El trámite de las cuentas para 2021

El Gobierno ultima unos Presupuestos con vocación de acuerdo de legislatura

Los fondos europeos garantizan que no habrá recortes, quedarán flecos para el debate parlamentario y el Ejecutivo negocia en paralelo otras leyes para asegurar la estabilidad

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen, esta semana en Bruselas. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen, esta semana en Bruselas. (EFE)
Adelantado en

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, están a punto de cerrar el acuerdo sobre los Presupuestos Generales del Estado. Les quedan detalles que afectan a algunos ministerios, como el de Trabajo que está pendiente aún de decisiones y acuerdos en la mesa de diálogo social.

En los primeros días de octubre, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su vicepresidente, Pablo Iglesias, firmarán el acuerdo base de los Presupuestos. Y salvo cambio de idea, será a finales de la próxima semana o principios de la otra, con un acto muy similar al que celebraron el 11 de octubre de 2018 cuando firmaron en la Moncloa un acuerdo para unos Presupuestos que nunca llegaron siquiera a aprobarse.

En este caso, el acuerdo se firmará como parte de un Gobierno de coalición que, a su vez, ha desplegado todas las "ventanillas" posibles para negociar con los grupos el acuerdo de Presupuestos, pero con pretensiones de algo parecido a un acuerdo de legislatura. Por eso, una vez constatada la disposición de PNV, ERC, Ciudadanos, Bildu, Más País, Compromís, BNG, Teruel Existe y otros para negociar los Presupuestos, los contactos del último mes incluyen también compromisos sobre otras normas futuras.

Por ejemplo, sobre la Ley de Memoria Histórica que patrocina Carmen Calvo, la de Libertad Sexual que se rescata de los órganos consultivos para incluir la ampliación de la persecución del proxenetismo y hasta la reforma del Código Penal. Es decir, oxígeno para avanzar en la legislatura, lo cual tiene como primer efecto político que la estrategia de Pablo Casado, basada en esperar un inminente fin del Gobierno de coalición, puede volver a desvanecerse.

Primero pensó el líder del PP que la gestión de la pandemia aceleraría ese final y luego vio esa opción con los Presupuestos y con supuestos recortes que alegaran a los de Iglesias, pero esos recortes no llegarán. Su análisis previo al diseño de su estrategia puede volver a fallar.

El Gobierno explica que los fondos europeos permiten que, pese al desastre, no haya recortes en estos Presupuestos, aunque aún le quedan batallas con Bruselas sobre la condicionalidad de esos fondos que se prolongará durante meses.

Los fondos llegarán hacia mayo, aunque es posible que haya anticipos en 2021 de unos 5.000 millones

Según el cronograma del Gobierno, los fondos llegarán hacia mayo, aunque es posible que haya anticipos en 2021 de unos 5.000 millones. En todo caso, dado que será cada uno de los ministerios quien distribuya esos fondos para proyectos basados en digitalización y economía verde, es necesario que se incluyan en el proyecto de cuentas, aunque no se hagan efectivos hasta mediados de 2021. La expectativa de esos fondos será ya una inyección de ingresos en el proyecto de Presupuestos.

La Moncloa creará una Unidad de Seguimiento, dependiente del propio Pedro Sánchez y su Gabinete en la Moncloa, además de la coordinación de Hacienda con las comunidades autónomas. Esa unidad no gestionará los proyectos concretos, porque esa labor corresponderá a cada ministerio.

El Gobierno espera presentar a Bruselas el borrador del Plan Nacional antes del 15 de octubre, para que se someta a examen y se presente el definitivo en enero, en un trámite largo que incluye la ratificación en cada Estado.

La batalla que da Sánchez en Bruselas y que expuso esta semana al comisario de Economía, Paolo Gentiloni; la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen; y el presidente del Parlamento, David Sassoli, se refiere a la cuantía del anticipo, los plazos y, sobre todo, la condicionalidad.

Los llamados "hitos y objetivos", según el lenguaje europeo, son precisamente las condiciones para recibir esas ayudas y el Gobierno quiere que se traduzcan en reformas encaminadas a digitalización o lucha contra el cambio climático, pero no en cambios legales como el de las pensiones o la reforma laboral.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, visita el Parlamento Europeo en Bruselas. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, visita el Parlamento Europeo en Bruselas. (EFE)

En paralelo, el Gobierno intenta al límite que este mismo martes se apruebe el llamado techo de gasto, para someterlo a votación en el Congreso cuanto antes, si fuera posible el mismo jueves. No es fácil que dé tiempo y todo parece indicar que irá para el martes 6 de octubre, casi con el proyecto de Presupuestos.

El Gobierno considera que, en principio, el compromiso de más de seis partidos para negociar los Presupuestos garantiza el primer trámite, el del debate de totalidad, aunque tenga que dejar para la negociación parlamentaria en Congreso y Senado, vía enmiendas algunos detalles que se pacten con cada uno de ellos.

El sentido de esa votación es, precisamente, facilitar que pueda negociarse, aunque no se comparta al cien por cien y, por eso, el Gobierno cree posible tener los votos de la investidura, más Ciudadanos, aunque le basta mayoría simple.

¿Otras dificultades? Que haya 22 ministerios con muchos más altos cargos que deben comparecer en la Comisión de Presupuestos

Además, lo que se somete a votación son las enmiendas de totalidad y devolución que presentarán con seguridad PP y Vox y todo parece indicar que el resto de partidos no querrán coincidir con ellos en el sentido del voto. A partir de ahí, se iniciaría a finales de octubre la tramitación que difícilmente acabará antes de final de año, aunque el PSOE va a intentar agilizar los plazos.

Hay dificultades para cumplir esos plazos, como que haya 22 ministerios con muchos más altos cargos que deben comparecer en la Comisión de Presupuestos. Y el Presupuesto debe ir luego al Senado.

Para facilitar el trámite, el PSOE ha pedido a sus socios de Unidas Podemos que hagan ahora todas las peticiones y eviten presentar enmiendas de cada circunscripción durante el trámite, para no descuadrarlo y porque de cada una debe haber pronunciamiento del Gobierno. Hacienda prevé tutelar el trámite parlamentario, que exigirá aún mucha negociación con todos los grupos con los que se prevé pactar.

Por el momento, el Gobierno se esfuerza ahora en blindar políticamente la relación con ERC y Bildu por un lado y con Ciudadanos por otro. La idea es llegar al final del trámite parlamentario, hacia diciembre, con las dos opciones abiertas.

Eso supone explicar en privado a los interlocutores de Ciudadanos lo que quiso decir el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo —sobre el inicio del trámite de los indultos— a ERC cuando les expresó que ellos son los socios preferentes, y a Bildu que están en contra de la política de dispersión de presos de ETA. En todo caso, esa variedad consigue "abaratar" el pacto, porque ninguno es la "última Coca-Cola del desierto".

Iglesias va sacando adelante su idea de pacto con los partidos de la investidura. Ciudadanos tendrá que decidir hasta dónde esta aceptará

A día de hoy, Iglesias y los suyos van sacando adelante su idea de pacto con los partidos que facilitaron la investidura, sin desviar el camino hacia los 10 diputados que lidera Inés Arrimadas. Previsiblemente, tarde o temprano, Ciudadanos tendrá que decidir hasta dónde está dispuesto a aceptar.

El circo de tres pistas tiene dificultades como la de tramitar en paralelo a los Presupuestos la reforma del Código Penal o salvar la petición de los independentistas sobre una ley de amnistía, algo que el Gobierno ve claramente imposible por inconstitucional.

Y, por el momento, Gobierno y PSOE ven como una leyenda urbana la posibilidad de que cuatro diputados del PdeCAT apoyen los Presupuestos. No tienen constancia directa y sospechan que puede ser un movimiento más relacionado con los equilibrios del entorno de Carles Puigdemont y la elaboración futura de sus listas electorales.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios