FALTA POR SABER EL FORMATO Y LA FECHA

Pablo Iglesias formará parte de la mesa de diálogo con el Govern junto a Pedro Sánchez

El vicepresidente segundo confirma su presencia en el foro con la Generalitat, en el que no habrá un mediador. Lastra había apuntado esa posibilidad a primera hora, por la "cohesión" del Gobierno

Foto: Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE, este 10 de febrero en el Casino de Madrid. (EFE)
Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE, este 10 de febrero en el Casino de Madrid. (EFE)

En este mismo mes de febrero debería estar funcionando la mesa de diálogo del Gobierno central con la Generalitat. Fue el compromiso que acordaron Pedro Sánchez y Quim Torra en su reunión en el Palau de la Generalitat el pasado jueves. Ambos pactaron incluso liderarla. Pero no se conoce la fecha, ni el formato, ni la composición completa. Pero este lunes ya se confirmó la presencia del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, que se sentará en esa mesa junto a Sánchez y otros representantes del Ejecutivo central todavía por determinar. Así lo ratificó el líder de Unidas Podemos durante una entrevista en 'Al rojo vivo' (La Sexta), asegurando que así se lo había pedido el presidente.

Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE, portavoz en el Congreso y mujer de la máxima confianza de Pedro Sánchez, que este lunes protagonizaba un desayuno informativo en el Casino de Madrid, ya había apuntado en esta dirección a primera hora. "Este es un Gobierno muy unido, muy cohesionado, que trabaja muy bien, y donde no hay problemas de individualismos o de egos. Me parecería bien que estuviera Pablo Iglesias [en la mesa de diálogo] o cualquiera de los 22 ministros y vicepresidentes del Gobierno", respondió. La aseveración no era baladí, porque la número dos del PSOE no habla nunca a humo de pajas.

Fuentes próximas a Sánchez ratificaron enseguida que no se descartaba que pudieran entrar los morados en el foro con la Generalitat. Estaban preparando el terreno, hasta que finalmente Iglesias confirmó su presencia. "El presidente me ha pedido que esté, por lo tanto mi obligación es estar", indicó en 'Al rojo vivo'. El jefe de Podemos subrayó que no habrá dos gobiernos, sino solo uno con una misma posición.

Pablo Iglesias formará parte de la mesa de diálogo con el Govern junto a Pedro Sánchez

No es un movimiento extraño ni inesperado. Sánchez ha incluido a Unidas Podemos en sus reuniones de 'maitines' de los lunes —el propio Iglesias y la titular de Igualdad, Irene Montero, están en el núcleo de decisiones del Gabinete— y quiso que se engrasara la relación de sus ministros: organizó el pasado sábado la jornada de retiro y convivencia en la finca toledana de Quintos de Mora. Esa estampa de cohesión interna se confronta, eso desean los socialistas, con la de la división que a su juicio algunos gobiernos autonómicos de la derecha traslucen. Y eso que, antes del 10-N, el jefe del Ejecutivo renegaba de una coalición precisamente por las diferencias de fondo y muy profundas de las dos organizaciones en torno a Cataluña. "Necesito un vicepresidente que defienda la democracia española", llegó a decir Sánchez en julio para provocar que renunciara a estar en el Ejecutivo, como así ocurrió.

"Este es un Gobierno muy cohesionado. Me parecería bien que estuviera Iglesias [en la mesa] o cualquiera de los 22 ministros", asegura Lastra


No obstante, esa mesa de diálogo puede peligrar antes de nacer, porque Torra ha venido insistiendo, en los últimos días, tras su cita con Sánchez, en que ha de estar encabezada por un mediador, porque así lo ha aprobado el Parlament, y de hecho quiere trasladar esa exigencia al encuentro que desea mantener esta semana con partidos y entidades separatistas. Los socialistas proclaman que no aceptarán esa figura. Ya dijo el presidente del Gobierno que el diálogo con el Govern será "franco y absolutamente transparente". "Por tanto, el mediador van a ser los 47 millones de ciudadanos", y ellos conocerán "todas las propuestas, pareceres y posiciones".

"El independentismo no desaparecerá"

Lastra se aferró este lunes a esa afirmación de Sánchez. "Es importante que seamos capaces de superar fases pasadas. Queremos que esta conversación, este diálogo, sea transparente y que los mediadores de ese acuerdo sean los 47 millones de españoles", respondió. El PSOE rechaza volver al debate que se suscitó hace justo un año, cuando aceptó la figura del relator por la presión de los independentistas. Ello generó tensiones internas y, al final, no logró salvar los Presupuestos de 2019, por lo que el presidente se vio abocado a convocar elecciones. El vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, por su parte, se mostró optimista sobre los resultados de la mesa en la que tendrá un papel relevante: "Podemos entendernos perfectamente", dijo, poniendo en valor que el "80% de la población" catalana respalda este acuerdo para el diálogo. Con todo, reconoció que el proceso "va a ser largo". "Hace falta diálogo, diálogo y dialogo", señaló Iglesias, que demandó actuar con "mucha mano izquierda" y "capacidad de persuasión" para buscar fórmulas que no sean cien por cien satisfactorias para todos pero que sirvan para buscar salidas en Cataluña.

El PSOE ratifica su promesa de reformar el Código Penal para castigar la apología del franquismo: "En democracia no se homenajea a dictadores"

La vicesecretaria general del PSOE defendió la política de distensión con Cataluña, pese a las críticas de la oposición. "La política necesariamente tiene que partir de un principio de realidad, es plural y es diversa, y Cataluña es diversa y plural. El independentismo no va a desaparecer de nuestro país. Tenemos que establecer una fórmula dentro del marco constitucional que asegure la convivencia y no hay otro método más que el diálogo para hacerlo", mantuvo durante su discurso.

Pablo Iglesias formará parte de la mesa de diálogo con el Govern junto a Pedro Sánchez

ERC es un socio imprescindible para el Gobierno a lo largo de toda la legislatura, y especialmente para su proyecto central, los Presupuestos. El domingo por la noche, en el programa 'Lo de Évole', Oriol Junqueras, presidente de los republicanos, no descartaba desde la cárcel que su partido pudiera facilitar su aprobación. Lastra se mostró convencida de que saldrán adelante porque "serán buenos", y confía en que los respalden ERC "y más grupos de la Cámara". La vicesecretaria general sacó la cara por su compañero Miquel Iceta, muy criticado por Junqueras en la entrevista de Jordi Évole —"El PSOE, de bueno nada, pero al PSC siempre le recordaré que, sabiendo que somos inocentes, aplaudieron nuestra cárcel"—: es un "dirigente político que ha sabido desde el diálogo y el respeto a la ley tender puentes y será un excelente presidente de Cataluña".

Las presidentas del Senado, Pilar Llop (i), y del Congreso, Meritxell Batet (2d); la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo (2d), y el presidente de Asturias, Adrián Barbón (d), durante el desayuno informativo protagonizado por Adriana Lastra, este 10 de febrero en Madrid. (EFE)
Las presidentas del Senado, Pilar Llop (i), y del Congreso, Meritxell Batet (2d); la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo (2d), y el presidente de Asturias, Adrián Barbón (d), durante el desayuno informativo protagonizado por Adriana Lastra, este 10 de febrero en Madrid. (EFE)

Se tramitará como proyecto de ley

No aportó Lastra muchas novedades respecto a la tramitación de la reforma del Código Penal. Sí volvió a insistir en que será un proyecto del Gobierno (no una proposición de ley de los grupos), pero no aclaró con rotundidad si se tramitará separadamente el 'sí es sí' —que el consentimiento sexual sea clave en los abusos y agresiones sexuales— y la revisión de los tipos de sedición y rebelión. Unidas Podemos prefiere la primera alternativa, para darle entidad a una modificación que afecta a las mujeres y que sea un gesto de cara al 8 de marzo. Lastra comentó que "es obvio" que hay una parte de la sociedad que exige ese cambio, pero también "es cierto" que hay otros artículos de la legislación penal "que hay que acomodar a los tiempos". Es la misma argumentación que usó la pasada semana la portavoz del Gabinete, María Jesús Montero. El PSOE se inclina por hacer una única reforma de amplio espectro. "El Gobierno está trabajando en ello. No he visto el borrador todavía. Pueden preguntarle al ministro de Justicia, Juan Carlos Campo", presente en el desayuno informativo, eludió.

Lastra estuvo arropada por la crema de su partido y del Gobierno, prueba del peso político y la influencia de la número dos y portavoz parlamentaria

Los cambios en el Código Penal alcanzarán a otra cuestión: se castigará la apología del franquismo. "Exhumaremos a las víctimas del franquismo que aún yacen en las fosas comunes, retiraremos la simbología franquista que aún queda en los lugares públicos, y reformaremos el Código Penal para que la apología y exaltación del franquismo sea al fin un delito. En democracia no se homenajea ni a dictadores ni a tiranos", subrayó Lastra. El propio Sánchez, en el debate electoral previo a los comicios del 10-N, ya prometió llevar al Código Penal los delitos de apología del franquismo y de los totalitarismos y promover los cambios legales necesarios para disolver la Fundación Francisco Franco.

Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE y portavoz socialista en el Congreso, rodeada de la plana mayor del Ejecutivo y del partido, este 10 de febrero de 2020 en el Casino de Madrid. (Inma Mesa | PSOE)
Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE y portavoz socialista en el Congreso, rodeada de la plana mayor del Ejecutivo y del partido, este 10 de febrero de 2020 en el Casino de Madrid. (Inma Mesa | PSOE)

El peso político y la influencia de Lastra se demostró en el número y cualificación de los cargos socialistas que acudieron este lunes al Casino de Madrid a arroparla: allí estaban las presidentas de Congreso y Senado, Meritxell Batet y Pilar Llop; las vicepresidenta primera y cuarta del Ejecutivo, Carmen Calvo y Teresa Ribera, y los ministros del Interior, Fernando Grande-Marlaska; Justicia, Juan Carlos Campo; Industria, Reyes Maroto, y Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes. También la acompañaron los presidentes autonómicos socialistas de Asturias, Adrián Barbón; Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y La Rioja, Concha Andreu; y los barones de Madrid, José Manuel Franco; Euskadi, Idoia Mendia; Murcia, Diego Conesa, y Galicia, Gonzalo Caballero; o los alcaldes de Vigo, Abel Caballero, y Valladolid, Óscar Puente.

Pedro Sánchez, con su nueva comisión permanente de la ejecutiva federal, a la que se suman los ministros Salvador Illa y José Manuel Rodríguez Uribes y los dirigentes Luz Martínez Seijo y Javier Izquierdo, este 10 de febrero en Ferraz. (Inma Mesa | PSOE)
Pedro Sánchez, con su nueva comisión permanente de la ejecutiva federal, a la que se suman los ministros Salvador Illa y José Manuel Rodríguez Uribes y los dirigentes Luz Martínez Seijo y Javier Izquierdo, este 10 de febrero en Ferraz. (Inma Mesa | PSOE)

Al desayuno informativo también asistieron miembros de la dirección socialista, del grupo en las dos Cámaras y del Gabinete de la Presidencia del Gobierno (como Félix Bolaños) o el secretario general de la UGT, Pepe Álvarez. La vicesecretaria fue presentada en la tribuna por el líder del sindicato minero asturiano SOMA-FITAG-UGT, José Luis Alperi. Tras el desayuno, se reunió en Ferraz la comisión permanente de la ejecutiva federal del PSOE, presidida por Sánchez, ya con la incorporación de los ministros Salvador Illa y José Manuel Rodríguez Uribes y de los dirigentes Luz Martínez Seijo y Javier Izquierdo. No hubo rueda de prensa posterior. El mensaje del día del partido recayó exclusivamente en Lastra.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios