RELEVO EN EL EJECUTIVO

Sánchez y Díaz prosiguen con el deshielo y pactan la nueva delegada del Gobierno

La granadina Sandra García protagoniza un relevo sorpresa que molesta a los sanchistas andaluces, ya divididos, y refuerza a la expresidenta de la Junta en plena ofensiva por su liderazgo

Foto: Pedro Sánchez y Susana Díaz, el pasado 6 de noviembre en un mitin de campaña en Torremolinos, Málaga. (EFE)
Pedro Sánchez y Susana Díaz, el pasado 6 de noviembre en un mitin de campaña en Torremolinos, Málaga. (EFE)

El Gobierno de Pedro Sánchez nombrará una nueva delegada en Andalucía en un relevo sorpresa que ya casi estaba descartado entre los socialistas andaluces. Será la senadora por Granada, Sandra García, exdelegada del Gobierno de la Junta en la provincia granadina durante la etapa de Susana Díaz, como adelantaron a este diario fuentes de Ferraz y de la federación regional. García será nombrada para el cargo previsiblemente por el Consejo de Ministros de este martes, junto al resto de delegados que son promocionados en otras comunidades, sustituciones con las que el presidente quiere reforzar el peso político de los aparatos gubernamentales en los territorios.

El relevo en Andalucía provocará el desalojo de Lucrecio Fernández, que sucedió en marzo de 2019 a Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, actual vicepresidente primero del Congreso. Fuentes del PSOE aseguran que el nombramiento ha sido pactado entre Sánchez y Díaz y que se ha tenido en cuenta el criterio de la secretaria general del PSOE-A.

Sandra García nació en Alhama de Granada en 1972. Es licenciada en Ciencias Políticas en la especialidad de Administración Pública por la Universidad de Granada. Ha ocupado el cargo de directora general de Calidad, Innovación y Prospección Turística de la Junta de Andalucía y anteriormente fue delegada provincial de Turismo, Comercio y Deporte en Granada (2004-10) hasta que fue nombrada delegada de Agricultura. Después fue delegada de la Junta y actualmente era senadora.

Malestar interno

El nombramiento ha generado malestar entre quienes defendieron a Sánchez desde el principio de la batalla de su liderazgo. Lo cierto es que ya no es posible hablar de sanchistas andaluces porque Díaz se ha encargado de convertirse en la principal defensora del secretario general. El pasado jueves el PSOE andaluz votó en contra de una iniciativa en el Parlamento que reclamaba al Gobierno el pago de 537 millones de euros pendientes de liquidar del IVA de 2017. Días antes, en un debate con el presidente, Juanma Moreno, y ante los reproches de que callara ante supuestas concesiones de Sánchez a los independentistas, Díaz proclamó que se había equivocado, en 2016, al apoyar la abstención para investir a Mariano Rajoy mientras que Sánchez acertó. En aquel momento, el líder del PSOE dimitió y dejó el escaño.

El nombramiento puede leerse como un gesto hacía la dirigente andaluza, que ha dejado claro que peleará por revalidar la secretaría general y la candidatura a la presidencia de la Junta. Ferraz abrirá el periodo de congresos socialistas en 2021, lo que aplaza la batalla interna por la secretaria general del PSOE andaluz, aunque sin duda el baile de aspirantes ya ha comenzado y la división interna del partido en Andalucía es una evidencia.

Fuentes del partido recuerdan que Sandra García es una persona de consenso y no susanista pura, y es de la provincia que no batalló después contra Ferraz

Fuentes de Ferraz indican que la nueva delegada del Gobierno es una persona de consenso y que tampoco es del núcleo duro de Díaz. Fue el PSOE de Granada, al que Sandra García pertenece, de los primeros en buscar la reconciliación con Sánchez tras la batalla de las primarias, recuerdan. "Ella es autónoma políticamente, no fue vetada para senadora y por tanto en el momento que se empodere responderá a Pedro y no a Susana", señala un miembro de la cúpula federal. Otras voces apuntan que la decisión es de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y que no hay que olvidar que su secretario de Estado de Relaciones con las Cortes es José Antonio Montilla, catedrático de la Universidad de Granada y miembro del PSOE granadino. "Más que pactado entre los dos, probablemente Pedro se lo ha comunicado y Susana lo ha visto bien. Sandra es muy de Pepe Entrena [presidente de la Diputación provincial] y cercana a Javier Aragón, amigo personal de Pedro y miembro de la dirección del grupo en la Cámara Alta", analiza un destacado senador socialista.

Confrontación política

El nombramiento del delegado del Gobierno cobra especial relevancia en un momento de confrontación del Ejecutivo andaluz de PP y Cs con el de PSOE y Podemos. Este puesto adquiere más carga política y García es un rostro muy poco conocido en la primera línea de la política andaluza.

La Delegación del Gobierno ya fue motivo de disputa entre las dos familias del sanchismo: la que encarna Gómez de Celis y la del alcalde Toscano

La plaza de la Delegación del Gobierno de Andalucía ya fue motivo de fricción entre dos de los referentes del sanchismo en las filas andaluzas, Gómez de Celis y Francisco Toscano, alcalde de Dos Hermanas (Sevilla). El primero, al marcharse a Madrid, designó sucesor a su número dos en la delegación, que ahora será relevado. Muchos esperaban que ese puesto recayera en el delegado en Sevilla, como había ocurrido en otras ocasiones, y que es Carlos Toscano, hermano del alcalde. De aquella familia originaria del sanchismo andaluz, está en la Moncloa Paco Salazar, director adjunto del Gabinete de Iván Redondo.

Un año por delante

En clave interna, la designación de García llega en la antesala de la que se presupone como una dura guerra por hacerse con el control del PSOE andaluz. De ahí que cada uno lo interprete a su manera. Algunos leen un gesto de Ferraz hacia Díaz y una muestra de que las relaciones son buenas y se ha restablecido la confianza. Otros, un mensaje a los críticos, tras cinco dimisiones en el PSOE de Sevilla y el inicio de una campaña interna para pedir el relevo de Díaz. Lo cierto es que la decisión del Gobierno demuestra que Sánchez busca nuevos rostros, fuera de quienes protagonizaron la batalla de los últimos años del partido. Ya la dirección federal dejó claro que en estos momentos no hay ninguna prisa por la pelea orgánica ni por la sucesión en Andalucía.

María Jesús Montero, este 7 de febrero tras la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, en Madrid. (EFE)
María Jesús Montero, este 7 de febrero tras la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, en Madrid. (EFE)

Tampoco hay ningún candidato claro para enfrentarse a Díaz. En las quinielas han sonado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero; el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, o el diputado jiennense, Felipe Sicilia. Pero no hay ningún candidato señalado por Ferraz, que ve todavía mucho tiempo por delante antes de tomar una decisión. También hay voces en el PSOE-A que temen que en este tiempo se consolide el Gobierno de PP y Cs, con Vox como aliado en el Parlamento, y alertan de la debilidad de la oposición socialista. Sánchez tiene que aprobar unos Presupuestos y consolidar un Gobierno de coalición en un momento político difícil. Los suyos insisten en que en estos momentos lo orgánico no puede estar en primer plano.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios