ÚLTIMA OFERTA DE UNIDAS PODEMOS

Sánchez rechaza la oferta de Iglesias de una coalición revisable al cabo de un año

El líder de los morados plantea un Ejecutivo bipartito con periodo de prueba, pero con el compromiso de mantener el apoyo parlamentario. El presidente insiste: quiere un Gobierno "estable"

Foto: Pablo Iglesias, durante el debate de este 11 de septiembre en el pleno, con Pedro Sánchez en su escaño. (EFE)
Pablo Iglesias, durante el debate de este 11 de septiembre en el pleno, con Pedro Sánchez en su escaño. (EFE)

Último movimiento 'in extremis' y a la desesperada desde Unidas Podemos para salvar las negociaciones. Pablo Iglesias telefoneó este jueves por la tarde al presidente del Gobierno en funciones con el objetivo de que ambos se reúnan de cara a evitar una repetición electoral. Sin apenas margen temporal, la última oferta pasa por formar una coalición y, "si después de la aprobación de los Presupuestos Pedro Sánchez considera que la coalición no ha funcionado, Unidas Podemos se compromete a abandonar el Gobierno manteniendo el apoyo parlamentario", según explican fuentes del partido, para evitar una repetición electoral. La propuesta fue automáticamente rechazada por el líder socialista. No aceptará un Ejecutivo bipartito porque no se dan las "bases mínimas de confianza" ni un planteamiento de Gobierno "cohesionado" y una legislatura estable.

El líder de Unidas Podemos se comprometió también a apoyar los próximos Presupuestos Generales del Estado y, funcione o no la coalición en ese primer año con la consiguiente promesa de dejar el Ejecutivo, le garantizó también "un Gobierno en solitario estable durante la mayor parte de la legislatura". En cualquiera de los casos, la estabilidad de la legislatura estaría garantizada, según insisten estas mismas fuentes.

Casi en paralelo, Ferraz enviaba a los medios su versión de la conversación de unos 10 minutos que los dos líderes mantuvieron sobre las seis de la tarde. En ella, Sánchez, como en tantas otras ocasiones, le manifestó su deseo de tener un "Gobierno sólido y una legislatura estable", y no tener que ir a elecciones el 10 de noviembre. "Hay los votos, los escaños y el programa y solo falta el sí de Unidas Podemos".

El presidente sigue insistiendo en su oferta "intermedia": acuerdo programático, triple garantía de cumplimiento y cargos morados en instituciones


A partir de ahí, los socialistas recuerdan que han ido poniendo sobre la mesa en estos meses cinco propuestas, entre ellas la del Ejecutivo de coalición, y fueron rechazadas "todas" por Iglesias. De modo que el PSOE sigue defendiendo que hay "otras vías de entendimiento a explorar, como es el camino intermedio propuesto por el propio Sánchez", y que consiste en un acuerdo programático, una triple garantía de cumplimiento del pacto y puestos de responsabilidad en instituciones y organismos públicos (fuera de la estructura del Ejecutivo) para los morados.

Quitar la coalición

El presidente contestó lo previsto a Iglesias sobre su propuesta de Gobierno de coalición con un periodo de prueba de un año —"basado en sus cuatro propuestas del mes de agosto y la hecha por el PSOE en julio" y ya cancelada—: un rotundo no. Tras la investidura fallida y el portazo de Iglesias a su oferta de Ejecutivo compartido, dice Ferraz, "no se dan ni las bases mínimas de confianza ni un planteamiento de Gobierno cohesionado, coherente y con una única dirección, en una legislatura estable, algo que necesita con urgencia España".

Ferraz dice que Iglesias trasladó a Sánchez que tras el 10-N volverá a pedir coalición y sin "exclusiones". Entiende que él demandará otra vez ser ministro

El comunicado del PSOE añade otro dato importante respecto a lo que puede ocurrir tras una eventual repetición electoral en la que los números sean parecidos a los del 28-A: Iglesias trasladó a Sánchez, dice Ferraz, que si hay nuevas generales el 10 de noviembre, "volverá a pedir una coalición, esta vez sin exclusiones (se sobreentiende que a su persona)". Es decir, que Iglesias volverá a demandar estar en el Ejecutivo, y no admitirá que el presidente le vete en el Consejo de Ministros, veto que motivó su renuncia en julio.

Sánchez trasladó al jefe de los morados que el equipo negociador del PSOE —formado por Carmen Calvo, Adriana Lastra y María Jesús Montero— estará "abierto a dialogar, siempre y cuando se aparquen propuestas que se demostraron inviables, como la coalición". La misma idea que la vicepresidenta expresó este jueves.

Sánchez rechaza la oferta de Iglesias de una coalición revisable al cabo de un año

Ante la falta de comunicación entre dos potenciales socios de Gobierno, que en la dirección de Unidas Podemos calificaban como "inaudita", Iglesias ya deslizó ayer en el pleno del Congreso que él mismo llamaría al presidente, aun reconociendo que ello supondría saltarse el "protocolo" (es el candidato a la presidencia del Gobierno quien debe tomar la iniciativa para buscar los apoyos a su investidura). En el PSOE, mientras, han venido recordando que Sánchez ya no tiene ningún encargo del Rey, y por tanto perdió su condición de candidato en julio.

El martes, el desenlace

La de esta tarde fue la primera conversación entre Sánchez e Iglesias desde las negociaciones para la investidura fallida. Entre medias, solo se habían intercambiado dos mensajes. Uno de ellos fue la felicitación de Sánchez a Iglesias por el nacimiento de su tercera hija. El otro fue un escueto 'recibido' después de que Iglesias le mandase el 20 de agosto un documento programático y con estructuras de gobierno para negociar.

El Rey recibirá a los representantes de los partidos el 16 y 17 de septiembre. Sánchez se someterá a un nuevo debate de investidura si tiene apoyos

La sensación en Podemos desde el inicio del curso político es que los socialistas buscaban una repetición electoral si no lograban gobiernar en solitario. Las infructuosas reuniones de los equipos negociadores solo habrían servido para ratificarlo, al no haber ni intercambio de documentos ni voluntad de buscar puntos comunes para el desbloqueo. La coalición se convirtió en una línea roja, haciéndose más patente, según trasladan fuentes conocedoras de estos encuentros, el supuesto ánimo de los socialistas de romper relaciones "pronto". "Tenían clarísimo que no se iban a mover nada", concluyen estas mismas fuentes. Para los socialistas, quien no se ha movido es UP, puesto que mantuvo desde el 28-A, y aun antes, que el acuerdo tenía que basar por un Ejecutivo compartido. Y esa idea ya está radicalmente desechada por Sánchez.

Sánchez rechaza la oferta de Iglesias de una coalición revisable al cabo de un año

El movimiento de Iglesias llega el mismo día en que el Rey trasladó a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que comenzará la ronda definitiva con los representantes de los partidos políticos la próxima semana, el lunes 16 y el martes 17 de septiembre. Sánchez solo se someterá a un debate de investidura si cuenta con los apoyos suficientes. Respaldos que sigue sin tener garantizados. Si nada cambia, Felipe VI constatará que no hay mimbres para elegir presidente del Gobierno y procederá a disolver las Cortes el martes 24. Ese día, el mismo decreto convocará elecciones para el 10 de noviembre.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
40 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios