TRAS LA CONDENA DE 12 AÑOS

El jaque del Supremo a la mujer de Bárcenas y el viejo temor a una 'vendetta' del extesorero

La duda pasa por saber hasta qué punto sigue teniendo documentación sensible, y más cuando en distintos procedimientos ya ha lanzado ataques contra pesos pesados sin presentar pruebas

Foto: Rosalía Iglesias (d), mujer del extesorero del PP Luis Bárcenas, acompañada de su abogada (i). (EFE)
Rosalía Iglesias (d), mujer del extesorero del PP Luis Bárcenas, acompañada de su abogada (i). (EFE)

La frase se ha repetido una y otra vez a lo largo de la investigación de la Gürtel: si la Justicia mandaba a prisión a la mujer de Luis Bárcenas, Rosalía Iglesias, el extesorero del PP tiraría de la manta para implicar a pesos pesados del partido que se habían librado de pasar por los tribunales. Se sugirió en 2017, cuando la Fiscalía pidió 24 años de cárcel para ella por su papel en la trama. También en 2018, cuando la Audiencia Nacional la condenó a 15 años de cárcel como cooperadora del enriquecimiento ilícito del matrimonio. Y ahora que el Tribunal Supremo ha confirmado una pena de 12 años de prisión para ella, la historia se repite: con Iglesias a un paso de ingresar en la cárcel, el temor a una posible 'vendetta' del extesorero vuelve a estar a la orden del día.

La duda pasa por saber hasta qué punto Bárcenas sigue teniendo documentación suficiente como para poder llevarse por delante a miembros del PP, y más cuando en distintos procedimientos ya ha lanzado ataques contra destacados dirigentes, entre ellos María Dolores de Cospedal, sin presentar prueba alguna que sustente sus palabras. "No es factible conceder al testimonio de Luis Bárcenas la fiabilidad suficiente", concluyó en aquella ocasión el tribunal. Pese a ello, el temor en las filas del PP a que Bárcenas tire de la manta es innegable, y prueba de ello es la operación conocida como Kitchen, dispositivo que se puso en marcha desde el Ministerio del Interior en 2013 para robarle la documentación sensible que el extesorero tuviera en su poder.

Con su mujer a un paso de prisión, ese viejo temor a los secretos del extesorero se repite. Por mucho que en los últimos años haya tenido multitud de ocasiones para sacar a la luz nuevos documentos, Iglesias seguía peleando para que el Supremo anulara su sentencia, esperanza que terminó por venirse abajo este miércoles. El extesorero ve ahora cómo la situación de su familia se complica, y la Audiencia Nacional todavía tiene entre manos dos investigaciones en las que él se erige como el hombre clave: la de la operación Kitchen, que se enmarca en el caso Villarejo, y la que se basa en los papeles del propio Bárcenas, que se centra en investigar la caja B del partido. Si Bárcenas quiere vengarse, este es su momento, pero corre el riesgo de complicar su propia situación y no basta con simples palabras.

El Constitucional como última vía

A la espera de ver una posible reacción de Bárcenas, Iglesias ya tuvo que pasar por prisión tras la condena de 2018: entró en Soto del Real el 30 de mayo y salió un día después. Durante la noche que durmió en el módulo de ingresos, su hijo, Guillermo Bárcenas, logró reunir los 200.000 euros que le pedían como fianza después de convencer a 18 personas para que depositaran el dinero. Desde entonces, la mujer del extesorero se volcó en conseguir que el Tribunal Supremo anulara su condena, presentando un recurso en el que, una vez más, alegaba un absoluto desconocimiento respecto a las actividades delictivas de su marido y la fortuna que este ocultaba entre España y Suiza. El alto tribunal, sin embargo, ha echado por tierra sus argumentos en la sentencia de este lunes.

El fallo solo le deja ahora el Tribunal Constitucional, y todo apunta a que presentará un recurso de amparo, pero al tratarse de una condena firme, difícilmente podrá evitar el ingreso en prisión. En el caso de que opte por este camino, la mujer del extesorero alegará que se han vulnerado sus derechos fundamentales, argumento que ya incluyó en su recurso ante el Supremo: aseguró que la Audiencia Nacional se había saltado su "derecho de defensa" al considerar probada "una ignorancia deliberada" por su parte y, al mismo tiempo, "una supuesta colaboración activa" en los delitos de su marido. En cualquier caso, a la vista de los hechos que el Supremo le atribuye, resulta poco probable que el Constitucional vaya a suspender la ejecución de la sentencia.

La sentencia apunta a que la mujer del extesorero no solo ayudó "en la elaboración de tal documentación falsa relativa a operaciones inexistentes, sino también en su efectiva gestión de las cuentas bancarias abiertas a su nombre, en los ingresos mismos por ella verificados de esas cantidades de dinero que posteriormente se reflejaban en las declaraciones tributarias o en la operación relacionada con la compra de acciones de la entidad Libertad Digital para la apropiación de 149.600 euros de la caja B del PP, con cuyo importe emitió un cheque para la compra de un inmueble".

Por ello, el tribunal sostiene que la recurrente conocía el origen delictivo empleado en estas operaciones, así como la dinámica de ocultación y posterior afloramiento del dinero ilícitamente obtenido por su esposo, “dando paralelamente respuesta a cuantos alegatos defensivos fueron esgrimidos por la defensa, los cuales fueron descartados de forma motivada”. La defraudación atribuida a Rosalía Iglesias se articuló a través de una serie de artificios en los que fue fundamental su intervención y que son incompatibles con la ignorancia o el desconocimiento invocados por la acusada.

La sentencia argumenta además que la esposa de Luis Bárcenas “tenía pleno control y capacidad de gestión sobre las cuentas bancarias de su titularidad, suizas o españolas, a través de las que el matrimonio ocultó su patrimonio y lo hizo circular; y por otro, que incluso observó una conducta claramente activa en orden a cooperar en esta dinámica de defraudación, ocultación y posterior afloramiento del dinero ilícitamente obtenido por su esposo". Frente a los argumentos de Iglesias, la conclusión es clara: "Su participación, como hemos visto, no se limitó a plasmar su firma en cierta documentación”. A Iglesias ya solo le queda el Tribunal Constitucional para evitar un ingreso en prisión que su marido siempre trató de evitar.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios