En el vuelo con los periodistas a Mauritania

Sánchez rebaja la mesa de diálogo: la mantiene para julio, pero sin él ni Torra

Aunque no ha hablado con Ciudadanos de sus planes sobre la mesa de diálogo, cree que no es algo que merezca reproche, con el argumento de que su deber como gobernante es dialogar

Foto: Pedro Sánchez llega a la cumbre del Sahel G5 en Nuakchot, Mauritania, este 30 de junio. (Reuters)
Pedro Sánchez llega a la cumbre del Sahel G5 en Nuakchot, Mauritania, este 30 de junio. (Reuters)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mantiene su intención de convocar la mesa de diálogo con el Gobierno catalán en la segunda quincena de julio, aunque, eso sí, en ella no estarán ni él ni el presidente catalán, Quim Torra, sino que las delegaciones serán otras, aún por determinar. Así lo explicó el propio Sánchez en conversación informal con los periodistas en el avión que le ha trasladado a Nuakchot, capital de Mauritania, para participar en una cumbre junto a los países del Sahel, su primer viaje internacional después de más de tres meses de estado de alarma por la pandemia de coronavirus.

Es cierto que, tras el primer encuentro de la mesa de diálogo, en febrero, las dos partes quedaron en que la siguiente cita, programada para marzo, y en Barcelona, sería de menor nivel, más técnica, porque se acordó que los presidentes y vicepresidentes se incorporarían al foro cuando fuera necesario "ratificar acuerdos políticos, salvo que alguna de las partes decida otra composición". Pero es cierto que tras un parón prolongado se podría haber buscado una mayor ceremoniosidad, y de momento la Moncloa se ha inclinado por un perfil algo más bajo.

El siguiente movimiento del Gobierno llegó desde Madrid. Por boca de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, encargada de las relaciones con la Generalitat. La número dos, en declaraciones a los medios antes de visitar el Palacio Real de Madrid para conocer las medidas de seguridad implantadas por Patrimonio Nacional para abrir sus instalaciones con seguridad, instó a la Generalitat a poner fecha. El Ejecutivo, dijo, está "pendiente" de que ERC y JxCAT planteen un día. Calvo confirmó que el Govern no ha hecho aún propuesta alguna, pese a que la Moncloa sí ha trasladado que quiere retomar las conversaciones tras las elecciones gallegas y vascas del 12 de julio.

Calvo defiende desde Madrid que el compromiso con el diálogo está intacto y pide a ERC y JxCAT que propongan una fecha para la mesa al Gobierno


La vicepresidenta defendió que para el Gobierno la cuestión del diálogo no fue algo "puntual ni de estrategia" para lograr la investidura de Sánchez. "Nosotros siempre hemos dicho que la situación de Cataluña se tiene que resolver con criterios democráticos, que es cumplir las normas y dialogar entre diferentes. Lo hacemos con tanta convicción que dijimos que en julio, antes de que llegara el mes de agosto, que es el mes más de parón en nuestro país, nos volveríamos a sentar", señaló.

Coalición consolidada

Distinto es que el 'president', Quim Torra, tenga pocas ganas de volver a sentarse: "Es verdad que el president Torra, no hace más de 10-12 días, dijo que no era el momento de esa mesa. Ellos son dos socios que se sientan en un Gobierno. Estaremos pendientes de cuándo hacen una propuesta conjunta. Pero por nuestra parte es una convicción profunda de cómo hay que sacar la situación de Cataluña adelante", insistió. Es decir, que el Gobierno no renuncia a la mesa, pese a que la formación de Inés Arrimadas sostiene que si hay una nueva cumbre tendrán "difícil" negociar unos nuevos Presupuestos.

El presidente insiste en que su coalición está soldada y adelanta que el homenaje a las víctimas no solo se ceñirá a las incluidas en los balances

El Ejecutivo cree que ese obstáculo puede ser salvable. Aunque no ha hablado con Ciudadanos de sus planes sobre la mesa de diálogo, el presidente dijo a los periodistas durante el vuelo a Mauritania que cree que no es algo que merezca reproche, con el argumento de que su deber como gobernante es dialogar y que siempre ha señalado que lo haría dentro de la legalidad.

Sánchez rebaja la mesa de diálogo: la mantiene para julio, pero sin él ni Torra

Sánchez reconoció a los informadores lo dura que ha sido la gestión de la pandemia, pero quiere lanzar el mensaje de que la coalición de Gobierno está hoy en día más soldada y consolidada, como consecuencia del coronavirus pero también de la estrategia de "acoso y derribo" que, a su modo de ver, ha sufrido por parte de la derecha.

El líder socialista calificó de especialmente difíciles los primeros momentos, cuando no se disponía de información detallada que permitiera detectar y trazar los contagios y la expansión del virus. Ahora, asegura que sí se dispone de información muy detallada y que lo importante es que las comunidades autónomas tengan capacidades estratégicas para atender posibles rebrotes. Como lecciones de la gestión de la pandemia, se queda con la necesidad de revisar el sistema de residencias de mayores y reforzar la atención domiciliaria y también la atención primaria.

También dejó claro que el homenaje de Estado que prepara el Gobierno para las víctimas de la pandemia no se ceñirá a los fallecidos que están incluidos en el balance oficial que actualiza el Gobierno cada día —pese a que cuando hizo el anuncio en el Congreso habló de homenajear a 27.000 víctimas—. Los detalles de esta ceremonia aún están por determinar y no está claro si será en presencia de familiares, teniendo en cuenta las restricciones de aforo. Sí prevé que sea un homenaje solemne y muy institucional.

Los fondos europeos

Sánchez no quiso dar pistas de cuándo han sido sus últimas conversaciones con el líder del PP, Pablo Casado, pero sí señaló que este ha hablado de él en términos muy duros. Con todo, tampoco cree que los populares estén capitalizando su estrategia de oposición. Por una parte, porque entiende que los bloques —derecha e izquierda— siguen igual, pero además porque, recalca, estamos al principio de la legislatura. Ahora, en la Comisión de Reconstrucción del Congreso de los Diputados, confía en sacar adelante distintas resoluciones con distintos socios parlamentarios en función de los temas.

Ve posible conseguir lo que no logró en 2016 cuando no resultó ser investido: que dos partidos como Podemos y Cs estén en el mismo lado

Sánchez vuelve a insistir en su confianza en agotar los cuatro años de legislatura también en este contexto de crisis. Y confía claramente en sacar adelante los próximos Presupuestos Generales del Estado. Pero además, el jefe del Ejecutivo ve posible conseguir lo que no logró en 2016 cuando resultó fallido su intento de investidura: que dos partidos como Podemos y Ciudadanos estén en el mismo lado apoyando los mismos acuerdos. Ya pasó con las prórrogas del estado de alarma, en muchas de las cuales los liberales negociaron su voto afirmativo con el Ejecutivo. Y tampoco descarta que pueda volver a ocurrir con los PGE, informa EFE.

Pese a insistir en que el riesgo de la enfermedad de covid-19 no ha pasado, encara ahora un mes de julio que él mismo define como muy político y con el foco puesto especialmente en la negociación del fondo europeo de reconstrucción que es, además, clave para la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado en España.

Pedro Sánchez, durante la cumbre G5 Sahel en Nuakchot, Mauritania. (Reuters)
Pedro Sánchez, durante la cumbre G5 Sahel en Nuakchot, Mauritania. (Reuters)

El jefe del Ejecutivo quiere un acuerdo europeo en el mes de julio y espera que sea posible, aunque asume que tal vez no se produzca en el Consejo Europeo de los días 17 y 18. Entre los asuntos aún en discusión están la proporción de transferencias y de préstamos —en la propuesta de la Comisión 500.000 millones de euros se destinan a transferencias y 250.000 a préstamos— y la clave de reparto entre los socios. En cuanto a la condicionalidad de las ayudas, el Gobierno español lleva tiempo insistiendo en que estará ligada al Programa Nacional de Reformas que es evaluado cada seis meses en el llamado 'semestre europeo' y no ve razonable que las reformas deban recabar el visto bueno unánime del Consejo de la UE, como reclama, por ejemplo, Países Bajos.

El Ejecutivo tiene el foco puesto en la negociación del fondo de reconstrucción de la UE, pero asume que tal vez no se produzca en el Consejo del 17-18

Sobre los Presupuestos para 2021 planea también el clima preelectoral en Cataluña, con unas elecciones autonómicas aún sin fijar. En la agenda del mes de julio se mantiene también, aunque sin fecha, la conferencia de presidentes autonómicos de manera presencial, después de las 14 citas virtuales durante el estado de alarma.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios