ELECCIONES EN GALICIA Y PAÍS VASCO

Podemos se desploma pese a sus ministerios: sin escaño en Galicia, irrelevante en Euskadi

Los candidatos que encararon el 12-J con un mayor índice de desconocimiento, sin experiencia en política autonómica y compitiendo con escisiones, no han capitalizado la presencia en el Gobierno

Foto: El vicepresidente segundo y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, junto a la candidata de Elkarrekin Podemos-IU, Miren Gorrotxategi, durante el último día de campaña. (EFE)
El vicepresidente segundo y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, junto a la candidata de Elkarrekin Podemos-IU, Miren Gorrotxategi, durante el último día de campaña. (EFE)

Unidas Podemos ha sido la principal derrotada en esta jornada electoral en Galicia y País Vasco, la primera cita con las urnas desde que la formación liderada por Pablo Iglesias entró en el Gobierno de coalición. En Galicia, se quedan fuera del parlamento gallego al no lograr superar el umbral del 5% para obtener representación, pasando así de los 14 escaños que obtuvo en 2016 bajo el paraguas de En Marea a quedarse con el contador a cero este domingo. De segunda fuerza en apoyos a desaparecer de la cámara gallega, pese estar gobernando en el Ejecutivo de coalición y contar en campaña con el apoyo de la diputada gallega Yolanda Díaz que ha puesto en valor las medidas arrancadas por la formación para el denominado "escudo social", como el ingreso mínimo vital. En una legislatura marcada por las disputas internas y las escisiones dentro de la confluencia En Marea, la marca paraguas liderada por los morados, Galicia en Común, se ha diluido en beneficio del BNG, que liderará la oposición al pasar de seis a 19 escaños.

El candidato de Galicia en Común, Antón Gómez-Reino, ha calificado los resultados de "inesperados" y ha asumido que "no son buenos para nuestro país", al no poder sumar una alternativa a Feijóo junto a soberanistas y socialistas, y que suponen "un fracaso para nuestro espacio". Un fracaso que dijo asumir en "primera persona" tras enfatizar en que se trata de unos resultados "malos, muy malos", por lo que desde mañana iniciarán "una reflexión profunda". Pocos minutos después, el líder de Unidas Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha hecho también una contundente autocrítica a través de las redes sociales: "Nuestro espacio político ha sufrido hoy una derrota sin paliativos. Perdemos buena parte de nuestra representación en el Parlamento Vasco y quedamos fuera del Parlamento de Galicia. Nos toca hacer una profunda autocrítica y aprender de los errores que sin duda hemos cometido".

En País Vasco, el descenso de apoyos también es notorio. Elkarrekin Podemos cede la tercera plaza al PSE y pierde casi la mitad de sus escaños, pasando de los once de 2016 a los seis en este 12-J, situándose solo por encima de Vox, que irrumpe con un representante. Con todo, en este territorio suma con socialistas y abertzales, el objetivo en el que centró la campaña a la formación morada, aunque la candidata del PSE Idoia Mendia ya había rechazado esta fórmula para reeditar su coalición de Gobierno con Iñigo Urkullu.

Desde Unidas Podemos trasladaban ya antes de la apertura de las urnas el mensaje de que se vota diferente en generales y autonómicas, sin embargo, este 12-J ha puesto de relieve que no capitalizan su presencia en el Gobierno de coalición, mientras que el PSE sí lo hace de forma moderada al sumar un escaño más en País Vasco (10) y otro en Galicia (15 escaños), tras estar disputándose durante toda la noche el último escaño por Pontevedra con el PP. El principal beneficiario del acusado descenso de Elkarrekin Podemos es Bildu, que mejora en tres escaños hasta alcanzar los 21. En las elecciones generales del pasado mes de noviembre, la candidatura lidera por Iglesias obtuvo un 12,66% en Galicia, mientras que los cosechados por Galicia en Común se han quedado a menos del 4%. En las generales de noviembre en País Vasco, la candidatura de Unidas Podemos obtuvo un 15,41%, siete puntos y medio más de los que ha sacado en las vascas Elkarrekin Podemos.

Podemos se desploma pese a sus ministerios: sin escaño en Galicia, irrelevante en Euskadi

Quienes verdaderamente han capitalizado el descenso de la formación morada y sus aliados (Anova y Esquerda Unida en Galicia y Ezker Anitza en País Vasco) son las formaciones soberanistas, aunque también en menor medida los socialistas. Esto ha ocurrido principalmente en Galicia, donde el BNG de Ana Pontón ha pasado de seis escaños y un 8,36% a 19 y 24%, triplicando así sus resultados de hace cuatro años. Todas las encuestas señalaban ya un elevado trasvase de votos de los comunes gallegos a los nacionalistas, aunque en realidad se trata de una vuelta de apoyos a la organización frentista después de una buena parte de sus electores tradicionales se decantaran por En Marea en los anteriores comicios.

Resultados elecciones País Vasco.
Resultados elecciones País Vasco.

Durante estos cuatro años, el BNG se ha alejado de sus tensiones internas, que habían tenido su culmen la escisión liderada por Xosé Manuel Beiras (Anova) y que confluyó con Podemos, y ha encarado una nueva fase marcada por la renovación generacional y discursiva de Ana Pontón. Por el contrario, el el fantasma de las escisiones y las disputas internas se trasladó a En Marea, que vivió una tormentosa legislatura con divisiones del grupo parlamentario y salidas hasta desembocar en la ruptura electoral, presentándose este domingo por un lado Galicia en Común (Podemos, EU, Anova y las mareas municipalistas) y Marea Galeguista, los herederos de la marca, por otro. Estos últimos no han logrado obtener representación, al quedarse muy lejos de la barrera del 5% necesaria para entrar en el Pazo do Hórreo.

En País Vasco se ha mostrado infructuosa la apuesta de la dirección estatal de Podemos por la candidata Miren Gorrotxategi, quien sorpresivamente se impuso en primarias a Rosa Martínez, la candidata avalada la dirección autonómica. Unos resultados que llevaron a que la dirección del partido en País Vasco presentase su dimisión en bloque. A ello se sumó la ruptura entre Elkarrekin Podemos y Equo Berdeak, formación ecosocialista que finalmente se presentó con sus propias siglas en competencia con quienes fueron sus compañeros de grupo parlamentario durante la pasada legislatura.

Tampoco ayudó a contener el descenso la falta de conocimiento entre el electorado de Gorrotxategi. Según el CIS preelectoral de las elecciones vascas, la candidata de Elkarrekin Podemos era la menos conocida de entre los contendientes con opciones de obtener representación. Hasta un 43,1% de los encuestados señalaron no conocer a la exsenadora de la formación morada en la anterior legislatura. El no haber si diputada en el parlamento vasco ya la pasó factura durante el debate electoral televisado por ETB.

El candidato de Galicia en Común, Antón Gómez-Reino, también arrancó la campaña con un índice de desconocimiento entre el electorado gallego del 49%, el mayor entre los candidatos con opciones de representación. Sin embargo, en su caso ha sido diputado en el Congreso desde la primera legislatura en la que irrumpió Podemos y ha tenido visibilidad como portavoz de la confluencia gallega de Unidas Podemos.

El 12-J pone de relieve que, seis años después de la irrupción electoral de Podemos en las elecciones europeas, la implantación territorial de esta organización, todavía inmadura y fuente de conflictividad interna, sigue siendo uno de sus principales retos pendientes. En las autonómicas del pasado año ya se realizó autocrítica en este sentido, aunque esta vez se acudía a las urnas tras entrar en el Gobierno de coalición, lo cual tampoco ha roto la negativa tendencia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
45 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios