séptima jornada de protestas en cataluña

"En Forocoches se están organizando para atacar Tsunami Democràtic"

Al séptimo día, amainó. Las protestas de Cataluña bajaron ayer considerablemente de intensidad. El fuego fue sustituido por 'actividad cultural' y mensajes conspiranoicos en Telegram

Foto: Imagen de las protestas independentistas del domingo. (Reuters)
Imagen de las protestas independentistas del domingo. (Reuters)

Anoche en Via Laietana, en lugar de grupos de radicales con botellas de gasolina apareció el típico señor mayor que se cuela en los botellones. Tenía barba blanca y llevaba un sombrero y una guitarra: un cliché viviente. Estuvo entonando grandes éxitos de la canción protesta catalana e himnos más contemporáneos como “lo llaman democracia y no lo es”. Los chavales bailaban y cantaban a su alrededor con latas de cerveza en la mano. Luego hubo incluso un concierto de violonchelo, partidas de ajedrez y alguna otra actividad cultural de relativo interés. Era como estar en las fiestas de Guadalajara, que son en otoño también.

La ciudad había llegado exhausta al séptimo día de protestas y había ya en el ambiente ganas de desdramatizar y retomar la normalidad. El taxista, el camarero, el pakistaní que vende castañas cerca del Mercado de Sant Antoni... comentaban con hartazgo la agitación y confiaban en voz alta en que la cosa fuese a menos por ser domingo y por acumulación de intensidad. “Mañana empieza la semana, así que supongo que se irán a dormir antes. A ver si tenemos un poco de tranquilidad”, argumentaban. Y más o menos así fue.

"En Forocoches se están organizando para atacar Tsunami Democràtic"

Los CDR y el llamado 'Pícnic per la República' hicieron un par de convocatorias. La más vistosa tuvo lugar frente a la Delegación del Gobierno, donde se llamó a la gente a lanzar bolsas de basura, rellenas de restos domésticos o de papel, al otro lado de la verja instalada por los Mossos d’Esquadra. Los agentes observaban todo a una distancia prudente, sin ningunas ganas de intervenir. El acto de vandalismo resultaba bastante inocuo teniendo en cuenta que en todo el barrio no quedaba ya un solo contenedor tras una semana incendiándolos. Puestos a tirar la basura por la calle, casi mejor dejarla toda junta.

La gente iba desfilando para depositar las bolsas por un pasillo humano como los de los combates de 'wrestling'. Algunas bolsas iban decoradas con fotografías de personalidades que, se supone, querían mandar simbólicamente a la basura. En los cromos estaban, por ejemplo, Pablo Casado, Fernando Grande-Marlaska, Albert Rivera, Santiago Abascal y Felipe VI, pero también Antonio García Ferreras, Quim Torra, Gabriel Rufián y el consejero de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, uno de los más mentados en los cánticos faltones. “Que el mundo vea que España apesta a franquismo”, era la consigna por los grupos de Telegram. Cuando la montaña de basura tenía más de un metro, entre los vecinos de la zona había temor de que le prendiesen fuego. Incluso hubo un par de amagos, abortados por otros manifestantes con botellas de agua. La cosa acabó sin más y la gente se fue marchando a otras calles y otros actos de boicot.

Bolsas con imágenes de personalidades a las que quieren mandar a la basura. (Reuters)
Bolsas con imágenes de personalidades a las que quieren mandar a la basura. (Reuters)

El domingo fue también día de hacer recuento: el ayuntamiento cifró en al menos 2,5 millones de euros los daños, sin contar el pavimentado de calles y las horas extra del personal, especialmente el de limpieza, que cada noche ha salido a las calles para que por la mañana se pudiera circular con normalidad, con una eficacia realmente sorprendente. Según datos de Interior, durante los disturbios de esta semana se han causado daños a 267 vehículos policiales, de los que 221 son de la Policía Nacional, 43 de los Mossos d'Esquadra y tres de la Guardia Urbana.

Fuentes policiales, consultadas el sábado, esperaban que algunos de los elementos radicales, llegados de fuera, abandonasen ayer domingo la ciudad. También contaban con los efectos de la resaca, ya que en muchas de las mochilas requisadas, además de marihuana, encontraron metanfetaminas y éxtasis. El sábado por la noche, a algunos se les escuchaba hablar con la boca pastosa, como recién salidos de un 'after'. En cualquier lugar, Interior mantendrá el despliegue policial y nadie descarta nuevas ‘acciones tsunami’ como la del aeropuerto, ni nuevas batallas campales como la de Urquinaona. Pero el mensaje más inquietante llegaba al filo de la una de la mañana a uno de los canales utilizados para coordinar la rebelión: "En Forocoches se están organizando para atacar Tsunami Democràtic. Más información en las próximas horas".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
41 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios