COMPARECENCIA EN LISBOA

Sánchez es "razonablemente optimista" sobre Calviño y avisa: el fondo UE debe cerrarse ya

Se dice confiado sobre las opciones de su vicepresidenta, que afronta la votación clave este jueves. No valora las críticas a los medios de Iglesias por el caso Dina, pero subraya que nunca las ha hecho

Foto: Pedro Sánchez y el primer ministro de Portugal, António Costa, este 6 de julio en el palacio de São Bento. (Reuters)
Pedro Sánchez y el primer ministro de Portugal, António Costa, este 6 de julio en el palacio de São Bento. (Reuters)

Semana y mes decisivos para los intereses de España. Pedro Sánchez quiere que se haga visible que el país se lo juega todo en Europa. Por eso arrancó este lunes una gira por distintas capitales para amarrar el fondo de reconstrucción europeo —la empresa en la que tiene volcadas sus energías, porque de ello depende la llegada de 140.000 millones de euros a España, entre transferencias y préstamos— y captar apoyos para la vicepresidenta tercera, Nadia Calviño, candidata a la presidencia del Eurogrupo, votación que se resolverá este jueves y ante la que se muestra "razonablemente optimista".

Este 6 de julio el presidente viajó hasta Lisboa para entrevistarse con el primer ministro portugués, el socialista António Costa. El miércoles recibirá en Madrid, en la Moncloa, al 'premier' italiano, Giuseppe Conte. La próxima semana, prevé reunirse con los jefes de los Gobiernos de Suecia y Holanda, el socialdemócrata Stefan Löfven y el liberal Mark Rutte, dos de los cuatro países llamados 'frugales' —junto con Dinamarca, también gobernada por la familia socialista, y Austria—, que recelan del diseño del fondo tal y como lo ha dibujado la Comisión Europea, que estaría dotado de 750.000 millones de euros. Julio ha de ser "el mes del acuerdo", en el que se cierre ese fondo de esa dimensión (y no menor), subrayó Sánchez durante la comparecencia conjunta con Costa en la sede del Ejecutivo luso, en los jardines del Palacio de São Bento, en la capital lusa. Rueda de prensa en la que esquivó, como viene haciendo, el caso Dina, que afecta a Pablo Iglesias, y al que arropó tras las críticas de este y de su partido, Podemos, a los medios de comunicación. Su máxima es "no valorar procesos judiciales abiertos" ni críticas de los medios, ni tampoco las palabras de su vicepresidente segundo. Pero también recuerda que él nunca ha lanzado críticas ni cuando las ha recibido él.

Sánchez fue preguntado por los periodistas desplazados a Portugal por las opciones de Calviño para hacerse con la jefatura del Eurogrupo. El presidente indicó que se entra en una semana "decisiva" y que está hablando con "todos los colegas de gobierno" de la zona euro, trabajando para conseguir los apoyos necesarios. "Permítanme que no desvele nada [de las gestiones al más alto nivel], pero estamos razonablemente optimistas y agradecidos respecto a la respuesta que estamos teniendo", indicó. Una respuesta positiva, abundó, que procede no solo de los países gobernados por partidos progresistas sino también de aquellos dirigidos por formaciones conservadoras.

Sánchez subraya que se entra en una semana "decisiva" para Calviño y que está hablando con "todos los colegas de gobierno" de la zona euro


Calviño se enfrenta este 9 de julio a una votación complicada en el Eurogrupo. Necesita mayoría simple (10 de los 19 votos totales) de sus colegas, los ministros de Finanzas de la zona euro. Se juega el puesto frente al irlandés Paschal Donohoe (conservador) y al luxemburgués Pierre Gramegna (liberal), y las cosas, a tres días de la elección, no están nada claras. La vicepresidenta tercera partía como favorita en la carrera, pero sus opciones se han complicado por intereses ideológicos, geográficos y de la misma concepción de qué es la UE y hacia dónde debe ir.

Horizonte temporal largo

Costa, por descontado, apoya a la candidata española, que si accede al cargo sustituirá al hasta ahora ministro de Finanzas luso, Mário Centeno. El primer ministro argumentó que los dos países ibéricos tienen una "visión conjunta" de cuál ha de ser el futuro de la UE y que además Calviño tiene experiencia europea. Además, es de su misma familia política. Costa añadió que Portugal no olvida que España también respaldó en su momento a Centeno, pese a que quien estaba entonces en la Moncloa era Mariano Rajoy, y no Sánchez.

El presidente indica que la dimensión del fondo europeo debe ser "como mínimo" la diseñada por Von der Leyen, de 750.000 millones de euros

Tan importante como la candidatura de Calviño es para el Gobierno que salga adelante el fondo de recuperación que ha de aprobar la Unión Europea ya, sin demora. "Julio tiene que ser el mes del acuerdo europeo, que dé una respuesta conjunta de todos las instituciones y países", sostuvo. La fecha marcada en el calendario es el Consejo Europeo de los días 17 y 18, que por primera vez desde el estallido de la pandemia por covid-19 se celebra en Bruselas, aunque no se descarta que haga falta otra cumbre más. Pero el Ejecutivo bipartito empuja para que, sea como sea, el pacto se cierre este mes.

Sánchez es "razonablemente optimista" sobre Calviño y avisa: el fondo UE debe cerrarse ya

España incide en tres puntos que considera básicos. Uno, que ese fondo Next Generation UE tenga la "envergadura, como mínimo", de la planteada por la Comisión Europea. O sea, de 750.000 millones de euros (500.000 en transferencias directas y 250.000 en préstamos). Dos, que parte de estos recursos sean ayudas directas, y no créditos. Y tres, que se diseñe un horizonte temporal largo (cuatro años), "lo suficientemente amplio" para que esos fondos se gestionen "de manera eficaz", para cubrir objetivos ambiciosos, "estructurales", como la transformación digital o la transición ecológica.

Una de las grandes dudas es qué condicionalidad se impondrá para acceder a esos recursos. Para el Gobierno de coalición, ha de estar "vinculada" a ese tipo de metas, la digitalización de la economía, la lucha contra la emergencia climática o la capacitación del capital humano. "Es ahí donde debemos volcar la condicionalidad. La tarea de todos, de empresas, trabajadores, e instituciones públicas nacionales y europeas, es recuperar el crecimiento económico y la creación de empleo. Mezclarlo con otra serie de políticas no es el momento ahora mismo. Pero somos un Gobierno siempre comprometido con lo que marca el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. O sea, estamos comprometidos con la estabilidad presupuestaria", señaló. Es decir, España no quiere que la UE imponga recortes a cambio de ayudas, aunque sí se compromete a rebajar déficit y deuda.

"Ni cheque en blanco ni nueva troika"

Costa también considera "esencial" en esta fase tener "un acuerdo en julio". No es momento, dijo, de "diseñar líneas rojas" sino de abrir "vías verdes" para trenzar un acuerdo a nivel europeo. Para el 'premier luso', la propuesta de la Comisión, liderada por la alemana Ursula von der Leyen, es "particularmente inteligente" porque no propone "ni cheque en blanco ni una nueva troika". El líder socialdemócrata coincidió con su colega español que reducir la dimensión del fondo es "reducir la capacidad de respuesta la crisis y cualquier agravamiento", informa EFE.

El líder socialista no reprueba a Iglesias pero sí subraya que él "nunca" ha hecho "una valoración de las críticas de los medios", ni cuando eran malas

Sánchez apostilló que esta pandemia ha dejado "lecciones" importantes que han de ser asumidas por otros países, como que "políticas antiguas" como la Política Agraria Común (PAC) "gozan de buena salud", puesto que el sector primario ha tirado del carro en estos meses difíciles y ha garantizado la provisión de alimentos a toda una población confinada. También cree básico preservar la cohesión, otra de esas políticas "antiguas" que los socios más reticentes querían rebajar. "No debe haber recortes en la política de cohesión ni en el segundo pilar de la PAC", reforzó Costa.

Sánchez es "razonablemente optimista" sobre Calviño y avisa: el fondo UE debe cerrarse ya

Durante la breve rueda de prensa —dos turnos de pregunta por país, como es la costumbre—, se colaron varias cuestiones de orden doméstico. Uno, el caso Dina. Sánchez evitó valorar los señalamientos de miembros de Podemos, entre ellos su líder, Pablo Iglesias, a medios de comunicación y periodistas como Vicente Vallés. "Nunca he valorado procesos judiciales abiertos", comenzó respondiendo el presidente. Después, recordó que a lo largo de su carrera política él mismo ha sido objeto de "críticas positivas" y "no positivas", "desfavorables o muy desfavorables" por parte de los medios. "Y nunca he hecho una valoración de ello. Por tanto, no voy a hacer valoraciones sobre un colega del Gobierno, en este caso el vicepresidente Iglesias", remachó.

En la parte socialista del Ejecutivo hay, por ahora, preocupación "cero" por el caso Dina, porque se cree que no tendrá recorrido judicial

En realidad, los periodistas le habían preguntado por las acusaciones de Iglesias y la formación morada contra los medios —este mismo lunes, el vicepresidente segundo, desde un acto de campaña en Bilbao, cargó contra los "cañones mediáticos" del poder que buscar sacar a Unidas Podemos del Ejecutivo—, y no a la inversa.

Pedro Sánchez y António Costa, durante su comparecencia ante los medios en el palacio de São Bento, en Lisboa. (EFE)
Pedro Sánchez y António Costa, durante su comparecencia ante los medios en el palacio de São Bento, en Lisboa. (EFE)

El presidente no quiere interferir en este asunto. No lo hizo el pasado jueves, en una entrevista en 'Al rojo vivo' (La Sexta) y no lo hizo este lunes desde Lisboa. En el Ejecutivo, según aseguran distintas fuentes cercanas al líder socialista, hay una "preocupación cero" por el caso Dina, que se ha vuelto contra quien primero era víctima, Iglesias, y que sin embargo ha sido apartado por el juez como perjudicado en la causa.

El líder socialista atribuye la gestión de los rebrotes a las CCAA: "Vivimos en un Estado descentralizado, la gobernanza de la política sanitaria está en ellas"

Sobre los rebrotes, atribuyó la competencia de su control a las comunidades. Eso respondió a la pregunta de si será seguro o no votar este domingo en Galicia, dado el confinamiento perimetral de la comarca de A Mariña, en Lugo. "Vivimos en un Estado descentralizado, la gobernanza de la política sanitaria está en manos de las comunidades autónomas y quien tiene que ofrecer esa información y dar la transparencia que demandan los gallegos y gallegas es el presidente de la Xunta de Galicia", indicó. El jefe del Ejecutivo autonómico, Alberto Núñez Feijóo, frente a las protestas de la oposición, se ha negado a aplazar los comicios y ha venido reiterando que votar será una actividad plenamente segura.

Próxima cumbre ibérica, entre septiembre y octubre en Guarda

Entre finales de septiembre y principios de octubre se celebrará una nueva cumbre Hispano-Lusa. Será en la ciudad portuguesa de Guarda

Lo anunció este lunes António Costa durante la comparecencia conjunta con Pedro Sánchez en el palacio de São Bento. La crisis del covid-19, explicó el 'premier' luso, ha acentuaso si cabe más la necesidad de una estrategia compartida de desarrollo de sus territorios transfronterizos

Portugal y España preparan la cumbre ibérica para después del verano

"Si ya era una urgencia, hoy es una prioridad fundamental para responder a la crisis", señaló Costa, quien apuntó que la frontera entre España y Portugal es la única de toda la Unión Europea que "no es un lugar de desarrollo" y que acusa problemas de despoblación y empobrecimiento, informa EFE. 

 

La última cumbre ibérica se celebró en noviembre de 2018 en Valladolid, justo antes de que Sánchez partiera hacia La Habana, en Cuba, en el que era el primer viaje de un presidente español a la isla en 32 años. Ya entonces, en Valladolid, se acordó que la siguiente cita sería en 2019 y en la ciudad lusa de Guarda, situada en la frontera junto a la provincia española de Salamanca. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios