EL BLOQUE DE INVESTIDURA TOMA LA INICIATIVA

Sánchez delega en Iglesias la negociación de Presupuestos con ERC y Bildu y presiona a Cs

Esta ronda de contactos adquiere un fuerte simbolismo tanto por el protagonismo de Iglesias en las negociaciones como porque se rehabilita el bloque de la moción como socio prioritario

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias (d), durante el último pleno del Senado. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias (d), durante el último pleno del Senado. (EFE)

El Gobierno negocia los Presupuestos a varias bandas, abriendo el abanico de opciones a fuerzas que se dicen incompatibles entre sí, como Ciudadanos y ERC. En este contexto, las distintas sensibilidades internas dentro de la coalición toman posiciones para arrancar el apoyo de las fuerzas por las que muestran una mayor preferencia.

El debate sobre el qué —los contenidos— va asociado al quién —los grupos que apoyen el proyecto—, y estos Presupuestos marcarán las líneas maestras del Gobierno para el resto de la legislatura. Una legislatura en la que el Gobierno iría de la mano del bloque de la investidura o del bloque de la alarma. El vicepresidente segundo y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha dejado claras sus preferencias por el bloque de la investidura, al considerarlo la única "alternativa progresista", y ahora toma la iniciativa reuniéndose con ERC y Bildu en la sede de la Vicepresidencia Segunda de Derechos Sociales y Agenda 2030 para salir a su rescate.

Sánchez delega en Iglesias la negociación de Presupuestos con ERC y Bildu y presiona a Cs

Iglesias pasa así de las palabras a los hechos en la competición por intentar hacer valer su criterio, después de que Moncloa abriese una primera ronda de contactos en la que Ciudadanos apareció como potencial socio preferente, intercambiándose papales con ERC. Lo hace, sin embargo, con el beneplácito del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien parece promover una suerte de competición virtuosa dentro de su propio gabinete, pues a la postre aumenta las opciones de que las cuentas salgan adelante, bien con unos, bien con otros.

Sin perder el tiempo, Iglesias cerró en apenas unas horas su ronda de contactos para este miércoles con el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, y los de Bildu, Mertxe Aizpurua y Oskar Matute. Al margen de los resultados de las conversaciones, estas reuniones adquieren un fuerte simbolismo, porque los grupos que formaron parte del bloque que facilitó la investidura a Pedro Sánchez vuelven a adquirir protagonismo como socios potenciales del Gobierno para sacar adelante los Presupuestos. Todo ello, después de que quedaran en un plano más secundario ante la disposición negociadora de Ciudadanos.

El vicepresidente, Pablo Iglesias, ya había acordado con el presidente, Pedro Sánchez, tomar protagonismo en estas conversaciones, primero acordando cerrar un borrador conjunto entre los socios de gobierno como base para negociar con el resto de grupos, y después garantizando la presencia de Unidas Podemos junto al PSOE en la ronda de negociaciones formales. Gestos que obligan a Ciudadanos a moverse en una u otra dirección, mientras que el hecho de delegar en Iglesias estas negociaciones deja a Sánchez protegido para seguir tendiendo la mano a la formación liderada por Inés Arrimadas.

"En este Gobierno, ningún vicepresidente ni ningún ministro actúa por su cuenta y todos tienen iniciativa", aseguraba de forma un tanto ambigua la ministra portavoz y responsable de Hacienda, María Jesús Montero, preguntada este martes tras el Consejo de Ministros por las reuniones de Iglesias con ERC y Bildu. A ello añadía, en línea con las pretensiones de una competición virtuosa, que "cada uno aportamos nuestro granito de arena para el objetivo que perseguimos, que es tener unas cuentas públicas". El mensaje que trasladan de forma unánime los miembros del Gobierno es que "habrá Presupuestos sí o sí", ya sea con ERC o con Ciudadanos, y el reparto de papeles que hoy estrena Iglesias empujaría en esta dirección.

La escenificación de las negociaciones de Iglesias con ERC y Bildu sube la presión sobre Ciudadanos, al tiempo que devalúa el precio de los acuerdos al no apostarlo todo a una carta. Desde Unidas Podemos, reconocen que esta ronda de contactos será una toma de contacto para la negociación de los Presupuestos, puesto que hasta que no se cierre el borrador que preparan PSOE y Unidas Podemos no se producirán negociaciones formales. La intención, según añaden estas mismas fuentes, es calibrar qué grupos se deben "priorizar" de cara a la búsqueda de apoyos para las cuentas.

Un mensaje tanto de puertas hacia afuera como hacia dentro, ya que las preferencias de los morados sobre a quién priorizar en las negociaciones presupuestarias son conocidas. De hecho, Iglesias ya planteó que se empezase a negociar primero entre quienes dieron su sí a la investidura, para continuar con los que la facilitaron con su abstención y finalmente seguir por aquellos grupos que la rechazaron, entre los que se incluiría Ciudadanos.

Durante la pasada semana, Sánchez ya trató de contemporizar con ERC, e incluso con los diputados del PDeCAT escindidos del nuevo proyecto liderado por Carles Puigdemont, en detrimento de Ciudadanos. Se pasó de priorizar a Cs para los Presupuestos —"quien mejor ha entendido la situación", según se explicaba después de la primera ronda de contactos— a intensificar los guiños hacia los republicanos para nivelar la balanza. "Ciudadanos eligió el pasado 26 de mayo. El PSOE ganó en Madrid, Andalucía, Murcia y Castilla y León, pero gobierna el PP con Ciudadanos y la ultraderecha. Ciudadanos no se ha salido de la foto de Colón", respondió Sánchez en la última sesión de control a una pregunta de Gabriel Rufián.

A estos guiños hay que sumar el compromiso para la convocatoria de la mesa de diálogo entre Gobierno y Govern, junto al de la reforma del delito de sedición en el Código Penal por el que se condenó a los presos del 'procés'. Es más, la reforma del delito de sedición no estaba prevista para este tramo de la legislatura y ni siquiera constaba en el borrador del Plan Anual Normativo del Gobierno, donde se incluyó a última hora con el objetivo de cumplir este compromiso antes de que finalice el año.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios