Villarejo sabía nueve meses antes que la Policía le investigaba y le iba a detener
  1. España
LOS AUDIOS DEL CASO KITCHEN

Villarejo sabía nueve meses antes que la Policía le investigaba y le iba a detener

El comisario reveló a su colega García Castaño que "un amiguete" del CNI le había avisado de que la Fiscalía había iniciado una operación contra ellos y de que estaban buscando un juez que la respaldara

Foto: El comisario Villarejo en 'Salvados'.
El comisario Villarejo en 'Salvados'.

Los cabecillas de la supuesta trama policial investigada en el marco del caso Tándem, los comisarios José Manuel Villarejo y Enrique García Castaño —alias 'el Gordo'—, sabían nueve meses antes de que les detuvieran que Asuntos Internos había iniciado una operación contra ellos con el fin de arrestarles y ponerles a disposición judicial. Así se lo reveló el propio Villarejo a su colega en una conversación privada que el primero grabó y que forma parte hoy de los audios que analizan en la Audiencia Nacional los investigadores del caso Kitchen, pieza separada de Tándem que se centra en rastrear la presunta operación de espionaje al extesorero del PP Luis Bárcenas organizada por ambos policías en connivencia con la cúpula del Ministerio del Interior dirigido por Jorge Fernández Díaz.

La conversación tuvo lugar en una cafetería el 17 de febrero de 2017, casi nueve meses antes de que Villarejo fuera detenido por orden de la Audiencia Nacional dentro de caso Tándem y un año y medio antes de que corriera la misma suerte el Gordo. El primero fue arrestado el 3 de noviembre de 2017. El segundo, el 11 de julio de 2018. En la charla, en concreto, Villarejo le revela a su interlocutor la información que le ha llegado a través de un informante. "Tengo un amiguete en el CNI muy tronco que me ha dicho... que ya me ha dicho que nos han abierto un caso ya formal, y que el juez ha autorizado intervención telefónica para hacer lo de la seguridad del Estado; así es que ya estamos... Hasta ahora, no había y tal, pero ahora quieren montar... Y están pensando a ver si encuentran algún juez o algo así para registros y para tal", cuenta el comisario a su colega, en ese momento aún jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo de la Policía Nacional, responsable por lo tanto de gestionar los equipos tecnológicos antiterroristas, quien se queda estupefacto ante la revelación. "Es acojonante, macho", responde.

Foto: Imagen: LaSexta.
Villarejo: "El USB puede ser problemático para el Rey, hay que buscar cómo taparlo"
Roberto R. Ballesteros Pablo Gabilondo Vídeo: Patricia Seijas

Villarejo asegura entonces que él confía en quien por aquella época ejercía como fiscal general del Estado, José Manuel Maza, posteriormente fallecido, porque a su entender era un "hombre honorable" que "no se va a casar con nadie". Acto seguido, el comisario le aconseja a García Castaño que tome precauciones, como lo está haciendo él. "Yo, hace ya tiempo, cogí con un notario y (...) las cosas así delicadas las tengo emboscadas, y digo, en caso de muerte o en caso de que yo avise (...) tengo obviamente unas copias de seguridad en el extranjero, tengo de cosas, digamos sensibles, fuera y tal", le explica Villarejo, que asegura en ese momento tener en su poder "mucha información del cocinero, mucha, mucha".

Se refería entonces Villarejo a la pieza clave de la operación Kitchen, Sergio Ríos, un vigilante de seguridad que ejercía como escolta y conductor de Luis Bárcenas, en primer lugar, y de su mujer, Rosalía Iglesias, una vez que el extesorero ingresó en prisión. Ríos había sido captado por Villarejo y García Castaño para pasar información sobre los movimientos de Bárcenas con el fin de detectar la documentación comprometedora para el entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que el ex responsable de las cuentas del PP se supone que tenía en su poder. Según Ríos, sin embargo, el operativo policial que le estaba utilizando le había transmitido que estaba tratando de localizar los más de 80 millones que teóricamente se había llevado el extesorero.

Foto: Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre, en una foto de archivo. (EFE)

La apertura de una investigación contra los dos interlocutores, que según Villarejo conllevaba la interceptación de las comunicaciones por parte de los responsables de las pesquisas, provocó en ambos una inmediata preocupación por la seguridad de sus dispositivos electrónicos. "Yo estoy cambiando cada 15 días de canutos, eh estoy, obviamente, como has visto, hablando solamente por WhatsApp, que por lo menos tiene cierta dificultad, ¿no?", le comentó Villarejo a su colega. "Hombre, si te infectan, te lo oyen, si te infectan el teléfono", responde el Gordo, que deja de este modo un poco descolocado a su compañero. "¿Es tan fácil infectar, macho...?", cuestiona Villarejo, que quiere saber si es necesario que el 'hacker' te quite el teléfono para ello o podría hacerlo de lejos.

"No, eso te lo pueden hacer a distancia, pero es un programa que solamente tienen en el mundo cuatro o cinco servicios", responde el encargado de los equipos tecnológicos de la Policía, en referencia a "los rusos", "los israelitas" y la CIA. "¿Y estos mierdas lo tienen?", preguntó Villarejo, posiblemente en referencia a Asuntos Internos. "Sí, compraron hace un montón", resolvió García Castaño, que recibió entonces la indiferencia de su socio. "Yo, a mí me toca la polla. Yo cuando hablo con Paco [en alusión al secretario de Estado de Seguridad de la época, Francisco Martínez], con tal, o con la Cospe [María Dolores de Cospedal, entonces secretaria general del PP] o con tal, vamos, hablo, hablo a calzón 'quitao", aseguró.

Foto: El juez cita como investigado a Fernández Díaz en kitchen

Villarejo ingresó en la cárcel el mismo día de su detención y aún se encuentra encerrado en régimen preventivo, a pesar de que va camino de acumular tres años en esta situación entre rejas. García Castaño, por su parte, se encuentra en libertad provisional. El operativo para hacerse con la documentación que obraba en poder de Bárcenas, según indican los investigadores en el sumario del caso Kitchen, surtió efecto a pesar de las medidas de prudencia que tomó el extesorero, quien incluso portaba siempre consigo un inhibidor de frecuencias con el fin de que no pudieran interceptarle las comunicaciones.

Así lo puso de manifiesto también en diciembre de 2018 el periódico 'El Mundo', que contó que entre la documentación intervenida por los investigadores del caso Tándem en el domicilio de Villarejo, había una copia de las comunicaciones que mantuvieron Bárcenas y Rajoy entre 2012 y 2013, en las que, entre otras cosas, el presidente del PP le mostraba su apoyo al extesorero tras la información que había aparecido en prensa sobre la fortuna de este último en Suiza. Los policías de la trama se hicieron con esta documentación, en concreto, cuando fue trasladada de un sitio a otro para evitar que fuera descubierta. Las comunicaciones entre Bárcenas y Rajoy fueron a través de dos números distintos.

Comisario Villarejo Policía Nacional CNI Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Luis Bárcenas Partido Popular (PP) Audiencia Nacional Espionaje Jorge Fernández Díaz Rosalía Iglesias María Dolores de Cospedal Ministerio del Interior
El redactor recomienda