Facebook (y WhatsApp) pasó a mejor vida

La lucha independentista está en internet: así usan Telegram y las redes para tomar la calle

La red se ha convertido en el canal perfecto para comunicar, informar, difundir, confundir y organizar en un momento de tensión como el que vive Cataluña

Foto: (Imagen: E. Villarino)
(Imagen: E. Villarino)

Hay una pregunta que se repite continuamente en relación con los disturbios de Barcelona: ¿quién está detrás? ¿Quién ha convocado qué movilización? Pese a que la respuesta simple señala al 'movimiento independentista', la cosa no es, para nada, tan sencilla. Las acusaciones dentro de este entorno vuelan de lado a lado, los nombres de las organizaciones se dispersan al caer la noche y las redes se llenan de mensajes. "¿Quién ha dicho que esos son CDR? Si desconvocaron a las 21:30", "Tsunami Democràtic solo se ha mojado con lo de El Prat", "son infiltrados"... Nadie se atreve a dar nombres ni a hablar claramente de cómo se organizan los altercados. Solo hay una cosa clara: la batalla, además de en la calle, se libra en internet.

La red se ha convertido en el canal perfecto para comunicar, informar, difundir, confundir y organizar en un momento de tensión como el que vive Cataluña. Pero no se puede pensar en internet como un espacio único por el que todo el mundo actúa por igual, sino que, en este caso al menos, se ve a la perfección la evolución del entorno, y las diferentes estrategias de movilización dependiendo del canal: no es lo mismo Twitter, que Telegram, que una 'app' que Facebook o WhatsApp.

Mientras algunos organizadores y participantes usan simplemente las redes "de toda la vida" (tomemos por estas a las clásicas como Twitter, Facebook o Instagram), otros han decidido saltar a Telegram como método más seguro, privado y directo y hay quien incluso ha ido un paso más allá apostando por 'apps' propias y sistemas como ProtonMail o Signal. Tal es la variedad que miles de usuarios se arremolinan en cada uno de los canales con filosofías y objetivos distintos. ¿En qué se diferencian y para qué sirven y cómo se organizan?

Twitter, Instagram y ¿Facebook?

Redes clásicas. Las más masivas, públicas y usadas por todo tipo de usuarios y organizaciones. A través de ellas hablan no solo los organizadores o los participantes en las movilizaciones sino que hay debate público, respuestas, discusión, enfrentamiento, y lo más importante, viralidad.

En el caso catalán el uso es más informativo y propagandístico que otra cosa. Se sabe que estos espacios están más que controlados y la organización por ellos es prácticamente imposible por no decir nada recomendable si lo que se busca es seguridad y privacidad. Por ello, aprovechan estos foros para difundir mensajes que quieren hacer públicos o información puntual, clara y con la idea de amplificar al máximo su alcance.

Los ejemplos son variados y tenemos desde el caso del Tsunami Democràtic hasta las cuentas más oficiales como Òmnium Cultural pasando por CNI Catalunya, Censurat News, CDR oficial o Via Independència. Anonymous, otro actor que empieza a tomar mucho peso en la red, ni siquiera tiene cuentas oficiales pues o bien han sido bloqueadas o no es posible verificar su autenticidad.

En cuanto a volumen de interacciones generadas, Twitter es el rey, seguido de lejos por Instagram. La razón es obvia: es mucho más fácil viralizar por Twitter que por Instagram y toda la red del pajarito cuadra mucho más con lo que buscan estas movilizaciones que la 'app' del 'postureo'.

Llama la atención que prácticamente todos han abandonado a Facebook. Tsunami Democràtic ni siquiera tiene espacio en esta red y el resto o ha abandonado la cuenta o no la actualiza desde hace meses. Solo Òmnium mantiene una gran actividad en esta red. Esto sigue una tendencia internacional de abandonar que hace años era la principal para cualquier movilización.

Es importante destacar también que cada cuenta funciona de forma independiente y prácticamente no cruzan mensajes o apoyos entre ellas. Sus objetivos son diferentes, y su público también, así que llegan a aflorar las tensiones. Mientras Tsunami, Òmnium o los CDR hacen un uso mucho más institucional de su espacio, el resto apuestan por algo mucho más agresivo e impulsivo, llamando directamente a la movilización continua o denunciando lo que ocurre en las calles.

El 'boom' de Telegram

Siguiendo el camino hacia entornos más privados, protegidos y destinados a la organización y la comunicación de los organizadores chocamos de lleno con Telegram. Sí, esa 'app' de origen ruso (creada por ciudadanos de aquel país y con sede en Dubai) que lleva años luchando con WhatsApp sin conseguir casi arañar al gigantesco servicio de Facebook vive un 'boom' estos días en Cataluña. De nuevo emulando a las movilizaciones internacionales como las de Hong Kong, los independentistas han encontrado en este espacio un lugar perfecto para comunicarse de forma más directa, menos detectable e igualmente multifuncional. Pueden pasar propaganda, información, comunicaciones y directrices, pero sabiendo quién está detrás escuchando y con una sensación de comunidad aún mayor.

¿Por qué esta opción y no WhatsApp? Una pregunta importante. WhatsApp barre a Telegram en el uso común, por lo que tendría sentido si quieres llegar a la mayor parte de gente posible, pero aún hay funcionalidades que los de Facebook no tienen y que son diferenciales para su rival. Telegram te permite, por ejemplo, registrarte sin teléfono móvil, puedes buscar por el 'nick' a personas o grupos y, lo más importante, tiene los canales. La seguridad es prácticamente la misma en WhatsApp y Telegram salvo por el detalle del teléfono (es más, los de Facebook llevan años emulando las herramientas del que es su mayor rival como la encriptación 'end to end') pero aún no han calcado ni el buscador ni las funcionalidades de los canales.

Para quien no conozca cómo funcionan estos canales hay que decir que son algo similar a los grupos clásicos de WhatsApp, pero en este caso la comunicación es unidireccional. Solo habla el administrador y los demás reciben la información e interactúan con ciertos mensajes. Además, este el que lo gestiona tiene miles de herramientas como proponer encuestas (en las que sí participan todos los miembros), mandar vídeos, audios, texto, enlaces y hasta contactos o ubicaciones. Una herramienta perfecta para organización vertical, seguir directrices y decidir próximas acciones evitando el caos y la desorganización.

¿Quién triunfa en estos espacios? Pues los nombres son aún más variados que en el caso de las grandes redes. Los canales se multiplican. Obviamente Tsunami tiene, CNI Catalunya y hasta Òmnium, pero aparecen muchos más nombres. Los CDR se multiplican y tienen canales a nivel local y regional, El Poble, L'Alerta, Caravisos... Todos cuentan con miles de seguidores que reciben minuto a minuto información, convocatorias, situación de las calles y hasta el número de furgones de la Policía Nacional o los Mossos que se mueven en cada calle. Un seguimiento brutal en el que se lleva la palma en los últimos días Anonymous Catalonia.

El canal administrado, supuestamente, por los mismos 'hackers' que se colaron en el 'e-mail' profesional del magistrado del Tribunal Supremo Manuel Marchena (al menos el canal apunta hacia la antigua cuenta de Twitter que tenían estos 'hacktivistas', @anonktalonia) se actualiza minuto a minuto y crece sin parar. Este miércoles por la noche, según La Vanguardia, tenían 80.000 seguidores, en la tarde del jueves el número superaba los 115.000.

El canal funciona de forma casi automática y se ha convertido en una especie de repositorio de todo tipo de información y documentos sobre lo que ocurre en Cataluña. Aunque entre información e información cuelan mensajes llamando a la movilización y arengando a sus usuarios a salir a la calle.

Desde La Vanguardia también aseguran que funcionan con un 'bot' que se encarga de publicar y rastrear toda la información. Eso les permitiría publicar a esta velocidad y poder hacer un seguimiento al nivel de grandes medios y redes sociales. Lo que está claro es que se ha convertido en una de las fuentes más seguidas tanto para participantes en las manifestaciones como para cualquier interesado en lo que ocurre.

'Apps' que lo saben casi todo sobre ti

Es la jugada que nadie esperaba de la plataforma con la que nadie contaba. Tsunami Democràtic ha saltado a escena para rivalizar incluso con los CDR por el puesto de líder de las movilizaciones. Para conseguirlo han ideado una ingeniosa aplicación de comunicación móvil a móvil que incorpora elementos nunca vistos antes en España en este tipo de convocatorias.

La 'app' (analizada aquí y aquí en detalle) funciona con códigos QR para permitir el acceso a los usuarios. Sabe casi todo sobre ti: dónde te encuentras, qué recursos logísticos puedes aportar a una protesta, puede acceder a tu cámara, al micrófono, al almacenamiento del móvil... Pero hay truco: solo funcionará si alguien del entorno de confianza de la organización de Tsunami Democràtic te pasa uno de esos QR estando cerca físicamente. La 'app' analiza la ubicación de ambas personas y si detecta que no hay una proximidad geográfica, rechaza al nuevo usuario. Es la forma de controlar su uso y evitar infiltrados indeseados.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Su diseño técnico aísla a unos usuarios de otros en función de quién les ha pasado el código QR: al entrar ves a un número reducido de usuarios, pero no a todos los demás. Esto permite al núcleo de confianza (los que inicialmente entregan los códigos) eliminar nodos y contactos si detectan, por ejemplo, que hay infiltrados. Les permite también elegir si quieren compartir por WhatsApp u otra 'app' de mensajería algunos QR o si, por el contrario, hacen que la proximidad sea esencial. Es, en definitiva, un peldaño adicional en la movilización online: de las aplicaciones de masas 100% abiertas, a las 'apps' restringidas, controladas y pensadas para la organización de movilizaciones.

Signal, ProtonMail

Terminamos con las 'apps' más privadas que se están utilizando. Para comunicarse persona a persona y, en principio, no ser detectado. Hablamos de 'apps' y servicios cifrados, con mensajes autodestructibles y contenido encriptado.

El más conocido es Signal, una especie de Telegram aún más cerrado y que también vive un 'boom' en Cataluña. Solo hay quedarse una vuelta por las redes sociales para ver que miles de usuarios están estrenándose en esta aplicación buscando más privacidad y seguridad huyendo de los servicios clásicos. Eso sí, Signal ya ha mostrado signos de flaqueza con casos de agujeros y vulnerabilidades.

Su uso viene de lejos ya que el propio Puigdemont la utilizaba cuando fue pillado por una cámara hablando con Toni Comín, su mano derecha, en 2018. Es decir, que es un programa conocido en la región y en el mundo independentista y que goza de gran popularidad en esos círculos como 'app' privada y segura.

ProtonMail es el otro gran aliado en las comunicaciones cifradas y reducidas entre un pequeño grupo de personas. Este servicio de 'e-mail' es el elegido por muchos especialistas en ciberseguridad o por quienes por rapidez y comodidad prefieren no tener que cifrar todos y cada uno de los 'e-mails' de forma individual. Era el servicio de 'e-mail' que usó, por ejemplo, Cambridge Analytica para proteger y destruir miles de mensajes. Esa es una de sus principales diferencias: además del cifrado, puedes escoger el tiempo tras el cual un 'e-mail' enviado se autodestruirá para siempre. También puedes enviar 'e-mails' progedios por contraseñas que remites por otro canal (SMS, Signal...).

Los servidores de ProntonMail están en Suiza, uno de los países con leyes de privacidad más estrictas. Eso significa que incluso si un juez de un país externo pidiera a sus responsables entregar las comunicaciones de un usuario, solo podría entregar mensajes cifrados (e inservibles). La compañía asegura que ni ellos mismos tienen acceso a las claves que destriparían esos mensajes. ProtonMail cuenta con una app para iPhone y Android, es un servicio gratuito hasta los 500 MB de almacenamiento y 150 mensajes diarios. El 'e-mail' perfecto para el independentismo catalán.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios