PROPUESTA DE LOS 'COMUNS' A JUSTICIA

UP negocia con el PSOE que la reforma de la sedición facilite la vuelta de Puigdemont

El borrador que los 'comuns' han puesto sobre la mesa del Gobierno también busca una salida para quienes huyeron de la Justicia. Fuentes del PSOE reducen la influencia que puedan ejercer

Foto: El presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos y portavoz de los 'comuns' en el Congreso, Jaume Asens, durante su intervención en un pleno. (EFE)
El presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos y portavoz de los 'comuns' en el Congreso, Jaume Asens, durante su intervención en un pleno. (EFE)
Adelantado en

Jaume Asens es el hombre puente de Pablo Iglesias con ERC y JxCAT, y su negociador con el PSOE para empujar la estrategia del partido respecto a la desjudicialización del conflicto catalán y la profundización de la vía del diálogo. La propuesta del líder de los 'comuns' en el Congreso y presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos, antes incluso de pactar la coalición de gobierno, siempre pasó por la reforma de los delitos de sedición y rebelión en el Código Penal, así como por conceder indultos a los presos del 'procés'. No en vano, Asens estaba al tanto junto a Pablo Iglesias de que Juan Carlos Campo iba a anunciar en la sesión de control al Gobierno del pasado miércoles que la medida de gracia se comenzaría a tramitar la próxima semana. La noche antes lo consensuó con el ministro, según confirman desde su entorno. En el borrador de propuesta que han puesto encima de la mesa del máximo responsable de Justicia, a la espera de llegar a un acuerdo, se busca facilitar tanto la puesta en libertad de los presos como la vuelta de Carles Puigdemont.

La intención de los 'comuns' pasa así por combinar la reforma de los delitos de sedición y rebelión junto a los indultos "para abarcar todo el abanico". Esto es, tanto los presos como aquellos sobre los que pesa orden de detención en España, entre los que se encuentran, además del 'expresident' Puigdemont, los 'excosellers' Antoni Comín, Lluís Puig y Meritxell Serret, Clara Ponsatí o la secretaria general de ERC, Marta Rovira. Los delitos de malversación quedarían en otro plano, menos en el caso de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, al tratarse de dirigentes de organizaciones sociales y no tener cargos institucionales durante el 1-O. Fuentes del grupo socialista reducen la influencia que puedan ejercer los 'comuns' en estas reformas, y les restan protagonismo también respecto al anuncio de la tramitación de los indultos.

A la espera de negociar la propuesta, los 'comuns' son optimistas sobre la voluntad de los socialistas de buscar soluciones a la situación en Cataluña y de concretar su borrador. Aunque la relación entre Asens y Campo es mejorable, la comunicación es fluida. La reforma que proponen se fija por una parte en la reducción de penas y por otra en una reformulación del redactado para adaptarlo al marco legal europeo y a las nuevas realidades. Todo ello después de que los 'comuns' renunciasen a su idea de suprimir directamente el delito de sedición para buscar un punto de encuentro con el PSOE.

Además de los delitos de sedición y rebelión, desde el grupo confederal proponen incluir en el mismo paquete la modificación del artículo 315, sobre los piquetes en las huelgas. Concretamente, hace referencia a que "quienes actuando en grupo o individualmente, pero de acuerdo con otros, coaccionen a otras personas a iniciar o continuar una huelga, serán castigados con la pena de prisión de un año y nueve meses hasta tres años o con la pena de multa de 18 meses a 24 meses". Consideran que se "criminaliza" el derecho a huelga, y además entienden que sumaría más adhesiones a la reforma, principalmente entre el mundo sindical, aunque abonan los apoyos necesarios para esta modificación del Código Penal al bloque de la investidura.

UP negocia con el PSOE que la reforma de la sedición facilite la vuelta de Puigdemont

De forma paralela, también se está poniendo el foco en el calendario. Los plazos necesarios para aplicar retroactivamente la reforma del Código Penal a los presos, que también debería ser interpretada por el juez Manuel Marchena, y los plazos hasta la hipotética concesión de un indulto. En esto difieren PSOE y la confluencia catalana de Unidas Podemos, puesto que los primeros entienden que el proceso para el indulto podría demorarse más que la reforma del Código Penal, al revés que los 'comuns'. Estos últimos calculan que la medida de gracia podría concederse en un plazo de entre tres y seis meses, mientras que Justicia aclaró tras el anuncio de Campo que la tramitación completa se alargaría más de seis meses.

En la importancia que se concede a los plazos pesan más las elecciones en Cataluña que la negociación para los Presupuestos, puesto que las medidas anunciadas por Campo se han interpretado como un guiño a ERC pero también a JxCAT, después de que los posconvergentes trasladasen su disposición a sentarse en la mesa para negociar las cuentas del próximo año. El relato de la "represión" que enarbolan desde las formaciones independentistas quedaría neutralizado si se encarrila la campaña electoral con los presos en libertad o al menos en régimen de semilibertad, en función de concretarse hasta qué punto se suavizan las condenas en el redactado de la reforma. Eso sí, existe el convencimiento desde el sector morado de que los guiños que se han sucedido en los últimos días muestran una intención de acelerar los plazos.

Este será al menos el propósito de los morados y por lo que empujará Asens. Este ya fue elegido cabeza de lista de los 'comuns' para las generales con el mandato de "trabajar para construir puentes de diálogo y alianzas con el resto de la izquierda y las fuerzas del cambio del Estado", sin renunciar tampoco a la puesta en libertad de los "presos políticos" y a un referéndum pactado. Su perfil soberanista y el hecho de que posiblemente sea el miembro de En Comú Podem con mayor capacidad para interlocutar con el archipiélago independentista lo convirtieron en el hombre puente con ERC y JxCAT para ayudar a desbloquear la investidura.

Su elección como presidente del grupo parlamentario supuso un refuerzo a esta estrategia y una declaración de intenciones sobre la mano tendida a la izquierda independentista catalana para buscar entendimientos en cuestiones sociales, acercar posturas de cara a sacar adelante los Presupuestos, desjudicializar el conflicto territorial y centrarse en el diálogo para buscar salidas negociadas. En la mediación de Iglesias con los partidos independentistas de cara a la moción de censura y en las fracasadas conversaciones para los Presupuestos, Asens ya jugó un importante papel de enlace. Ahora, su objetivo se centra en empujar y acelerar la reforma del Código Penal y los indultos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios