la justicia persigue a su dirección política

Tsunami monta una protesta en toda España el día de reflexión para contaminar el 10-N

La plataforma independentista, controlada por JxCAT y la CUP, llama a sus fieles y simpatizantes a movilizarse en el conjunto del territorio nacional en plena jornada de reflexión

Foto: A la izquierda, una persona votando en las últimas elecciones generales. A la derecha, manifestaciones a favor de la huelga general en Cataluña. (EFE)
A la izquierda, una persona votando en las últimas elecciones generales. A la derecha, manifestaciones a favor de la huelga general en Cataluña. (EFE)
Adelantado en

Tsunami Democràtic ha actualizado su calendario de movilizaciones contra el Estado añadiendo nuevas protestas. La plataforma ha pedido a sus seguidores que estén listos para participar en otra acción el próximo 9 de noviembre, la jornada de reflexión de las elecciones generales. No anunciará los detalles de la convocatoria hasta que se acerque esa fecha, pero el anuncio ya ha llegado a los más de 370.000 inscritos en su canal de Telegram y busca el respaldo de otros colectivos secesionistas y de extrema izquierda en el resto del territorio nacional para que la performance tenga lugar en toda España.

Con una acción en la víspera del 10-N, la plataforma pretende que la situación en Cataluña condicione aún más el resultado de las urnas y poner otra vez a prueba la fortaleza de la democracia española. Lo cierto es que su plan bordearía (de nuevo) las fronteras de la legalidad. La Ley Orgánica del Régimen Electoral General prohíbe a los partidos hacer campaña o pedir el voto en las 24 horas anteriores a la apertura de los colegios. Quien lo infrinja se expone a una pena de tres meses a un año de prisión, así como a una multa de hasta 24 meses de inhabilitación. Sobre la convocatoria de manifestaciones, el Tribunal Supremo dictaminó en 2010 que podrán celebrarse durante la jornada de reflexión siempre que sus posibilidades de influir en el voto sean escasas. Tsunami Democràtic aspira precisamente a lo contrario.

El colectivo, que está siendo investigado por la Audiencia Nacional por su presunto papel decisivo en la organización de los disturbios que sacudieron Barcelona la semana pasada, tiene otros motivos más terrenales para llamar a sus simpatizantes a movilizarse el 9 de noviembre. Oficialmente, Tsunami Democràtic es un movimiento transversal y apolítico surgido desde abajo para hacer frente a la sentencia contra los líderes del 'procés'. Carece de cúpula y de líderes.

Protestas convocadas por Tsunami Democrático en Barcelona. (EFE)
Protestas convocadas por Tsunami Democrático en Barcelona. (EFE)

El mejor fin de campaña

Sin embargo, como adelantó este diario, los servicios de información de las Fuerzas de Seguridad del Estado disponen ya de abundantes indicios que sitúan en la cúspide de la plataforma al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, alineado con Junts per Catalunya (JxCAT), y a David Fernández, peso pesado de la CUP. Nuevas noticias inciden en que la investigación de la Audiencia sobre Tsunami Democràtic, asumida por la Guardia Civil, ya habría detectado la existencia de una "dirección política" que se encarga de fijar prioridades y llenar las calles. La justicia ordenó hace una semana el cierre de la aplicación móvil y de varias páginas webs ligadas al movimiento.

JxCAT ya concurrió a las generales del 28-A y repite el 10-N con esas mismas siglas. En el caso de la CUP, esta es la primera vez que presenta una lista al Congreso de los Diputados. Las dos formaciones están en campaña y necesitan que la ira desatada por la sentencia entre sus fieles se transforme en escaños. La acción sorpresa del 9-N debe interpretarse también en esa clave. Mientras el resto de los partidos estén guardando esa jornada un respetuoso silencio, los fieles de JxCAT y la CUP estarán copando minutos en los medios de comunicación.

Tsunami Democràtic emitió este viernes a última hora un comunicado en el que anunció su apoyo a la manifestación unitaria que ha convocado el soberanismo esta tarde en Barcelona; denunció el bloqueo de sus páginas web por orden judicial y pidió a su parroquia "que se reserve unas fechas para las próximas acciones no-violentas", el eufemismo que utilizan los procesistas para referirse a los cortes de carreteras, los escraches a las Fuerzas de Seguridad y la inutilización de infraestructuras críticas. La primera fecha que destacó el comunicado fue el 9-N.

Miles de manifestantes convocados por Tsunami Democràtic intentaron paralizar El Prat el pasado 14 de octubre. (EFE)
Miles de manifestantes convocados por Tsunami Democràtic intentaron paralizar El Prat el pasado 14 de octubre. (EFE)

El colapso del aeropuerto

La primera gran movilización de Tsunami Democràtic se produjo el mismo lunes en el que se conoció la resolución del Alto Tribunal sobre Oriol Junqueras y el resto de líderes del 'procés'. A las 13 horas en punto, la plataforma pidió a sus seguidores que se dirigieran al aeropuerto de El Prat. Su estrategia pasaba por colapsarlo al estilo de las protestas de Hong Kong para atraer el interés de la prensa internacional. No logró paralizarlo, pero cogió el impulso suficiente para provocar la mayor oleada de disturbios de la historia reciente de Barcelona.

Su siguiente convocatoria iba a tener lugar este sábado, coincidiendo con el partido FC Barcelona-Real Madrid, pero LaLiga y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) optaron por moverlo de fecha para que la protesta no alterara a un evento deportivo de dimensión planetaria que, además, exige la adopción de importantes medidas de seguridad. Tsunami Democràtic esperó a conocer la fecha en la que se disputará finalmente el clásico, el próximo 18 de diciembre, para trasladar a ese mismo día su gran protesta contra la sentencia.

Entre el acto sorpresa de la jornada de reflexión y la protesta que prepara para el FC Barcelona-Real Madrid, la plataforma soberanista planea otras movilizaciones. Este viernes también comunicó que, durante los tres días siguientes a los comicios, habrá concentraciones en lugares "sorpresa". Quiere que sus simpatizantes estén activados de forma permanente. Entre otros motivos, porque hay una alta probabilidad de que, tras las generales, se anuncie de manera casi inmediata la convocatoria de unas nuevas elecciones en Cataluña. Serían las cuartas en sólo siete años.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
45 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios