho interés en la puesta en marcha de una criptomoneda. Terradellas cuenta que va a desplazarse a Moscú en los próximos días para avanzar en ese asunto y que Puigdemont le ha pedido que le acompañe Xavier Vinyals, presidente de la Plataforma Proselecciones Catalanas, implicada igualmente en la triangulación de subvenciones públicas para financiar ilegalmente la causa independentista. Vinyals también fue detenido este miércoles.

Los investigadores infieren que el viaje del que habla Terradellas es uno de los tres que hizo a la capital rusa antes del 1-O para reunirse con el exdiputado oficialista Sergei Markov, muy cercano a Vladímir Putin, para conseguir el respaldo de Moscú a la ofensiva secesionista. Terradellas admite a Madí en la nueva grabación que Rusia estaba dispuesta a colaborar con los planes del Palau enviando incluso a 10.000 soldados a Cataluña para hacer efectiva la independencia. Pero el Kremlin habría exigido a cambio que una de las primeras cosas que debía hacer la nueva república era aprobar una ley que permitiera convertir su territorio en un oasis financiero para el desarrollo de criptomonedas.

Agentes de la Guardia Civil, durante los registros de este miércoles. (EFE)
Agentes de la Guardia Civil, durante los registros de este miércoles. (EFE)

El teórico objetivo de Rusia era que Cataluña se convirtiera en una Suiza virtual desde la que desplegar divisas digitales que hicieran tambalearse el orden económico actual. Por su parte, al independentismo le habría permitido escapar del control monetario de Madrid y financiar el presupuesto del nuevo país durante sus primeros meses de vida, señalan las diligencias de investigación.

Markov ya reconoció en 2019 que había participado en esos encuentros, aunque los resultados de estos fueron muy limitados. Según Terradellas, Puigdemont "se cagó encima" cuando le contó que Putin estaba dispuesto a enviar soldados a Cataluña, aunque el Centro Nacional de Inteligencia detectó en los días próximos a la consulta del 1-O la presencia en Barcelona de efectivos del GRU, el grupo de élite del espionaje militar ruso. Además, el expresidente catalán habría continuado maniobrando para consumar la creación de una criptomoneda catalana.

En concreto, las intervenciones telefónicas de la Guardia Civil apuntan a que Puigdemont habría encargado esa función a uno de sus asesores áulicos en Waterloo, el ingeniero industrial Jaume Cabaní, también investigado en esta causa. Los implicados lo definen como “un gran estructurador, gran cerebro y patriota de piedra picada”. Como adelantó este diario, desde 2018, había asumido el liderazgo de la infraestructura tecnológica y financiera desplegada por Puigdemont desde Bélgica para canalizar donaciones y transferencias irregulares que le permitan costear su estancia en ese país.

Carles Puigdemont, en una rueda de prensa de su Consell per la República. (EFE)
Carles Puigdemont, en una rueda de prensa de su Consell per la República. (EFE)

Cabaní fue administrador hasta el verano de 2019 de la fundación CATGlobal ASBL, una de las mercantiles sobre las que pivota el aparato de captación de fondos de Waterloo. Además, ha estado al frente de la filial belga de Òmnium Cultural, Òmnium Cultural Rights Europe ABSL, y habría encabezado la gestión del registro ciudadano del Consell per la República, una plataforma que aspira a mantener la unidad de acción del independentismo. A esos cometidos sumaría la gestión de una larga lista de cuentas bancarias y medios de pago digitales por los que circula el dinero que garantiza el funcionamiento de esas entidades. Sus movimientos incluyen precisamente varias operaciones con criptomonedas.

Una de las patas principales de Consell per la República es la página defensaexili.org, que ofrece la posibilidad de realizar aportaciones confidenciales para “dar apoyo a los exiliados a causa de la represión del Estado español con motivo del proceso de construcción de la república catalana”. Las donaciones se canalizan a través de un 'software' de la compañía estadounidense Stripe. Los investigadores del instituto armado detectaron en el curso de las pesquisas una llamada del banco BNP Paribas a Cabaní para pedirle explicaciones por un ingreso de 50.000 euros que había recibido desde Alemania. Según fuentes próximas al caso, el colaborador de Puigdemont alegó que ese dinero tenía su origen en supuestos negocios en otro país. El dinero procedía de la plataforma Stripe y teóricamente iba a ser destinado a una mercantil que había montado precisamente en Bélgica.

Concentración independentista en Waterloo, frente a la vivienda de Puigdemont. (EFE)
Concentración independentista en Waterloo, frente a la vivienda de Puigdemont. (EFE)

En total, Cabaní habría recibido a través de Stripe 136.062 euros, de los que 54.994 euros fueron finalmente transferidos a España bajo el concepto 'Avenue de l’Avocat 34 de Waterloo', la dirección del expresidente catalán en Bélgica. También dispone de cuentas en ING Bélgica, el banco 'online' alemán N26 y el también germano Deutsche Handelsbank. Y es cliente de Transferwise, una firma británica especializada en transferencias de cambio de divisas entre particulares que opera en algunos territorios con licencia bancaria.

Algunas de estas cuentas las gestiona a través de la sociedad Catalitza Oü, constituida por él mismo en agosto de 2019 en Estonia, uno de los países fetiche del mundo independentista, convertido en el ejemplo de una Administración pública completamente virtual. Puigdemont apuesta por esa vía para poner en marcha una república digital que no pueda ser desactivada por los tribunales españoles.

Además de Stripe, Cabaní también ha recibido en sus cuentas 16.993 euros procedentes de la plataforma de bitcoins Payward Ltd, uno de los sistemas más utilizados para ocultar el rastro de fondos de procedencia irregular. Su conexión con la cúpula del independentismo en el exterior viene acreditada por otros movimientos. Entre sus ingresos, figuran pagos de Òmnium Cultural y una donación de 1.500 euros de la exconsejera de Agricultura también fugada de la Justicia Meritxell Serret. Al mismo tiempo, desde sus cuentas salieron fondos para pagar los servicios de Paul Beckaert y Till Dunkell, los abogados del exjefe del Ejecutivo catalán en Bélgica.

El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona sitúa a Cabaní en el llamado estado mayor de Puigdemont, junto a Terradellas, Madí, Vinyals, el exdirigente de ERC Xavier Vendrell y el propio Oriol Soler. El acta de la reunión que mantuvo este último con Assange permitirá avanzar en las pesquisas sobre la rama rusa. No solo hubo encuentros secretos en Moscú. Como reveló El Confidencial en diciembre de 2017, Soler viajó a San Petersburgo el 5 de junio de ese año, en plena recta final del referéndum ilegal. Un año antes, también había visitado esa ciudad rusa. El verdadero motivo de esos desplazamientos no trascendió.

Vladimir Putin Carles Puigdemont Independencia de Cataluña Guardia Civil
El redactor recomienda