TRAS LA 'PARALIZACIÓN' DE JUSTICIA

El PSOE recula y desbloqueará la ley del 'sí es sí' antes del 8-M como preveía Igualdad

Igualdad llevaba semanas esperando este último paso pasa sacar adelante la ley, pero Justicia habría paralizado el procedimiento. Tras la reunión de la coalición, Podemos gana la partida

Foto: María Jesús Montero, con las ministras de UP Yolanda Díaz e Irene Montero, el pasado 18 de febrero. (EFE)
María Jesús Montero, con las ministras de UP Yolanda Díaz e Irene Montero, el pasado 18 de febrero. (EFE)

Nuevo choque dentro del Gobierno de coalición, distintas versiones y finalmente resolución del conflicto. Desde Podemos se aseguraba este jueves que el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo (PSOE), había puesto en cuarentena la ley de violencias sexuales promovida por la titular de Igualdad, Irene Montero (Unidas Podemos), que ya tenía listo el texto para llevar al Consejo de Ministros. Unidas Podemos mostraba su sorpresa por el "bloqueo" de la ley porque se trata de un acuerdo "expresamente reflejado en el pacto que se presentó en los medios de comunicación". En esta misma línea añadían que "hay un acuerdo de Gobierno con que la Ley de Libertades Sexuales terminada hace días debía iniciar su tramitación antes del 8 de marzo, y lo único que falta para que se empiece a tramitar y llegue a tiempo es que el ministro de Justicia dé el OK". Desde la Vicepresidencia Primera del Gobierno, que dirige Carmen Calvo, se indicaba que no había ningún veto a ninguna iniciativa, y que la que lleve Montero, "como todas", han de pasar por el filtro de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios, que preside la mano derecha de Pedro Sánchez.

La solución del conflicto llegó cerca de las 14:00, tras la reunión de constitución de las dos partes de la coalición, a través de un comunicado lanzado por la Secretaría de Estado de Comunicación: "La Ley de Libertad Sexual tiene un consenso total en el Gobierno de coalición. Es un proyecto legislativo ilusionante, que estará listo en los plazos previstos y enviará un mensaje claro de compromiso del Gobierno con la igualdad de cara al 8 de marzo". Unidas Podemos se hacía con la victoria tras dar la batalla y mostrar su discrepancia con los planes de los socialistas. Eso interpretaban los morados tras el comunicado, y lo confirmó posteriormente el propio Sánchez desde Bruselas. "Esperamos llegar a tiempo, llegaremos a tiempo, pero sobre todo y más importante, más que la fecha, que cumpliremos con ella, es que vamos a dar un paso más y nos vamos a volver a situar a la vanguardia de la igualdad de género y de la protección y seguridad de las mujeres", dijo el jefe del Ejecutivo. Tanto él como Pablo Iglesias dieron por zanjada la 'minicrisis'.

El PSOE recula y desbloqueará la ley del 'sí es sí' antes del 8-M como preveía Igualdad

Para entender qué pasó hay que rebobinar. Igualdad llevaba semanas esperando que Justicia desbloquease la ley, pero Justicia habría paralizado la tramitación "alegando generalidades de procedimiento, sin concretar", según indicaban por la mañana las fuentes del grupo parlamentario de Unidas Podemos consultadas por El Confidencial. Como ya avanzó este diario, la divergencia de opiniones ya retrasó la aprobación en el Consejo de Ministros de la ley contra las violencias sexuales, que el Ministerio de Igualdad se planteó como urgente, pero en los últimos días se habían limado estas asperezas al reconocerse que esta iniciativa tenía entidad propia y no tenía por qué integrarse dentro de una reforma amplia del Código Penal que incluya en un mismo paquete cambios en los delitos de sedición y rebelión junto a nuevas tipificaciones en los delitos sexuales, para incluir el 'solo sí es sí', sino hacerlo como dos iniciativas legislativas diferenciadas.

En un principio, los socialistas se inclinaron mayoritariamente por proponer que todas las reformas penales figurasen en un mismo proyecto de ley y los ministros de Unidas Podemos se decantaron por diferenciar las reformas previstas del Código Penal en dos leyes distintas, como finalmente se habría acordado hasta que se produjo este bloqueo, presuntamente unilateral, de Justicia, según alegaban desde Unidas Podemos. Según las fuentes consultadas por este diario, había un compromiso para blindar el 'solo sí es sí' antes del 8-M desde el segundo Consejo de Ministros. Sin embargo, según añadieron estas mismas fuentes, Justicia habría retrasado el proceso hasta su "bloqueo" definitivo. Hasta el pasado martes, parecía que Igualdad había ganado la partida, porque Irene Montero daba por hecho que la Ley de Libertades Sexuales saldría "de inmediato" del horno del Gobierno. Pero el panorama cambió a primera hora de este jueves, tras la denuncia de los morados.

"La Ley de Libertad Sexual es un proyecto ilusionante, que estará listo en los plazos previstos y enviará un mensaje de compromiso" para el 8-M


Entre los elementos de análisis, más allá de la idoneidad de no trocear por capítulos las reformas previstas en la legislación penal, destacan que los apoyos parlamentarios a una y otra medida serían distintos, además de que se quiere llegar a las movilizaciones feministas del 8-M con los deberes hechos en lo que respecta al compromiso firmado en el acuerdo de gobierno entre PSOE y Unidas Podemos, al menos como anteproyecto. En el pacto programático se apostaba por "garantizar que el consentimiento de la víctima sea clave en los delitos sexuales, de manera que, si una mujer no dice sí, todo lo demás es no. Es decir, 'solo sí es sí".

Cambiar la legislación "cuanto antes"

Desde Vicepresidencia Primera, se indicaba que no era "cierto" lo que esgrimía Unidas Podemos. "Un proyecto de ley, para que lo vea el Consejo de Ministros, tiene que ir a la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios y tener el visto bueno allí y este proyecto no se ha visto todavía. Es el trámite previo para cualquier ministerio. Es el cauce normal, no hay nada diferente. El Gobierno como tal no conoce la propuesta porque no se ha elevado a la Comisión General. Y hasta que no se conozca, no te puedes pronunciar", cuentan fuentes próximas a Calvo, que preside el órgano encargado de filtrar todas las iniciativas que llegan a la reunión semanal del Gabinete.

Justicia y Vicepresidencia Primera indicaban que no había ningún obstáculo, que la ley seguía el procedimiento habitual de todas las iniciativas

En Justicia, se daba una argumentación similar. El departamento que dirige Campo consideraba que no había bloqueo y explicaba que lo que Igualdad interpreta como un parón respondía simplemente al modo habitual de proceder en la gestión de cualquier Gobierno. Según su versión, no había ningún obstáculo y se actuaba como "actúa en un Ejecutivo cuando una medida afecta a otras u otros departamentos": cada uno realiza sus aportaciones para consensuar el mejor texto posible, por interés de la ciudadanía. "Las políticas de igualdad son enormemente importantes para este Gobierno, y mucho más cuando inciden en el Código Penal, por tanto, hay que hacer un estudio pormenorizado propio de cualquier ley", insistían.

La resolución de la discrepancia entre los socios vino tras la reunión de la constitución de la comisión permanente de seguimiento de PSOE y Unidas Podemos, compuesta seis a cuatro a favor de los socialistas. El comunicado lanzado por el Gobierno venía a reflejar que los morados habían logrado sacar su criterio adelante, ya que la nota da por hecho que la Ley de Libertad Sexual estará lista para antes del 8-M. Podemos asegura que esa norma incluirá el 'sí es sí'. Sánchez lo confirmó desde Bruselas, donde calificó el proyecto de "ilusionante". El presidente señaló que las diferencias por este asunto son un tema "menor" porque "lo fundamental, lo trascendental" es "abordar esa modificación del Código Penal para que las mujeres se sientan más seguras". Para una sociedad como la española, dijo, es "inaceptable", "inasumible" el número de mujeres que sufren agresiones sexuales y violaciones, y por ello hay que modificar la legislación "cuanto antes", y que cuente con "el mayor respaldo parlamentario" posible.

Constitución de la mesa permanente de seguimiento del acuerdo de coalición, este 20 de febrero en el Congreso. Por el PSOE, de izqda. a dcha., Antonio Hidalgo, Miguel Ángel Oliver, Iván Redondo, Adriana Lastra, Félix Bolaños e Isabel Valldecabres, y por Unidas Podemos, Juanma del Olmo, Ione Belarra, Pablo Echenique y Julio Rodríguez. (Eva Ercolanese | PSOE)
Constitución de la mesa permanente de seguimiento del acuerdo de coalición, este 20 de febrero en el Congreso. Por el PSOE, de izqda. a dcha., Antonio Hidalgo, Miguel Ángel Oliver, Iván Redondo, Adriana Lastra, Félix Bolaños e Isabel Valldecabres, y por Unidas Podemos, Juanma del Olmo, Ione Belarra, Pablo Echenique y Julio Rodríguez. (Eva Ercolanese | PSOE)

La reforma del Código Penal es la segunda discrepancia de calado en el seno del Gobierno de coalición, tras la crisis abierta por el ministro Fernando Grande-Marlaska a cuenta de las devoluciones en caliente. Una circunstancia que desde el entorno del ministerio morado afectado se enmarca en la normalidad y se concluye que pese a la existencia de diferentes voces se actuará con una sola palabra. El objetivo compartido pasa por superar las discrepancias que inevitablemente irán surgiendo sin estridencias ni conflictos, como en estas casi seis primeras semanas de cogobierno. Su relación, según destacan, es de "plena colaboración y de respeto a la realidad de que el Ejecutivo está compuesto por dos partidos distintos" pero remando en la misma dirección.

Este jueves, por tanto, se constituyeron formalmente los dos órganos de coordinación entre los socios: la comisión permanente de seguimiento del acuerdo (o mesa permanente), con esa citada distribución 6-4 a favor de los socialistas. Por la parte del PSOE, de hecho, se sentaron los directores de Gabinete de Sánchez y Calvo, Iván Redondo e Isabel Valldecabres, más el secretario general de la Presidencia, Félix Bolaños, el subsecretario de la Vicepresidencia Primera, Antonio Hidalgo, el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, y la portavoz socialista, Adriana Lastra. Por UP, forman la mesa el director de Gabinete de Pablo Iglesias, el exJEMAD Julio Rodríguez, y el director de Comunicación del vicepresidente segundo, Juanma del Olmo, más la secretaria de Estado de Agenda 2030, Ione Belarra, y el portavoz en el Congreso, Pablo Echenique.

Una reforma diluida

En la primera cita, los gráficos pudieron captar rostros menos sonrientes de los dos equipos que en otras ocasiones. A continuación, se conformó la comisión de seguimiento parlamentario, que sí es paritaria y que integran cinco dirigentes del PSOE (Adriana Lastra, Rafael Simancas, Belén Fernández, Felipe Sicilia y Pepe Zaragoza) y otros cinco del grupo de UP (Pablo Echenique, Jaume Asens, Enrique Santiago, Antón Gómez-Reino y Sofía Castañón).

Calvo ya decía que la reforma del Código Penal "saldrá de un proyecto del Gobierno que tiene que afectar a diferentes materias", no solo el 'sí es sí'

En la primera entrevista televisiva de Pablo Iglesias tras salir adelante la investidura, el vicepresidente segundo del Gobierno ya apostaba por que la primera medida que debería sacar adelante el Ejecutivo era blindar el 'solo sí es sí'. "Corre prisa y lo tenemos que hacer pronto", afirmaba para añadir que sería una cuestión que abordaría "el próximo Ministerio de Igualdad". En unos términos similares se manifestó la titular de Igualdad, Irene Montero, quien insistía en que la ley contra las violencias sexuales es "para ya" y concluía que sería "lo primero que con carácter de ley" aborde su departamento.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a sus vicepresidentes Carmen Calvo y Pablo Iglesias, este 19 de febrero en el Congreso. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a sus vicepresidentes Carmen Calvo y Pablo Iglesias, este 19 de febrero en el Congreso. (EFE)

La vicepresidenta Carmen Calvo, en cambio, defendió la opción contraria en una entrevista con el diario 'El País', avanzando que "la reforma saldrá de un proyecto del Gobierno que tiene que afectar a diferentes materias: la protección de la libertad sexual, la protección de los animales, los nuevos delitos medioambientales... Muchas cosas. Y también a tipos penales que son instrumentos muy anticuados para defender el Estado". Sobre el caso concreto de la sedición, argumentaba que "no tenemos tipos y penas adaptados a una sociedad moderna, que ejerce las discrepancias, las desobediencias, y un montón de situaciones que no están acompasadas. Buscamos poner al día la realidad con la capacidad sancionadora del Estado". Al final, según el acuerdo alcanzado este jueves, no será como quería Calvo. La Ley de Libertad Sexual tendrá su propio camino, y nacerá pronto. Antes del 8-M, una fecha icónica para el movimiento feminista.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
53 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios