Arrimadas planea un acto con Casado en Euskadi tras los pactos de Cs con el Gobierno
  1. España
REAPARECE EN LA CAMPAÑA DEL 12-J

Arrimadas planea un acto con Casado en Euskadi tras los pactos de Cs con el Gobierno

Mientras el grupo parlamentario sigue negociando con el Gobierno, Cs defiende sus pactos con el PP. Arrimadas interrumpirá su baja para hacer campaña junto a Casado por la coalición conjunta

placeholder Foto: Inés Arrimadas, Pablo Casado y José María Espejo, durante la reunión mantenida en el Congreso el pasado 18 de febrero. (Pedro Ruiz/Ciudadanos)
Inés Arrimadas, Pablo Casado y José María Espejo, durante la reunión mantenida en el Congreso el pasado 18 de febrero. (Pedro Ruiz/Ciudadanos)

Inés Arrimadas participará en la campaña de las elecciones gallegas y vascas del 12 de julio. Aunque seguirá con su baja por maternidad, la líder de Ciudadanos planea interrumpirla de forma puntual para estar, al menos, en un gran acto de cada comunidad autónoma. En el caso del País Vasco, donde PP y Ciudadanos acuden por primera vez en coalición a unos comicios, los líderes nacionales de ambas formaciones pretenden protagonizar juntos una jornada de apoyo a su candidato, Carlos Iturgaiz.

Según ha podido saber este diario, los partidos trabajan en ese escenario en lo que sería uno de los grandes momentos de la campaña, con Casado y Arrimadas compartiendo mitin. Ya el 7 de marzo, justo antes de que se desatara la crisis del coronavirus, Casado coincidió con Carlos Carrizosa, presidente de Ciudadanos en el Parlament de Cataluña y peso pesado de la formación, durante la presentación oficial de Iturgaiz. Populares y naranjas, juntos por primera vez en un escenario defendiendo una candidatura conjunta.

Aunque el líder del PP también viajará a Galicia para acompañar a Alberto Núñez Feijóo —a quien las encuestas auguran una nueva mayoría absoluta—, la idea de Casado pasa por centrarse en las elecciones vascas para dar respaldo a su apuesta personal para Euskadi. Este mismo martes, anunció que la campaña de PP-Cs “estará muy volcada en la tierra, su industria y comercio, hostelería, turismo y educación, además de en las libertades”. Sin duda, uno de los ejes clave de la campaña para la coalición será la lucha contra el nacionalismo, centrada en el ataque al PNV por un lado y la alerta sobre Bildu por el otro, teniendo muy presente el ejemplo del independentismo catalán.

placeholder Casado y Carrizosa respaldan a Carlos Iturgaiz y a la presidenta del PP vasco, Amaya Fernández. (EFE)
Casado y Carrizosa respaldan a Carlos Iturgaiz y a la presidenta del PP vasco, Amaya Fernández. (EFE)

Todavía no están resueltos los detalles, pero en el caso de Euskadi, la reaparición de Arrimadas iría de la mano de Casado en lo que podría convertirse en el principal acto con los dos líderes nacionales. La dirigente también acudirá a dar respaldo a su candidata gallega, Beatriz Pino, uno de los días de campaña. La vuelta de Arrimadas se producirá cuando su partido, con solo 10 diputados en el Congreso, se sitúa en el centro de la política española tras entrar en una negociación sostenida con el Gobierno de Pedro Sánchez.

Primero, para las prórrogas del estado de alarma, y después para el decreto que regulará la vida poscoronavirus cuando decaiga la situación de excepcionalidad este domingo. El pacto quedó consolidado con una imagen de ambas formaciones en la Moncloa la pasada semana, anunciando que la interlocución continúa y que habrá una nueva reunión en el mes de julio.

Fuentes de la cúpula naranja insisten en que la hoja de ruta abierta en el panorama nacional no altera los gobiernos autonómicos con el PP ni la coalición vasca o futuros acuerdos con populares. Aseguran que, muy al contrario, se sienten “cómodos como partido de centro” y con opciones de llegar a acuerdos a izquierda y derecha, lejos de los objetivos que marcó el anterior presidente de la formación hace solo un año.

Foto: El líder del PP, Pablo Casado, junto a la ahora presidenta de Cs, Inés Arrimadas, el pasado febrero. (Pedro Ruiz)

Aunque aseguran que la estrategia inaugurada por el grupo parlamentario ya estaba escrita en el documento político propuesto por la gestora y aprobado en la V asamblea general con un respaldo total, la crisis del coronavirus ha acelerado su implantación. “La necesidad de negociar con el Ejecutivo ha dado más visibilidad a nuestra postura porque había que dialogar y, tal vez, se ha visto la utilidad más claramente a pesar de ser solo 10 diputados”, reconocen en el entorno de la presidenta.

La imagen de Arrimadas y Casado juntos luchando por una coalición coincidirá con las conversaciones abiertas entre Ciudadanos y el Gobierno. Frente a las dudas que puede generar esta situación y si el votante del PP vasco podría entrar en contradicción con esa estrategia al ir de la mano de Ciudadanos, en el partido naranja consideran que su posición de centro puede favorecer al resultado común de la unión y aseguran que abarcan un espacio electoral que estaba difuminado.

La idea de los pactos en Euskadi y Galicia (que no salió), que podría extenderse a Cataluña si finalmente hay elecciones en otoño, pasaba por una candidatura que aunara a los constitucionalistas frente al peligro de los nacionalismos en esos territorios. Por eso, el partido naranja considera positivo “cubrir un amplio espectro electoral” que tenga como denominador común querer ganar a los nacionalistas.

Foto: La portavoz de Cs, Inés Arrimadas, en el Congreso. (EFE)

A pesar de que Ciudadanos se desmarcó del bloque de la oposición en la cuarta prórroga del estado de alarma y en adelante (manteniéndose en el apoyo a Sánchez frente a la abstención del PP, que más tarde se fue al no, y el rechazo rotundo de Vox), Casado evitó confrontar con sus socios en el País Vasco, guardándose las críticas hacia la formación de Arrimadas y centrando sus ataques en los socios de investidura de Sánchez. Tan solo la portavoz parlamentaria, Cayetana Álvarez de Toledo, ha alzado la voz en alguna ocasión reprochando a Ciudadanos seguir respaldando al Ejecutivo, especialmente después de que se desvelara un pacto entre el Gobierno y EH Bildu para derogar la reforma laboral, que poco después quisieron desmentir.

El líder del PP ha medido sus intervenciones para mantener el guante blanco con el partido naranja, limitándose a señalar las propias declaraciones de Arrimadas, que siempre ha defendido públicamente “una relación excelente” entre ambos. Los dos son partidarios de señalar “el buen funcionamiento” de los gobiernos autonómicos y evitar formar parte de otras polémicas que miren a una ruptura. La líder de Ciudadanos ya dejó claro en una entrevista con este diario que “quienes creen que esos gobiernos se van a romper se quedarán con las ganas”.

Foto: Actualidad política vasca

Los dos líderes mantienen una interlocución fluida y antes de que Arrimadas se marchara por su baja de maternidad, quisieron mantener un encuentro telemático para hacer balance de los ejecutivos que comparten en cuatro comunidades autónomas. Aprovecharon también para lanzar un mensaje de unidad frente a la crisis abierta en la Comunidad de Madrid, que ahora, días después de varias tormentas, parece haber amainado. Ambos dirigentes coincidieron entonces en que había que atajar esa sensación de crisis continua y disipar las dudas que se habían generado. Ahora, ambos centrarán esfuerzos para su coalición común en Euskadi, mientras se enfrentan en Galicia y mantienen una estrategia distinta en el Congreso de los Diputados.

Inés Arrimadas participará en la campaña de las elecciones gallegas y vascas del 12 de julio. Aunque seguirá con su baja por maternidad, la líder de Ciudadanos planea interrumpirla de forma puntual para estar, al menos, en un gran acto de cada comunidad autónoma. En el caso del País Vasco, donde PP y Ciudadanos acuden por primera vez en coalición a unos comicios, los líderes nacionales de ambas formaciones pretenden protagonizar juntos una jornada de apoyo a su candidato, Carlos Iturgaiz.

Inés Arrimadas Partido Popular (PP) Pablo Casado Ciudadanos
El redactor recomienda