"HABRÁ QUE ANALIZAR LOS RESULTADOS"

El 'culebrón Alonso' frena toda negociación entre PP y Cs hasta la noche del 5-A

"Todo se ha detenido hasta, por lo menos, la noche electoral", asegura un dirigente del PP. "Si la cosa sale mal, la unidad del centro derecha puede quedar como un proyecto fallido"

Foto: Alfonso Alonso, en la junta directiva del PP vasco de este lunes, en la que formalizó su dimisión. (EFE)
Alfonso Alonso, en la junta directiva del PP vasco de este lunes, en la que formalizó su dimisión. (EFE)
Adelantado en

El futuro de España Suma —o como quiera que acabe llamándose cualquier coalición electoral entre PP y Ciudadanos— está en el aire. Pasa, definitivamente, por lo que suceda en el País Vasco el 5-A. Un resultado peor aún del que auguran las encuestas —bajar de los nueve actuales a cinco o seis, como augura alguna encuesta— será visto por muchos como un "proyecto fallido", como teme un dirigente regional del PP. Hasta entonces, hasta la noche electoral, se ha parado cualquier negociación para seguir avanzando en la alianza del centro derecha para las siguientes elecciones, en este caso, Cataluña.

El 'culebrón Alonso' frena toda negociación entre PP y Cs hasta la noche del 5-A

"Todo se ha detenido hasta, por lo menos, la noche electoral", asegura un dirigente del PP. "Y mejor, porque hay que analizarlo todo con inteligencia", insiste. La consigna es esperar y ver qué pasa finalmente el 5-A en el País Vasco. "Si la cosa sale muy mal esa noche, la necesaria unidad del centro derecha puede quedar muy resentida y como un proyecto fallido", insiste esta fuente, y la coalición que, según Pablo Casado, "da mayorías absolutas" estaría en el aire.

El culebrón de la negociación de la coalición PP+Cs en el País Vasco —Génova no quería a Alfonso Alonso, filtración de nombres como Rosa Díez o Maite Pagaza, ofertas de un puesto en el Canal de Isabel II para que Alonso se apartara, cierre de filas en Álava, designación oficiosa como candidato, pulso definitivo por unas listas hechas en Génova y la traca final del apartamiento, el nombramiento de Carlos Iturgaiz y la dimisión de Alonso— ha dejado a mucha gente del PP en el País Vasco "muy, muy caliente" pero, sobre todo, "consternada", según un dirigente del PP en Euskadi crítico con la actuación de la dirección nacional. "Es no entender cómo está hoy el País Vasco. Y el trato de Génova... Podemos asistir a la muerte del PP vasco a un mes de las elecciones".

El resultado final el 5-A en el País Vasco —ya nadie en el PP habla de los resultados en Galicia y todos confían en que las encuestas acierten y que Alberto Núñez Feijóo conservará la mayoría absoluta— va a marcar el futuro de la antigua idea de España Suma. Pero ¿cuál será el fiel de la balanza que separe entre fracaso absoluto o soportable el resultado de PP+Cs allí, ya que nadie espera un resultado de Iturgaiz que pueda calificarse de éxito?

El PP consiguió en las anteriores elecciones autonómicas nueve escaños: cinco por Álava, dos por Guipúzcoa y dos por Vizcaya. La encuesta de EITB-Focus de febrero le rebajaba las expectativas a 5-6: tres por Álava, uno por Guipúzcoa —tras la dimisión de Borja Sémper— y 1-2 por Vizcaya. El único estudio hecho con la coalición PP+Cs es el de Electomanía, que le da un 8% de los votos y siete escaños. Es decir, la suma de populares y naranjas lograría dos escaños menos que en las elecciones de 2016, pero mejoraría las expectativas de la última encuesta de ambos por separado. "Esos siete escaños serían la frontera para asumir una dulce derrota y poder 'vender' la coalición como un proyecto para el resto del país", asegura un dirigente del PP nacional.

El resultado que marcará el fracaso

Todo lo que sea un resultado de Carlos Iturgaiz por debajo de esos siete escaños no solo pondrá en cuestión la decisión de Génova de apartar a Alonso a poco más de un mes de la cita electoral sino que también puede marcar el futuro de la coalición sin apenas haber arrancado. Con solo siete escaños, Cs conseguiría dos de ellos, lo que supone casi el 30% de los escaños para una formación que, hasta ahora, no tenía ni un diputado autonómico ni un concejal, y que apenas sacó 21.300 votos hace cuatro años. Un argumento más para los partidarios de la negativa de Alfonso Alonso a aceptar la coalición.

Alfonso Alonso, en la sede del PP vasco. (EFE)
Alfonso Alonso, en la sede del PP vasco. (EFE)

En el resto de las autonomías, los mandatarios populares estarán vigilantes con los resultados para ver si merece la pena un precio como el que se ha pagado en el País Vasco por una alianza que, "al final, puede que no sume sino que reste", como insistieron desde Galicia como argumento para no aceptar una coalición y ofrecer, en cambio, lugares en las listas a políticos de Cs como "independientes". Un resultado por debajo de esos siete escaños, insisten dirigentes regionales del PP, podría dejar muy tocada España Suma. "Habrá que analizar los resultados del 5-A con inteligencia", vuelven a pedir desde el PP de Cataluña. Hasta entonces, todo parado.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios