Los 'escuadrones de la muerte' o cómo las moscas demuestran que el Chicle mintió
  1. España
regresó a la nave a hundir el cuerpo

Los 'escuadrones de la muerte' o cómo las moscas demuestran que el Chicle mintió

Afirmó que introdujo a Diana en el pozo, lastró su cuerpo y quedó hundido. Si hubiese ocurrido como relata, no habría huevos de mosca en su cuerpo, porque debajo del agua las moscas no vuelan

Foto: Los 'escuadrones de la muerte' o cómo las moscas demuestran que el Chicle mintió
Los 'escuadrones de la muerte' o cómo las moscas demuestran que el Chicle mintió

Las moscas no vuelan de noche, salvo que haya luz artificial. Pura ciencia. Cuando una persona fallece, llegan los conocidos escuadrones de la muerte, que son ocho. Si es verano, de día y al aire libre, las primeras moscas tardan pocos segundos en invadir el cuerpo. En el caso de Diana Quer, su asesinato se cometió de madrugada, es un hecho, por tanto, las moscas no estaban activas en la oscuridad. Sin embargo, aparecieron huevos de mosca en su cuero cabelludo, al menos cinco. ¿Qué trascendencia tiene este hecho? Mucha, más de la que se pueda creer. El Chicle afirmó en su declaración que introdujo a Diana en el pozo, lastró su cuerpo y quedó hundido en el fondo. Mentira. Si hubiese ocurrido como él relata, no habría huevos de mosca (se denominan pupas) en su cuerpo, porque debajo del agua las moscas no vuelan. También es pura ciencia.

Es importante fijarse en el pozo donde fue localizada la joven. Aparentemente (se puede ver en la fotografía), la tapa redonda, integrada en el suelo, y la cuadrada que hay dentro parecen perfectamente selladas. Entonces, ¿cómo pudo entrar una mosca en su interior? Caben dos hipótesis. La primera: Abuín asesina a Diana, abre la tapa de madrugada, arroja su cuerpo en el interior y sella la tapa. Regresa días después de día, abre de nuevo y trata de lastrar a Diana. De ahí que se encontraran en el fondo del pozo dos ladrillos unidos rudimentariamente con un cable fino de electricidad. En ese momento, las moscas aprovechan para entrar en el pozo. Abuín comprueba que su intento ha sido fallido y se va. Regresa al menos 20 días después.

El Chicle no está arrepentido, según los forenses

¿Cómo se puede saber con exactitud? Porque en el cuero cabelludo se encontraron dos pupas, huevos de mosca, eclosionados, y ese es el periodo que siempre tardan en eclosionar, por tanto tuvieron que pasar, sí o sí, al menos tres semanas. El Chicle destapa el pozo y vuelve a lastrar el cuerpo. Esta vez, lleva preparados dos ladrillos unidos por un cable de red (de trasmisión de datos), mucho más grueso que el de electricidad. Lastra el cadáver y esta vez se va al fondo. En ese momento, al hundirse, se paraliza el proceso de evolución de otras tres pupas de mosca que estaban por eclosionar. Es decir, en función de este relato, el Chicle regresó dos veces a la nave de Asados para ocultar el cuerpo de Diana Quer y evitar que lo encontrasen.

Hipótesis dos: el pozo, a pesar de lo que sugieran las imágenes, no estaba bien cerrado. El Chicle, tras matar a Diana, la introduce en el agujero y trata de lastrarla. No sale bien y se va. Las moscas, ya de día, encuentran algún resquicio para entrar y colonizan el cadáver. El Chicle regresa unos 20 días después, abre la tapa y esta vez sí consigue hundir el cuerpo con el peso de dos ladrillos.

Volviera una o dos veces a la nave de Asados, lo cierto es que lo hizo: regresó a hundir el cuerpo y él en su declaración lo negó. Las moscas han vencido la mentira del Chicle. Es ciencia y así lo dejó meridianamente claro Concepción Duarte, la entomóloga (especialista en el estudio de insectos) que declaró en la sesión de ayer. Mientras habló, en la sala de prensa no se escuchó el vuelo de una mosca. Silencio sepulcral y todo el mundo tomando notas.

Volviera una o dos veces a la nave, lo cierto es que regresó a hundir el cuerpo y él en su declaración lo negó. Las moscas han vencido la mentira del Chicle

Después llegó Rafael Cruz, presidente de la Asociación Internacional de Psicología de la Escritura. Él aseguró con rotundidad que estudiando la escritura del Chicle se puede concluir con absoluta certeza que es un “violador”, “que si queda libre lo volverá a hacer”, que “tiene tendencias sexuales sadomasoquistas” y que sus conclusiones son científicas porque la mente está conectada con la mano y la escritura es una radiografía perfecta y en tres dimensiones de la personalidad.

La abogada del Chicle le pidió que concretara los “palotes” y “rabos” de qué letras le permitían llegar a esas conclusiones y hasta en la sala de vista comenzó ya a oírse el zumbido de los comentarios en voz baja. Más cuando el presidente Pantín, hombre de extraordinario sosiego, atacó de forma clara al perito. Le preguntó si la psicología de la escritura era una carrera en España, si había un grado en esa materia, o una asignatura dentro de la carrera de psicología. A todo tuvo que responder que no, aunque explicó que en otros países de la Unión Europea, como Italia, sí la había. Los murmullos inundaron la sala de vistas otra vez.

Lo cierto es que cuando Nicolás Copérnico sentenció que la Tierra gira alrededor del Sol allá por 1473, la comunidad científica, que sostenía que la Tierra era el centro del universo, le tachó de loco. Hoy, los analfabetos son ellos.

Este es el ejemplo de un texto alternativo

Caso Diana Quer
El redactor recomienda