COMPARECENCIA CONJUNTA CON CONTE

Sánchez ve "inquietantes" las investigaciones del emérito y agradece al Rey que se separe

El presidente reconoce la preocupación del Gobierno acerca de las informaciones "perturbadoras" que rodean al exjefe del Estado y alaba la valentía de la prensa por "no mirar para otro lado"

Foto: Pedro Sánchez y el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, este 8 de julio en la Moncloa. (EFE)
Pedro Sánchez y el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, este 8 de julio en la Moncloa. (EFE)

Ya es oficial. El Gobierno no oculta su preocupación por las investigaciones que se siguen sobre el rey Juan Carlos. Lo dejó bien claro Pedro Sánchez: las informaciones son "inquietantes", "perturbadoras". Sin paños calientes. Eso sí, agradece a la Corona y a su actual titular, Felipe VI, que marque "distancias" con el pasado y se separe de su padre.

El presidente se reunió este miércoles con el primer ministro italiano en la Moncloa, Giuseppe Conte. Era la segunda entrevista con un homólogo europeo en esta semana, después de su viaje, el pasado lunes, a Lisboa, donde fue recibido por el socialialista António Costa. La semana próxima, tras las elecciones vascas y gallegas, tendrá una agenda aún más apretada, pues se verá con la canciller alemana, Angela Merkel; con el primer ministro holandés, el liberal Mark Rutte, y con el jefe del Ejecutivo sueco, el socialdemócrata Stefan Löfven. Encuentros propios al decisivo Consejo Europeo de los días 17 y 18 de julio, el primero presencial desde marzo. Sánchez, igual que Conte, busca forjar alianzas con otros países y presionar a los 'frugales' para que acepten el diseño del fondo de reconstrucción pergeñado por la Comisión Europea.

Durante la comparecencia posterior con Conte en la Moncloa, Sánchez fue preguntado por las últimas noticias que tienen al rey Juan Carlos en el centro. El Confidencial publicó este martes el acuerdo privado de 2011 en el que aparece estampada su firma y en el que se da cuenta de la estructura 'offshore' que le pudo servir para ocultar 64,8 millones de euros de Arabia Saudí. Los estatutos de la sociedad panameña que se fundó en 2008 para controlar el dinero, Lucum Foundation, sitúan al Rey emérito como "primer beneficiario" de esos fondos y a su hijo, el actual monarca, Felipe VI, como "segundo beneficiario" de esa fortuna.

Estamos siendo testigos, el conjunto de la sociedad, de informaciones inquietantes, que nos perturban a todos, a mí también


El presidente dio una respuesta que llevaba calculada milimétricamente. No era ningún comentario al azar. "Es evidente que estamos siendo testigos, el conjunto de la sociedad española, de informaciones inquietantes, que nos perturban a todos, a mí también. Y yo quisiera compartir lo siguiente. Primero, que hay unos medios de comunicación que no miran hacia otro lado. Al contrario, se hacen eco de esas informaciones. En segundo lugar, hay una Justicia que está actuando. Y en tercer lugar, y esto es algo que agradezco, la propia Casa Real está marcando distancias frente a esas informaciones inquietantes, perturbadoras, y eso es algo que yo agradezco".

La donación a Corinna Larsen

Esa fue su respuesta literal. Corta pero contundente. Y, sobre todo, suficientemente reveladora. Porque supone dar un espaldarazo a las múltiples informaciones periodísticas que rodean al exjefe del Estado, ahora bajo la lupa de la Fiscalía del Tribunal Supremo, además de la Justicia suiza. El rey Juan Carlos goza de la inviolabilidad durante su tiempo en el trono, hasta junio de 2014, pero no después de abandonarlo y abdicar en su hijo. Y la próxima estación podría ser la Agencia Tributaria, si a ella se dirige el Ministerio Público en caso de que observara que pudo haber delito fiscal, para que analice lo defraudado y en qué ejercicios.

El Gobierno ha intentado salvar la figura del actual monarca, que ha retirado la asignación pública a su padre y ha anunciado su renuncia a la herencia

Además, según informó este miércoles el diario 'El País', la cantidad de 64,8 millones de euros que Juan Carlos I entregó a su examante Corinna Larsen en 2012 es una "donación sin retroceso", sin vuelta atrás. Es decir, que la donación en el supuesto de muerte de la receptora, Larsen, o de fallecimiento del donante, el Rey emérito, "no tiene obligación de devolverlo a sus hrederos". Es decir, que la donación no regresaría a los "herederos forzosos", al actual jefe del Estado y a sus hermanas, Elena y Cristina.

Sánchez ve "inquietantes" las investigaciones del emérito y agradece al Rey que se separe

Sánchez reconoció que esas informaciones son "inquietantes" y que le "perturban" a él mismo como presidente. Porque es innegable la implicación institucional de la investigación del emérito, aforado ante el Supremo. La Corona es la primera sacudida por unas investigaciones preocupantes, pero es solo el vértice de una arquitectura del Estado emanada de la Transición.

Salto de gigante

El Ejecutivo ha intentado en todo momento levantar un cortafuegos en torno a Felipe VI. Preservarlo. Separarlo de los presuntos negocios oscuros de su padre. De ahí que expresamente este miércoles Sánchez le agradeciera al monarca que marcara "distancias" con su padre. El Rey en marzo ya hizo público un comunicado, a través de la Zarzuela, en el que declaraba que no tenía conocimiento de la existencia de la fundación Lucum y de que apareciera como "segundo beneficiario" de la fortuna, como reveló el rotativo británico 'The Telegraph'. Felipe VI suscribió ante notario en 2019 que renunciaba a la herencia de su padre que pudiera corresponderle y le retiró la asignación pública (161.036,34 euros). En plata, el hijo repudiaba al padre. Directamente.

Sánchez se dice abierto a "acuerdos" con Casado para la reconstrucción, pero "cada actor" en su lugar: el PSOE en el Gobierno; el PP, en la oposición

Sánchez dio un salto de gigante respecto a declaraciones anteriores del Gobierno, lo que da buena cuenta de la transcendencia que confiere el Ejecutivo a este asunto, que puede sumir al país en una crisis institucional de excepcional calibre. Este martes, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, también ratificó que el Gabinete prestará auxilio a los tribunales en todo aquello que estos reclamen.

Durante la comparecencia con Conte también afloraron otras cuestiones de política nacional, como la posibilidad de una gran coalición. El periódico italiano 'Il Corriere della Sera', en una entrevista publicada este miércoles, le preguntó si nunca habían pensado en una suma como la de Alemania, entre la derecha y la izquierda. "No. ¿Sabe por qué el Pasok, el partido socialista griego, ha desaparecido prácticamente? Porque hizo una gran coalición con la derecha, mientras Grecia pedía medidas sociales". Tras estas palabras, el líder del PP, Pablo Casado, acusó a Sánchez de "hipocresía" y "cinismo" por decir que quiere pactos para después afirmar que "nunca" pactaría con su formación.

Sánchez ve "inquietantes" las investigaciones del emérito y agradece al Rey que se separe

El jefe del Ejecutivo respondió está "abierto siempre a grandes acuerdos por la reconstrucción del país". "Pero cada actor político en el lugar donde le han puesto los ciudadanos con su voto, el PSOE en el Gobierno y el PP en la oposición". Acuerdos sí, pero no gran coalición.

"Trabajar entre bambalinas"

Queda un día para la votación del nuevo presidente del Eurogrupo, puesto al que aspira la vicepresidenta económica, Nadia Calviño. Sánchez, igual que el lunes en Lisboa, se mostró "razonablemente optimista en que podamos obtener un importante puesto para España y también para el Gobierno feminista". Pero apeló de nuevo a la discreción: prefiere "trabajar entre bambalinas" para amarrar los apoyos. El presidente insistió en que está recibiéndolos tanto de ejecutivos liderados por progresistas como por aquellos pilotados por conservadores. Conte mostró a las claras su apoyo a la candidata española. También lo hizo el lunes el portugués Costa.

"No hay ningún tipo de ecuación o de combinación en que una cosa y la otra estén mezcladas. Son dos cosas distintas", afirma sobre Calviño y el fondo

Sánchez remarcó que esta votación del jueves y la suerte del fondo europeo de reconstrucción no están ligadas. "No hay ningún tipo de ecuación o de combinación en que una cosa y la otra estén mezcladas. Son dos cosas distintas: una cosa es la presidencia del Eurogrupo y otra es una negociación como país para tener cuanto antes el fondo de recuperación", aseguró.

Sánchez ve "inquietantes" las investigaciones del emérito y agradece al Rey que se separe

Durante la comparecencia, y a preguntas de la prensa italiana, Sánchez no descartó que España recurra al Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede): "No tiene sentido que se creen instrumentos que luego nos dé vergüenza utilizar [...]. No tiene por qué haber reparo en utilizarlos". Lo que hizo el presidente fue desdramatizar el hecho de que el Gobierno pida esa ayuda, porque es una "línea precautoria sin condicionalidad" y referida "al gasto sanitario", que ha de emplearse por tanto para "salvar vidas y defender la salud pública".

Cumbre bilateral antes de 2021

En su opinión, no se debe "frivolizar" con la "envergadura" de la pandemia de covid-19. "Ojalá no nos veamos obligados a utilizarlo [a recurrir al Mede], porque significará que la pandemia ha remitido, porque la tengamos totalmente controlada". De este modo, esta cuestión esta ligada a la evolución del combate contra el coronavirus en el segundo instrumento del año. Sánchez recordó que la Unión Europea ha puesto en marcha otros instrumentos como el fondo de ayudas al desempleo (SURE) o la línea del Banco Europeo de Inversiones. Pero se trata de "préstamos". Por eso el Gobierno cree "tan importante" que se respete la propuesta de la Comisión Europea respecto al fondo de reconstrucción, que contempla 500.000 millones en transferencias y 250.000 en créditos. La pelea de España (y de Italia y Portugal) es que se preserve el diseño del Ejecutivo comunitario. De hecho, Conte está haciendo una gira por Europa para captar apoyos, del mismo tiempo que la que está protagonizando el líder socialista.

Sánchez no descarta recurrir al Mede: "No tiene sentido que se creen instrumentos que luego nos dé vergüenza utilizar", no tiene por qué haber "reparo"

El jefe del Gobierno y el 'premier' italiano insistieron en la importancia de que la UE responda al enorme desafío generado por el covid y dé vía libre a ese paquete de recuperación "equilibrado" y "realista", en palabras del segundo, que ha lanzado la Comisión. "Seremos juzgados por la historia, por las próximas generaciones. Si no estamos a la altura, seremos juzgados negativamente", avisó Conte durante la comparecencia, en la que remarcó que esta no es una propuesta solo de los países del Sur —Italia y España son además dos de los países más golpeados por el virus en todo el continente—, sino que ha de ser asumida por el conjunto de los socios. De hecho, hay Estados como Alemania que apoyan la propuesta.

Pedro Sánchez recibe en la Moncloa al primer ministro italiano, Giuseppe Conte, este 8 de julio. (EFE)
Pedro Sánchez recibe en la Moncloa al primer ministro italiano, Giuseppe Conte, este 8 de julio. (EFE)

"Lo que está en tela de juicio es el mercado único, imaginen qué significaría si no damos una respuesta fuerte" a la crisis provocada por el coronavirus. Se destruiría el mercado único", advirtió Conte. Mercado único, apostilló Sánchez, del que también se benefician los países más reticentes al fondo. El presidente reiteró que julio "tiene que ser el mes del acuerdo, no hay otro posible", y de darse sería un "paso inédito histórico" en la construcción europea. Valoración que compartió el 'premier' italiano: "Europa debe reaccionar de manera rápida y competitiva. Hay que redoblar esfuerzos para dar con un paquete de respuesta antes de que acabe el mes; no podemos permitirnos ya postergar la decisión [...]. No podemos permitirnos ralentizar la respuesta".

Sánchez y Conte, ante el 'Guernica' de Picasso, este 8 de julio. (Reuters)
Sánchez y Conte, ante el 'Guernica' de Picasso, este 8 de julio. (Reuters)

Sánchez y Conte aprovecharon además para relanzar las relaciones bilaterales después de un periodo de enfriamiento, cuando el segundo gobernaba una coalición del Movimiento 5 Estrellas y la ultraderechista Liga. Esta salió del Ejecutivo en 2019 y en su lugar entró el centroizquierda en el poder, lo que ha ayudado al fortalecimiento del diálogo entre los dos Estados. Sánchez anunció entonces que ambos acordaron celebrar una nueva cumbre bilateral España-Italia. La anterior tuvo lugar en enero de 2014, en Roma, así que la siguiente se espera organizar antes de que acabe el año y en nuestro país. Sánchez y Conte continuaron su encuentro con un almuerzo en la Moncloa y una posterior visita vespertina al Museo Reina Sofía de Madrid, donde posaron frente al 'Guernica' de Picasso.

Distancias respecto a Iglesias

Respecto a las críticas de su vicepresidente segundo a los medios, Pedro Sánchez mantuvo su discurso del lunes en Lisboa. Casi calcado palabra por palabra. De camino, Pablo Iglesias pidió "naturalizar" la crítica y el insulto a cabeceras y periodistas porque es un poder sometido a escrutinio, como la política.

"Este es un Gobierno que defiende la libertad de prensa", se arrancó el presidente, para luego advertir de que él mismo, a lo largo de su trayectoria política, ha recibido "buenas valoraciones", aunque "las más de las veces" han sido "negativas y muy negativas".

"Y nunca he hecho un comentario sobre ello. Si no lo hago sobre mí, no lo hago sobre los demás", completó, en referencia a su vicepresidente segundo. No hay reprobación del PSOE al líder de Unidas Podemos, pero sí un claro distanciamiento de las formas empleadas por él. 

El presidente, Pedro Sánchez, evita cualquier enfrentamiento con su vicepresidente, Pablo Iglesias

Como ya informaba este diario, la parte socialista del Ejecutivo se aleja de Iglesias en este punto. La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, aseguró que la línea del Gabinete es la del respeto a los medios y lo manifestado por el jefe de la formación morada es "su opinión".

La ministra de Defensa, Margarita Robles, fue aún más contundente. Subrayó que no comparte con Iglesias que "justifique los insultos", porque "en una sociedad democrática" los insultos "no son aceptables" ni en las redes sociales ni en ningún otro sitio, informa EFE.

Robles sí convino que la crítica de los medios "forma parte de la normalidad" en democracia y que cualquiera con un cargo de responsabilidad está "lógicamente" sometido a los reproches y descalificaciones en redes sociales. La crítica es "muy sana" en un sistema democrático, pero "el insulto, en lo que tiene de descalificación, de destrucción de puentes, no es aceptable".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios