Los desajustes empiezan a aflorar

Justicia frena a Podemos con el delito de los piquetes en un nuevo choque de la coalición

Además de la política migratoria y la reforma del 'solo sí es sí', el Gobierno ha logrado que Echenique paralice la proposición de ley para despenalizar los piquetes

Foto: El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, junto al ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, en el Congreso. (EFE)
El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, junto al ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, en el Congreso. (EFE)
Adelantado en

Los desajustes en la coalición PSOE-Podemos empiezan a aflorar poco más de un mes después de la toma de posesión. Tras unas semanas de plácida coexistencia, en las que Unidas Podemos aceptó los nombramientos de Dolores Delgado como fiscal general, por ejemplo, estos días se han evidenciado las discordancias por la reforma penal del 'solo sí es sí' y por la política migratoria de Marlaska. Ha habido más episodios. El martes, en la Junta de Portavoces del Congreso, Podemos tenía previsto presentar una proposición de ley para despenalizar los piquetes en las huelgas, una medida pactada con el PSOE. En el último momento, Pablo Echenique la retiró y Podemos perdió su turno para presentar la primera ley esta legislatura. Fuentes parlamentarias lo atribuyen a la petición de Justicia.

Primero fue la política migratoria de Fernando Grande-Marlaska. Podemos avisó de que no aceptaba la ley de asilo preparada por el ministro del Interior, que proponía mano dura con la inmigración ilegal, y Moncloa tuvo que salir al paso admitiendo que era un borrador anterior al acuerdo de gobierno.

Después fue la reforma penal para el 'solo sí es sí'. Igualdad pretende aprobarla antes del 8-M pero Justicia intentó frenarlo para no parchear la reforma del Código Penal, que también incluye los delitos de sedición y delitos medioambientales. Al final, el PSOE ha admitido que la reforma del Código Penal para los delitos sexuales se tramite por separado, de forma que Irene Montero se pueda colgar la medalla antes de la manifestación feminista del 8-M.

Parecía un 2-0 para Unidas Podemos. Pero el marcador no estaba completo. El martes pasado, en la Junta de Portavoces del Congreso, Podemos llevaba su proposición de ley para despenalizar las coacciones de los piquetes en casos de huelga. No es un tema polémico y en teoría está pactado con el PSOE. Era la primera proposición de ley que le correspondía a Podemos y tenía el texto preparado de legislaturas anteriores. La había registrado el 6 de febrero y contaba con el suficiente respaldo parlamentario.

En el último momento, y para sorpresa de otros partidos, Pablo Echenique, portavoz parlamentario de Unidas Podemos, retiró su proposición de ley. Fue tan imprevisto que no presentó otra proposición y Podemos perdió su turno, de forma que aún no ha llevado al Congreso ninguna ley con la que apuntarse una medalla. Fuentes parlamentarias señalan la mano de Justicia, que dirige el socialista Juan Carlos Campo, para evitar que se tramitara. Con todo, desde el grupo confederal señalan que la decisión fue consensuada y la enmarcan dentro de los cauces establecidos para la coordinación con sus socios de gobierno de cara a "mejorar" el trámite de la iniciativa.

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique. (EFE)
El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique. (EFE)

Campo, juez de formación y exsecretario de Estado de Justicia, está intentando tramitar de una vez todas las reformas del Código Penal. PSOE y Unidas Podemos han anunciado reformas en el delito de rebelión y sedición (para el independentismo catalán), pero también sobre la violencia sexual (el 'solo sí es sí'), el endurecimiento de los delitos contra los animales y la penalización de la apología del franquismo. Fuentes parlamentarias explican que Justicia intenta no parchear el Código Penal sino llevar una sola reforma y como proyecto de ley, con lo que recibiría los distintos informes consultivos del Poder Judicial y del Consejo Fiscal. La presentación de la proposición de ley, una fórmula para aprobar textos legales directamente en el Congreso, por parte de Unidas Podemos rompía esa intención.

Fuentes de Justicia aseguran, por su parte, que como sucede en el caso de la regulación del 'solo si es sí', la intención del departamento que dirige Juan Carlos Campo nunca ha sido la de bloquear. "Queremos enriquecer, para conseguir un Código Penal lo mejor posible", indican estas fuentes, que aseguran que la cooperación entre ministerios es habitual en la acción de gobierno. En este caso, no solo Justicia debe examinar la desaparición de estas penas para piquetes sino también Trabajo, a quien la medida afecta de forma directa.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
56 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios