COMPARECENCIA TRAS EL CONSEJO DE MINISTROS

El Gobierno, en 'modo campaña': cree que la ciudadanía le "entenderá" y golpea a Iglesias

La portavoz se detiene en las razones del rechazo a la coalición que poblarán seguramente el relato socialista. Remarca que la última oferta de Podemos es "absurda y vacía de contenido"

Foto: Isabel Celaá y el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, este 13 de septiembre en la Moncloa. (EFE)
Isabel Celaá y el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, este 13 de septiembre en la Moncloa. (EFE)

Quedan cuatro días para que definitivamente se despejen todas las dudas y se oficialice que España va a elecciones el 10 de noviembre. Pero cada vez la situación se va transparentando más y los principales actores son más nítidos en sus discursos. Pedro Sánchez no está dispuesto a moverse ni un milímetro más de su última propuesta, ni a aceptar un Ejecutivo de coalición, como le volvió a pedir este viernes Pablo Iglesias. Así que como las posiciones continúan encontradas, el Gabinete socialista va dando muestras ya de que está en 'modo campaña'. Al ataque contra Unidas Podemos, su hasta ahora socio preferente, y a la ofensiva con su relato, que la ciudadanía "entenderá" porque sabrá discernir bien que España necesita un Gobierno "sólido", "estable".

Ese ejercicio de pedagogía y de acometida contra Iglesias corrió a cargo este viernes de la portavoz del Ejecutivo en funciones, Isabel Celaá. No por casualidad, porque su intervención inicial la tenía escrita, y en ella fue muy dura contra el líder morado. No solo eso. Desplegó un discurso con aroma de precampaña, que sonaba más a relato de cara a los potenciales votantes el 10 de noviembre. "No caigamos en debatir más una propuesta que deviene absurda y vacía de contenido", se arrancó la también titular de Educación, valorando así desde el comienzo de la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros la oferta planteada ayer por Iglesias, que consistía en una coalición revisable en un año y con apoyo parlamentario garantizado. El PSOE lanzó casi al instante un comunicado de rechazo de esa propuesta, muy contundente, pero Celaá fue aún más allá al emplear expresiones con tal carga semántica. "No existe la confianza mínima para constituir un Gobierno de coalición estable. Aceptemos ese principio de realidad por respeto a la institución", añadió.

Lo que a juicio del Ejecutivo "tiene que decidir" Unidas Podemos es "si quiere enfrentar ya los problemas laborales o quiere elecciones", si quiere luchar contra los "alquileres desorbitados" o quiere elecciones, si quiere una "ley de lucha contra el cambio climático o elecciones", "si va a volver a unirse a las tres derechas para impedir una vez más un Gobierno progresista" o elecciones, martilleó, con evidente intención de responsabilizar a Iglesias de una repetición de los comicios.

"No existe la confianza mínima para constituir un Gobierno de coalición estable. Aceptemos ese principio de realidad", remarca la ministra portavoz


Aún más: no puede haber coalición porque hay que tener en cuenta la "inminencia de la sentencia del 'procés", porque se mantienen las "soflamas" de los líderes independentistas y su presión para continuar con la vía unilateral, porque la economía española "sigue creciendo con unas bases sólidas" y el mercado laboral "actúa con gran dinamismo", condiciones que podrían deteriorarse si no hubiera un Ejecutivo estable, porque el CIS arroja datos que "respaldan claramente" al presidente... Todo su afán era cargarse de razones para rechazar, una vez más, la coalición.

"Mientras hay tiempo, hay esperanza"

La comparecencia de Celaá en la Moncloa, acompañada del ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska (que salió a dar cuentas de los últimos datos de la DANA que azota el sureste peninsular). se producía cuando Iglesias había lanzado ya sus principales mensajes del día a través de una entrevista en 'Al rojo vivo', en La Sexta. Ahí ya había anunciado que no se movería de su exigencia de coalición, reclamó a Sánchez que reflexione sobre su última propuesta y advirtió de que su grupo anunciará al Rey su abstención cuando le reciba en audiencia si el presidente no ha cambiado de posición. Descartaba así una investidura gratis. La ministra devolvió la pelota al tejado de Iglesias: Sánchez no rectificará, así que lo que tiene que hacer UP es "estudiar la propuesta" del PSOE —acuerdo programático, garantías "rigurosas" de cumplimiento de lo firmado y cargos en instituciones y organismos públicos para los morados—, que tiene "suficiente anchura y volumen" como para poder ser "aceptada".

"Es preciso labrar un escenario de confianza. La ciudadanía lo entiende y lo entenderá y lo entenderá cada día más", asegura, situándose ya en el 10-N

"El Gobierno de coalición es inviable. Aceptemos esa realidad, por la falta de confianza constatada en el proceso de negociación", justificó. Ningún Ejecutivo puede asentarse sobre "el terreno de la desconfianza", "bajo la vigilancia de una parte sobre la otra, ni sujeto a periodo de prueba alguna". "Hemos de construir un Gobierno sólido y no sobre arena, cimentándolo bien, con confianza, con ilusión, con fuerza". De modo que la única salida, dijo, es la que el PSOE le pide a UP: que estudie su propuesta "con profundidad" y vea "la cantidad de políticas socialdemócratas, de izquierdas, que pueden ponerse en marcha". No cabe, igualmente, una coalición en diferido —que arranque dentro de un año, aproximadamente—, porque con ella no se puede construir "nada en firme".

El Gobierno, en 'modo campaña': cree que la ciudadanía le "entenderá" y golpea a Iglesias

Entonces, ¿el Gobierno ya asume que va a elecciones? Celaá no dio un sí, porque los socialistas saben que no pueden proyectar la imagen de que está todo perdido y de que no lo intentan hasta el final. De ahí que lanzara un "mientras hay tiempo, hay esperanza".

Pero al tiempo la ministra ya se ponía prácticamente en la pantalla siguiente, la posterior a la disolución de las Cortes, cuando le preguntaron si los ciudadanos entenderán que el país vaya a elecciones sin una reunión de los líderes desde hace semanas. "La ciudadanía entiende bastante mejor de lo que algunos pensamos que aquí hay una inflexibilidad por parte de Unidas Podemos en lo que se refiere a la posibilidad de desbloquear un Gobierno que va a traer cosas muy buenas para la ciudadanía [...]. Es preciso labrar un escenario de confianza. La ciudadanía lo entiende y lo entenderá y lo entenderá cada día más porque no interesa a España un Gobierno endeble, débil, poco conexo, y que además no nos trae estabilidad. Esto es lo capital: aquel que crea en la estabilidad y en la institucionalidad del país quiere, tiene que aspirar a tener un Gobierno que le dé estabilidad para cuatro años".

El Gobierno, en 'modo campaña': cree que la ciudadanía le "entenderá" y golpea a Iglesias

"Una sola fórmula, puesta de distinta manera"

Ahi estaba uno de los pasajes claves de la comparecencia de este viernes: Celaá estaba dirigiéndose a los votantes, apuntalando el que será una idea fuerza del PSOE en campaña, la "estabilidad". Y al hablar de que la ciudadanía "entenderá" las razones del PSOE, en futuro, estaba colocándose en la hipótesis a día de hoy más probable: los nuevos comicios. "Esa ciudadanía sensata y prudente a la que nos dirigimos", abundó, en una afirmación más propia de campaña.

Celaá no entra tanto en la petición de Iglesias al Rey para que medie: el jefe del Estado, señala, se atendrá a la Constitución y hará lo que "considere"

Celaá, por lo demás, señaló que los líderes de los dos partidos se han reunido y han hablado ya en distintas ocasiones desde el 28 de abril, y conformaron comisiones de negociación que se han visto durante "horas y horas", y si hay una marcha atrás por parte de los morados, podrán volver a sentarse los dos equipos. No los jefes. Agregó que el presidente ha planteado hasta cinco opciones diferentes, desde el Ejecutivo en solitario con apoyo externo hasta el Gobierno de coalición que Iglesias rechazó en julio. Mientras, UP solo ha puesto sobre la mesa, a juicio de los socialistas, "una sola fórmula, puesta de distinta manera", que es un Gabinete bicolor.

El Gobierno, en 'modo campaña': cree que la ciudadanía le "entenderá" y golpea a Iglesias

Iglesias, en su entrevista en La Sexta, pidió la "mediación y el arbitraje" del Rey, para que convenza a Sánchez de que la coalición es la mejor fórmula para dar "estabilidad" al país y se eviten las elecciones. En ese punto, Celaá fue más cautelosa: respondió que el jefe del Estado "tiene la misión constitucional" que la Carta Magna le reserva y hará "lo que considere oportuno". Su labor de arbitraje queda "sujeta", pues, a los principios que emanan del texto de 1978.

El Gobierno, en 'modo campaña': cree que la ciudadanía le "entenderá" y golpea a Iglesias

La ministra de Educación ratificó lo que ayer ya indicaba la vicepresidenta, Carmen Calvo: que Sánchez no se presentará a otro debate sin apoyos. "No someteremos a la ciudadanía a una nueva frustración de una investidura fallida si no cuenta con el respaldo suficiente".

Para la portavoz, la "responsabilidad" del bloqueo es de "los 350 diputados que se sientan en el Congreso", aunque sea mayor la del partido que ha ganado, el PSOE. "Pero una cosa es la responsabilidad y otra la culpabilidad. El resto de fuerzas, en un escenario tan fragmentado, algo tendrán que aportar. Y lo que hemos pedido es la abstención", para propiciar el "desbloqueo" y que la legislatura eche a andar, remachó.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios