TRAS LAS INFORMACIONES SOBRE SU PATRIMONIO

El Rey renuncia a la herencia de don Juan Carlos y le retira su asignación pública

En un contundente comunicado, Felipe VI anuncia que renuncia a toda herencia que pudiera corresponderle personalmente de su padre y que le retira la asignación prevista en los Presupuestos

Foto: Los Reyes Felipe VI y Letizia, junto a los Reyes eméritos. (EFE)
Los Reyes Felipe VI y Letizia, junto a los Reyes eméritos. (EFE)

La Casa Real emite un contundente comunicado en el que anuncia que Felipe VI ha transmitido a su padre, el rey Juan Carlos, que renuncia a la herencia que "personalmente le pudiera corresponder", así como "a cualquier activo, inversión o estructura financiera cuyo origen o finalidad puedan no estar en consonancia con la legalidad o con los criterios de rectitud e integridad que rigen su actividad institucional y privada y que deben informar la actividad de la Corona". Además, el jefe del Estado ha tomado la decisión de que el Rey emérito deje de percibir la asignación que tiene fijada en los Presupuestos de la Casa del Rey y que ascendía a los 194.232 euros.

El comunicado [aquí en PDF] llega tras las últimas informaciones publicadas en distintos medios de comunicación y los documentos a los que tuvo acceso el diario 'The Telegraph', según las cuales don Felipe figuraba como beneficiario de dos fundaciones de su padre investigadas en Suiza por presuntos delitos de blanqueo de capitales. Una de ellas, Lucum, fue creada en 2008 por el Rey emérito para ocultar un supuesto regalo de Arabia Saudí por valor de 100 millones de dólares. Unos fondos que don Juan Carlos transfirió a Corinna Larsen en septiembre de 2012. La otra, llamada, Zagatka, habría sido utilizada por el Rey emérito para pagar vuelos durante tres años por importe de 5 millones de euros.

Sobre la primera, Lucum, el comunicado de Zarzuela explica que fue el 5 de marzo de 2019, justo hace un año, cuando el despacho de abogados británico Kobre&Kim comunicó al monarca su supuesta designación como beneficiario desde el momento en el que se produjese el fallecimiento de su padre.

En ese momento, don Felipe le trasladó una copia a don Juan Carlos y a las autoridades competentes y dejó claro que “ni tenía conocimiento, ni participación, ni responsabilidad en los hechos que mencionaba, ni designaría un representante legal para iniciar negociación alguna”.

"Nunca facilitó información"

Días después y ante notario, manifestó que si fuera cierta su designación o la de la princesa de Asturias como beneficiarios, exigía “dejar sin efecto tal designación”, insistiendo en que “no aceptaría participación o beneficio de esa entidad”, renunciando a cualquier derecho, expectativa o interés “que aún sin su consentimiento o conocimiento” pudiera corresponderle a ambos.

En el mismo comunicado, a petición del Rey emérito, consta que don Juan Carlos "nunca facilitó información" al actual jefe del Estado sobre dichas fundaciones, y revela que su representación legal recaerá en Javier Sánchez-Junco Mans a partir de este momento. Tras abdicar en junio de 2014, el 27 de mayo de 2019 don Juan Carlos ya anunció que en junio de ese año ponía fin a toda actividad institucional, retirándose completamente de la vida pública.

El Rey emérito junto a Felipe VI. (EFE)
El Rey emérito junto a Felipe VI. (EFE)

Este sábado la Casa del Rey declinó hacer comentarios sobre las informaciones surgidas. Horas más tarde revela un comunicado sin más precedentes que cuando revocó el título del ducado de Palma a su hermana Cristina, en el que reitera como ha hecho en distintas ocasiones el compromiso que adquirió Felipe VI al acceder al trono en junio de 2014, cuando aseguró que la Corona “debe velar por la dignidad de la institución, preservar su prestigio y observar una conducta íntegra, honesta y transparente”, continuó el Rey, “porque, solo de esa manera, se hará acreedora de la autoridad moral necesaria para el ejercicio de sus funciones”.

Insistió el monarca en que “hoy, más que nunca, los ciudadanos demandan que los principios morales y éticos inspiren nuestra vida pública”, “y el Rey, a la cabeza del Estado, tiene que ser no solo un referente sino también un servidor de esa justa y legítima exigencia de los ciudadanos”, concluyó.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
108 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios