vuelca los ordenadores de policía judicial

Interior aprovecha el 8-M para acceder a las investigaciones secretas de la Guardia Civil

El ministerio ha encontrado una vía para acceder al contenido completo de la investigación sobre el 8-M y decenas de casos abiertos que se instruyen en secreto bajo supervisión judicial

Foto: El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, este jueves en el Congreso. (EFE)
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, este jueves en el Congreso. (EFE)

El Ministerio del Interior ha encontrado una vía para acceder al contenido completo de la investigación sobre el 8-M que instruía en secreto la Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil de Madrid. El nuevo responsable de la comandancia, el teniente coronel David Blanes, elegido por Fernando Grande-Marlaska para sustituir al cesado Diego Pérez de los Cobos, ha ordenado el clonado de los ordenadores de todos los agentes que trabajan en diligencias judicializadas, incluidas las de la marcha del Día de la Mujer, sobreseídas provisionalmente este viernes.

El volcado de los dispositivos tiene supuestamente como objetivo rastrear la filtración de los atestados de la causa en la que se investiga la celebración de decenas de actos multitudinarios en plena crisis del coronavirus. Sin embargo, esta maniobra va a permitir al mando de confianza de Interior conseguir una copia de todas las actuaciones efectuadas bajo la supervisión del Juzgado de Instrucción 51 de Madrid y que hasta su archivo afectaban al delegado del Gobierno en la comunidad, el socialista José Manuel Franco.

No es el único caso que almacenan esos ordenadores. Según fuentes próximas al instituto armado, los agentes de la unidad tienen abiertas en estos momentos decenas de operaciones secretas que solo conocen sus respectivos jueces instructores. Como reveló El Confidencial la semana pasada, Pérez de los Cobos fue destituido por Interior precisamente por negarse a “informar” a los mandos políticos del ministerio “del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial, con fines de conocimiento”.

La instructora del caso del 8-M, la jueza Carmen Rodríguez-Medel, había prohibido expresamente a los agentes encargados de las diligencias que trasladaran el resultado de las averiguaciones a sus mandos en la comandancia. Marlaska aseguró en un primer momento que el cese de Pérez de los Cobos se debía a una simple “reestructuración de equipos”. Pero la directora general del cuerpo, la también socialista María Gámez, admitió en su propuesta de cese del coronel, desvelada por este diario, que el verdadero motivo del relevo era que este se había opuesto a facilitar información sobre el procedimiento.

El escogido para sustituir a Pérez de los Cobos solo ha tardado una semana en conseguir lo que quería el ministro. El volcado de los ordenadores ha comenzado esta semana y se demorará durante varios días por la ingente cantidad de datos que guardan los discos duros. El clonado afecta a todos los mandos y agentes de Policía Judicial, sin excepciones. El proceso ha provocado estupefacción en la Guardia Civil. Es la primera vez que se hace una copia de todos los dispositivos de la unidad de Policía Judicial en la Comandancia de Madrid.

El análisis no solo pone en riesgo la necesaria reserva sobre las diligencias del 8-M. Los agentes almacenan en sus ordenadores los expedientes de decenas de causas abiertas que afectan a delitos de narcotráfico, blanqueo de capitales, homicidios, robos, estafas y delitos de corrupción que podrían salpicar a cargos públicos, entre otros. Cualquier filtración del contenido de estos casos pondría en riesgo el éxito de las pesquisas y sembraría dudas sobre la legalidad del propio proceso de investigación.

Las fuentes consultadas explican que la investigación de la filtración de los atestados del 8-M no requería una medida tan invasiva. Habría sido suficiente con rastrear la ruta que siguieron los dos informes elaborados por la Guardia Civil antes de llegar a las manos de la jueza Rodríguez-Medel. Incluso está en duda la implicación de agentes del instituto armado en la supuesta difusión de los atestados del 8-M. Las primeras informaciones sobre los informes fueron publicadas cuando los documentos ya estaban en los juzgados de plaza de Castilla.

La decisión de Interior de colocar a Blanes al frente de la Comandancia de Madrid no ha estado exenta de polémica. El catálogo de puestos de trabajo de la Guardia Civil obliga a que se haga cargo de esas dependencias un mando con rango de coronel. Tras el cese de Pérez de los Cobos, debería haber asumido su puesto el otro oficial del mismo escalafón. Pero el otro coronel de la comandancia, Eduardo Gómez, ha pasado a otra unidad. El ministerio optó por aupar a Blanes, el teniente coronel con más antigüedad de la comandancia, al puesto de Pérez de los Cobos, a pesar de que no tiene el nivel necesario. Blanes ya estaba integrado en realidad en la estructura de la comandancia. Hasta ahora, se había hecho cargo de la Unidad Fiscal y Aeroportuaria.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
55 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios