MUCHOS DETALLES POR CONCRETAR

Sin prensa, en helicóptero, la empresa... Qué se sabe y qué no de la exhumación de Franco

Quedan "días" para la salida de dictador del Valle de los Caídos. Aún se estudia la fórmula de traslado (por aire o por carretera) y se desconocen otros datos, como la compañía encargada de los trabajos

Foto: La explanada que se abre a los pies de la basílica del Valle de los Caídos, en una imagen del pasado 24 de septiembre. (EFE)
La explanada que se abre a los pies de la basílica del Valle de los Caídos, en una imagen del pasado 24 de septiembre. (EFE)

La exhumación de Francisco Franco es inminente y no se detendrá. Por mucho que el prior administrador de la basílica del Valle de los Caídos se oponga o por mucho que los nietos acudan al Tribunal Constitucional. La sentencia del Supremo es firme y "clara" —como subrayaban los propios magistrados—, avala en su integridad los argumentos del Gobierno y este la ejecutará en los próximos días. A falta de conocer la fecha de la salida de Cuelgamuros, hay detalles del operativo que sí se saben y otros que el Ejecutivo o bien sigue estudiando o bien guarda celosamente. Sí se conoce la pretensión de que el momento del desenterramiento del dictador se desarrolle en la más absoluta intimidad, con garantías de que no quede recogido por las cámaras, pero aún no está decidida la fórmula de traslado (en helicóptero o por carretera), ni se ha difundido el nombre de la empresa que se encargará de los trabajos técnicos en la abadía y en el cementerio de destino, el de Mingorrubio-El Pardo.

El camino quedará definitivamente allanado para el Ejecutivo de Pedro Sánchez previsiblemente este jueves, cuando el Supremo resuelva los recursos pendientes de la comunidad benedictina que custodia el templo, la Fundación Nacional Francisco Franco y la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos. Lo previsible es que la Sala responda a esos tres escritos en la misma línea en que decidió sobre la impugnación de los nietos del dictador: desestimándolos. Entonces levantará la suspensión cautelar que impuso sobre la fecha inicial prevista por el Gobierno para la exhumación, el 10 de junio. Se dará por concluido el expediente judicial, y el Consejo de Ministros tendrá vía libre para ejecutar una de las medidas más simbólicas anunciadas por Sánchez desde el arranque de su mandato. Ahí comienzan las dudas.

¿Cuándo llegará la exhumación?

Hasta ahora, el Gobierno ha eludido concretar una fecha. El primer paso es trasladar el acuerdo de exhumación de Franco al Consejo de Ministros. Eso podría suceder este mismo viernes. Fuentes de la Moncloa indicaban este miércoles a El Confidencial que es una alternativa posible. O va este viernes, 11 de octubre, o ya se lleva al siguiente, el día 18. Desde la aprobación por Consejo hasta la ejecución material podrían transcurrir algunos días, puesto que el Gabinete ha de comunicar la fecha decidida a la familia, por si quiere estar presente en todo el proceso, y a la Iglesia.

El Consejo de Ministros podría aprobar la fecha de exhumación este viernes o esperar al 18 de octubre. La ejecución se haría unos días después

Según aseguraba ayer la vicepresidenta en funciones (y ratificaba este jueves), Carmen Calvo, la máxima responsable del expediente y del complejo entramado jurídico que ha hecho posible la exhumación, "en muy pocos días" España ya no tendrá a Franco exaltado en un mausoleo construido con las manos de represaliados republicanos y que es el mayor osario de víctimas de la Guerra Civil. "Ya estamos en la recta final", señalaba Calvo a los periodistas. Ella es la que lleva la batuta del operativo, junto con el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños, hombre de la máxima confianza de Sánchez. Pero es el líder socialista el que tomará la última decisión.

La tumba de Francisco Franco en la basílica del Valle de los Caídos. (EFE)
La tumba de Francisco Franco en la basílica del Valle de los Caídos. (EFE)

Si se siguiera la pauta del acuerdo aprobado en marzo, cuando se puso la fecha del 10 de junio, la salida del dictador de Cuelgamuros podría producirse un lunes —quizá el 21 o el 28 de octubre—, cuando el recinto cierra al público. Pero también el Ejecutivo podría decidir el cierre del complejo cualquier otro día de la semana. La previsión es que los trabajos se hagan por la mañana, y no de madrugada. El Valle de los Caídos depende de Patrimonio Nacional, organismo dependiente del Ministerio de la Presidencia, cuya titular es Calvo, aunque de la basílica sea custodia la comunidad benedictina. También el Gobierno ha expresado su voluntad de que la ejecución llegará antes del 1 de noviembre, arranque oficial de la campaña de las generales del 10-N.

¿Se puede oponer el prior?

El Ejecutivo sostiene que no, que es imposible. "Lo dice nuestra Constitución: todos estamos bajo la ley, todos somos iguales ante la ley. Las sentencias se cumplen y se ejecutan", recordó la vicepresidenta. El Gobierno esgrime, primero, el fallo del Supremo, que especifica que no hace falta autorización eclesiástica para acceder al templo. Asegura que el prior amparaba su negativa en la oposición de los familiares, pero una vez que estos no tienen ni "capacidad de disposición absoluta o ilimitada sobre un bien de titularidad pública, ni sus derechos a la intimidad personal y familiar y a la libertad religiosa les confieren la facultad de impedir la exhumación", "debe entenderse que decae tras esta sentencia". Además, el responsable de la basílica, Santiago Cantera, afirmaba que respetaría las resoluciones judiciales.

El prior no autoriza la entrada, pero el Ejecutivo avisa de que no puede rebelarse contra un fallo judicial. Los monjes creen en la "providencia divina"

Calvo preguntó la pasada semana a Cantera si mantenía o no esa posición, en cuyo caso debía comunicarlo al Gobierno en un plazo de cinco días. El prior respondió este miércoles por escrito a la vicepresidenta, negando de nuevo el acceso al templo, alegando que la "última palabra" sobre el caso no la tiene el Supremo, sino que recae en el Constitucional y en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. También el religioso advertía de que el TS no se había pronunciado sobre el recurso de la comunidad benedictina. Esta cuestión quedará ventilada hoy, cuando los magistrados previsiblemente se ratifiquen en su decisión. Y las sentencias del Supremo son siempre firmes.

Sin prensa, en helicóptero, la empresa... Qué se sabe y qué no de la exhumación de Franco

Además, la Sala dictó este miércoles un auto de respuesta a los nietos del dictador, que preguntaban precisamente qué ocurriría si el prior se negaba a permitir la entrada a la basílica. La resolución asegura que la sentencia fue "clara" y no necesitaba de más explicaciones. Y advierte de que de los actos del Consejo de Ministros solo puede tener conocimiento el Supremo. Una manera indirecta de recalcar que el juez José Yusty, magistrado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Madrid, no puede paralizar la exhumación. No es necesaria ninguna licencia urbanística. En definitiva, los monjes benedictinos "no se pueden oponer absolutamente a nada", "no se pueden declarar en rebeldía", en palabras de Calvo. "No va a haber ningún problema", agregó. "El prior no puede ser un obstáculo, no es un obstáculo y no va a ser un obstáculo porque estamos en un Estado de derecho", reforzó este jueves ella misma.

¿Habrá un 'muro físico' de los religiosos? "No es necesario una resistencia física cuando hay fuerzas superiores, la providencia divina, que está ahí", respondía en la Cadena SER uno de los monjes del Valle de los Caídos, Joaquín Montull.

¿Qué dice el Vaticano?

La abadía de Cuelgamuros no depende jerárquicamente ni de la Archidiócesis de Madrid ni de la Conferencia Episcopal Española, que no se han opuesto a la decisión del Ejecutivo. La comunidad tiene por encima al abad del monasterio de Silos, Lorenzo Maté; al jefe de la congregación benedictina de Solesmes (Francia), Philippe Dupont, y al propio Papa. El Vaticano siempre ha reiterado que no se niega a la exhumación. Este miércoles, el portavoz de la Santa Sede, Matteo Bruni, volvió a manifestar esa posición a EFE: Roma no se opone a la salida del dictador "si así lo deciden las autoridades competentes".

Roma volvió a reiterar este miércoles que no se opone a la exhumación del dictador "si así lo deciden las autoridades competentes"

Calvo recordó que el Gobierno dispone de ese plácet y también que el pasado domingo, cuando asistió al consistorio para el nombramiento de 13 nuevos cardenales, dos de ellos españoles, pudo saludar al papa Francisco; a su número dos, el secretario de Estado, Pietro Parolin, y al secretario vaticano de Relaciones con las Cortes, Paul Richard Gallagher. Parolin ha sido el interlocutor de la vicepresidenta en el último año y el que le garantizó que la Iglesia no se opondría.

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, asiste en la basílica de San Pedro al consistorio para la creación de 13 nuevos cardenales, el pasado 5 de octubre en la Ciudad del Vaticano. (EFE)
La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, asiste en la basílica de San Pedro al consistorio para la creación de 13 nuevos cardenales, el pasado 5 de octubre en la Ciudad del Vaticano. (EFE)

Este jueves, Calvo insistía en que ya el Gobierno no tiene que "pedir autorización a nadie", porque el Supremo dejó la vía totalmente libre. Así que solo queda que el Consejo de Ministros apruebe el acuerdo, asunto que ella misma llevará y defenderá en la reunión. "Solo tenemos que comunicar a quien corresponde el día y la hora, que todo el mundo lo tenga claro", precisó.

¿Quién y cómo hará la exhumación? ¿Y el coste?

Patrimonio Nacional ya elaboró el proyecto de obra en la basílica [aquí en PDF], en el que detallaba cómo se habría de proceder, paso a paso, al desenterramiento del dictador, desde la retirada de la losa de piedra berroqueña de 226 x 119 centímetros y 20 cm de espesor (que requiere de tres horas de trabajo), hasta la colocación posterior del forjado y el enlosado de mármol (otros dos días). Toda la obra se completaría, por tanto, en tres jornadas laborales. Patrimonio calculó que el importe de la retirada de la enorme losa de granito ascendería a 3.090 euros (3.738,90 € con el 21% de IVA). El organismo ya apuntó el año pasado que la ejecución del trabajo, así como la exhumación del dictador, debería ser encargada a una empresa de servicios funerarios. En cambio, para reponer el solado de mármol negro Marquina bastaría con el personal de Patrimonio, que ya dispone de los materiales necesarios.

El coste del contrato con la compañía que hará las labores de exhumación y traslado de los restos mortales hasta El Pardo asciende a 11.709,17 €

El Gobierno, en estos últimos meses, ha ido adelantando trámites. Así, como ya informó Newtral a partir de una solicitud al Portal de Transparencia, "ha suscrito un contrato con una empresa que se encargará de las labores de exhumación y traslado de los restos mortales para su inhumación en el cementerio de El Pardo". El presupuesto de adjudicación asciende a 11.709,17 euros en total, IVA incluido.

El Gobierno no ha querido revelar el nombre de la compañía, en primer lugar, por discreción, por la "evidente repercusión mediática y dados los riesgos para los intereses empresariales de la contratista o para la seguridad de sus trabajadores si se revelara dicha información". Y también porque la empresa ha de estar "acompañada de medidas especiales de seguridad por afectar a la protección de los intereses esenciales de la Seguridad del Estado". El contrato, explicó el Ejecutivo, no está sometido "al régimen general de publicidad a través del perfil de contratante".

¿Cómo se hará el traslado?

Este es uno de los puntos que sigue "estudiando" el Gobierno, según ratificaron a este diario fuentes de la Moncloa, de Vicepresidencia y de Interior. El operativo es bastante delicado, y Sánchez sabe que se juega mucho en él, dado el enorme simbolismo de la medida y la cercanía de las elecciones. Cualquier error podría ser fatal. Desde el departamento de Fernando Grande-Marlaska se incide en que se está diseñando un complejo dispositivo de seguridad que cubre tanto los días previos a la exhumación, como los trabajos físicos de salida de los restos y su llegada a Mingorrubio-El Pardo.

El Ejecutivo aún está "estudiando" cuál es la mejor alternativa (helicóptero o carretera) para conducir los restos a Mingorrubio y sortear los obstáculos

La Guardia Civil prefiere que el cadáver de Franco sea conducido en helicóptero desde la basílica hasta el panteón familiar donde yace la mujer del dictador, Carmen Polo. "Reduciría al mínimo los riesgos de seguridad", argumenta el Instituto armado, como adelantó 'El Periódico de Catalunya'. Tiene el inconveniente de que podría dañar el pavimento de la explanada que se abre a los pies del templo y de que es necesario localizar una plataforma de aterrizaje en El Pardo próxima al camposanto. A cambio, sería el mejor método para sortear las manifestaciones de grupos extremistas, partidarios o detractores de la medida. Permitiría esquivar cortes de carreteras o murallas humanas y rebajar el tiempo del traslado. Hay un precedente: el cuerpo del general golpista José Sanjurjo viajó en un helicóptero del Ejército de Tierra desde Pamplona hasta Melilla en noviembre de 2016. Sus restos fueron reinhumados en la ciudad autónoma en marzo de 2017.

La otra alternativa que tiene el Gobierno es el traslado de Franco por carretera, que implicaría el descenso desde la basílica hasta la entrada del recinto, y de ahí coger un pequeño tramo de la M-600 para enlazar con la A-6 hasta El Pardo, al oeste de la capital. Unos 60 kilómetros y una hora de trayecto. En Interior subrayan que los mandos implicados en el diseño del dispositivo analizan todos los posibles escenarios de riesgo tanto "para el antes, el durante y el después" del traslado.

¿Podrá estar presente la familia?

Sí, si así lo desea. En el acuerdo del Consejo de Ministros de febrero, el que dio un plazo a la familia para que eligiera una ubicación alternativa a la cripta de la catedral de la Almudena —donde los nietos disponen de una sepultura, y donde yace la hija del dictador, Carmen Franco, y su esposo, Cristóbal Martínez-Bordiú, marqués de Villaverde—, ya daba esa posibilidad. "En la ejecución habrá de garantizarse, en todo caso, la dignidad y el respeto en el tratamiento de los restos mortales, así como la intimidad y la libertad religiosa de los afectados, el derecho de los familiares a estar presentes en el momento de la exhumación, traslado e inhumación, así como la seguridad tanto de los restos mortales como del orden público", señalaba el escrito.

El Gobierno se comprometió a garantizar que la familia esté presente en todo el proceso, la seguridad de los restos mortales y el orden público

Los nietos se han resistido de manera numantina a los planes del Ejecutivo. Intentaron frenarlos y, si no podían conseguirlo, pretendían que el cadáver de su abuelo fuera inhumado en la Almudena. Pero su batalla judicial está perdida por ahora, a falta de lo que en su momento decidan el TC y el TEDH. El Supremo no ha respaldado ninguno de sus argumentos.

Panteón familiar de los Franco en el cementerio de Mingorrubio-El Pardo. (Reuters)
Panteón familiar de los Franco en el cementerio de Mingorrubio-El Pardo. (Reuters)

¿Y podrán grabar los medios?

La vicepresidenta en funciones volvía a indicar ayer que la exhumación e inhumación se hará "con la mayor discreción y el mayor decoro". El Gobierno no está dispuesto a que se convierta en un "espectáculo" televisado.

No se podrá grabar el momento de la exhumación del Valle de los Caídos, aunque quizá sí se pueda registrar la salida de la basílica y el trayecto

Por tanto, el Ejecutivo quiere impedir a toda costa que todo lo que suceda en el templo, desde la retirada de la losa hasta la salida del féretro, pueda ser grabado. No habrá imágenes de ese momento. Pero en principio, según dio a entender Calvo este jueves, sí se permitirá a la prensa registrar el abandono de la basílica y el traslado hasta el camposanto municipal madrileño de Mingorrubio. El entierro en el panteón familiarpropiedad del Estado— volvería a quedar reservado.

Sin prensa, en helicóptero, la empresa... Qué se sabe y qué no de la exhumación de Franco

En cualquier caso, el Ejecutivo aún no ha dado detalles de cuál podrá ser la cobertura de toda la operación, seguida con enorme expectación por medios nacionales y cabeceras internacionales. Franco es, hasta ahora, el único dictador fascista europeo que permanece en un mausoleo de Estado. Una anomalía que concluirá, si nada se tuerce, en apenas unos días.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios