PRESUPUESTOS Y GOBERNABILIDAD

Sánchez priorizará el bloque de investidura por el peso de Cs y el programa de gobierno

Se trata de un consenso entre los dos socios del Ejecutivo y que fuentes parlamentarias de ambos grupos justifican porque el programa de gobierno no podría salir adelante de la mano de Cs

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una reunión con el portavoz de ERC, Gabriel Rufián (i), en el Palacio en la Moncloa. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una reunión con el portavoz de ERC, Gabriel Rufián (i), en el Palacio en la Moncloa. (EFE)

La aritmética parlamentaria y la vocación progresista del programa de coalición han llevado al Gobierno a decidirse por apostar la gobernabilidad de esta legislatura en el bloque de la investidura. Los partidos que facilitaron a Pedro Sánchez la presidencia seguirán siendo socios prioritarios de cara a unos Presupuestos que marcarán el resto de la legislatura, aunque sin cerrar otras puertas, como la de Ciudadanos, para mantener el abanico abierto. Se trata de un consenso entre los dos socios del Ejecutivo y que fuentes parlamentarias de ambos grupos lo justifican porque una buena parte del programa de gobierno no podría salir adelante en el Congreso de la mano de Ciudadanos.

No solo por las divergencias ideológicas con la formación naranja, que se opondría a los proyectos marcados en la hoja de ruta del Ejecutivo, sino también por el peso del grupo de Inés Arrimadas. Sus 10 escaños seguirían dejando al Gobierno lejos de la mayoría necesaria para sacar adelante votaciones en el Congreso, incluso sumando al PNV a esta suerte de geometría variable. Los nacionalistas vascos, actores fundamentales para la gobernabilidad, también presionan para que el Gobierno priorice a sus socios de investidura.

El Ejecutivo se muestra así dispuesto a enganchar su locomotora a los vagones de la investidura, como siempre reclamó el vicepresidente segundo y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, quien ha maniobrado dentro y fuera del Ejecutivo para evitar un intercambio por el bloque de la alarma, con Cs y el concurso de los nacionalistas vascos. Primero, echando un pulso al ala del Ejecutivo más favorable a Ciudadanos, hasta lograr pactar con Sánchez que los morados estarían en la mesa de negociaciones de los Presupuestos con otros grupos y que los apoyos comenzarían a buscarse entre aquellos que facilitaron la investidura con su voto a favor o con su abstención. Segundo, tomando la iniciativa a través de encuentros públicos con ERC y Bildu para darles carta de naturaleza como socios preferentes frente a Cs y escenificar su hoja de ruta. Además de fijar interlocutores para ir aterrizando números sobre los Presupuestos.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, daba cuenta de esta hoja de ruta durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros celebrado ayer. "El Gobierno hablará con todos los grupos, muy especialmente con los que hicieron posible la investidura del señor Sánchez", aseguraba quien lleva el peso de las negociaciones para los Presupuestos. Lo hacía después de expresar que ERC había trasladado su "disposición para acordar los Presupuestos para el año 2021". Repreguntada sobre este énfasis en los partidos que facilitaron la investidura, Montero matizaba que ello no suponía excluir a ningún grupo, aunque reconociendo que estas formaciones "comparten un proyecto de país" y "el carácter progresista que tiene este Gobierno".

María Jesús Montero: "El Gobierno hablará con todos los grupos, muy especialmente con los que hicieron posible la investidura del señor Sánchez"

Este acento 'progresista' y la apuesta por la vía del diálogo para desinflamar el conflicto catalán son algunos de los factores que hacen desconfiar de JxCAT para sacar adelante los Presupuestos. Los posconvergentes no apoyaron la investidura y aunque ahora han trasladado su disposición a negociar las cuentas, fuentes del grupo socialista dudan de la posibilidad de que acaben dando su apoyo.

El giro de JxCAT, de hecho, se produjo en medio de la ruptura dentro del espacio posconvergente, que ha dividido a los partidarios de Carles Puigdemont y a la actual dirección del PDeCAT, dejando a los cuatro diputados de esta formación en el Congreso con las manos abiertas para negociar los Presupuestos. Una forma de marcar perfil propio que ha arrastrado a todo el grupo para evitar la ruptura mientras negocian un acuerdo para compartir listas en las elecciones catalanas, que previsiblemente se celebrarán en la primera quincena de febrero.

La determinación por asentar la gobernabilidad en lo que desde Unidas Podemos consideran como "la única alternativa progresista", coincide con la sucesión de guiños hacia ERC durante los últimos días, como el anuncio de la tramitación de los indultos a los presos del 'procés' y la reforma en el Código Penal del delito de sedición. A todo ello hay que sumar la disposición del presidente, Pedro Sánchez, a celebrar cuanto antes una segunda reunión de la mesa de diálogo entre Gobierno y Govern. Tanto esta disposición a convocar la mesa de diálogo como el anuncio de la tramitación de los indultos facilitan a ERC el apoyo a los Presupuestos. Se les despeja a los republicanos la presión que por ello generarían desde JxCAT en la antesala de unas elecciones catalanas.

En este contexto, las negociaciones con los minoritarios también prosiguen, desde Compromís, Nueva Canarias o Más País hasta BNG y Teruel Existe. La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, es quien más contacto ha tenido con ellos para negociar los Presupuestos, pero también el ministro de Transportes José Luis Ábalos, se ha reunido con ellos para concretar cómo materializar algunos de los principales compromisos firmados en los respectivos acuerdos de investidura relacionados con distintas infraestructuras. Todos ellos quieren que los Presupuestos reflejen partidas claras destinadas a las infraestructuras que consideran prioritarias. Así, si para Teruel Existe los compromisos en iniciativas contra la despoblación y el respaldo a la España vaciada son clave en su apoyo a los PGE, la liberalización del peaje de la AP-9 es una de las principales prioridades para el BNG.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios