NEGOCIACIONES PARA LA INVESTIDURA

Podemos dice que el PSOE le ofreció dirigir el Congreso a cambio de menos ministerios

Con Iglesias en una posición débil por el fracaso del 26-M y Sánchez fortalecido, las negociaciones comenzaron a encallar al retirarse la oferta de cogobierno, según Podemos. El PSOE lo niega

Foto: El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (i), y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante su reunión este martes en el Congreso. (EFE)
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (i), y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante su reunión este martes en el Congreso. (EFE)

El idilio negociador entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para formar un Gobierno progresista arrancó de la mejor forma posible, como se constató en la primera cita en Moncloa tras las generales, comenzó a truncarse después de las elecciones municipales, autonómicas y europeas del pasado 26 de mayo, en las que Unidas Podemos perdió fuerza territorial y el PSOE salió reforzado, y sufrió un fuerte revés este martes. Sánchez e Iglesias salieron de su última reunión con posiciones muy distanciadas y se mira ya a una investidura fallida en julio. Incluso coge vuelo la opción de la repetición de elecciones, porque los socialistas aseguran que si fracasan en julio no habrá una segunda oportunidad dentro de los 60 días que marca la Constitución.

"Dijimos que estábamos de acuerdo en llegar a un acuerdo tras la primera reunión en Moncloa porque se nos trasladó la voluntad de formar un Gobierno de coalición", aseguran fuentes de Podemos conocedoras de las negociaciones. Entonces se le habrían ofrecido dos carteras en el Ejecutivo, sin especificar cuáles más allá de que Iglesias habría adelantado que no pediría ministerios considerados de Estado (Justicia, Exteriores, Defensa e Interior). Un extremo que, sin embargo, desmienten desde el PSOE. Unos días más tarde, en plenas negociaciones para la formación de la Mesa del Congreso, el presidente en funciones Pedro Sánchez habría hecho otra oferta: que Unidas Podemos tuviese la presidencia del Congreso a cambio de pedir menos ministerios, puesto que la formación morada exigía contar con un peso proporcional a su grupo parlamentario, esto es, entre un tercio y un cuarto de carteras.

Podemos dice que el PSOE le ofreció dirigir el Congreso a cambio de menos ministerios

Se rechazó esta opción porque, según explican estas mismas fuentes, se entendía que correspondía al PSOE liderar el Gobierno y el órgano rector de la Cámara. Unidas Podemos obtuvo finalmente la vicepresidencia primera y una secretaría formando mayoría progresista con los socialistas. Este martes, tras la infructuosa reunión, fuentes del PSOE filtraban que Pablo Iglesias habría pedido ser vicepresidente de Sánchez. Nuevo desmentido, esta vez por parte de Unidas Podemos: "Es absolutamente falso. No se ha hablado nada de eso", zanjaban. Del entendimiento a los reproches mutuos y, ahora, a la fase de los desmentidos cruzados.

Las posiciones están cada vez más alejadas, según defienden fuentes de Unidas Podemos conocedoras de las negociaciones, porque durante casi todo un mes se daba por hecho que habría un Gobierno de coalición. Solo restaba negociar cómo se traduciría ese cogobierno, lo cual se fue retrasando hasta que pasasen las elecciones autonómicas. La campaña fue de guante blanco entre ambas formaciones. Sin embargo, con los resultados electorales sobre la mesa, todo habría comenzado a cambiar.

Con Iglesias en una posición débil por los malos resultados autonómicos, que lo llevaron a perder 64 de los 105 diputados autonómicos con los que contaba y a dejar de gobernar en la mayoría de las denominadas alcaldías del cambio, y con un PSOE reforzado, la oferta de la coalición fue matizándose hasta acabar desapareciendo para fijar la oferta alternativa de un Gobierno de cooperación. Antes de ello, algunos dirigentes socialistas como José Luis Ábalos incluso abrieron la puerta públicamente a incorporar a miembros de Unidas Podemos en el Gobierno, aun rechazando el concepto de coalición.

Hacia el choque de trenes

A pesar de los malos resultados, la formación morada logró formar tras las autonómicas gobiernos de coalición con los socialistas en la Comunidad Valenciana, Baleares y Canarias, mientras se negocian aún Aragón y La Rioja. De hecho, estos acuerdos autonómicos son el ejemplo a seguir para los de Pablo Iglesias, al tener un peso proporcional a sus resultados en los respectivos gobiernos de coalición, contando también en ellos con una vicepresidencia.

Podemos dice que el PSOE le ofreció dirigir el Congreso a cambio de menos ministerios

El choque de trenes entre PSOE y Unidas Podemos está más cerca tras la reunión de ayer, ambas organizaciones están enrocadas en sus posiciones y exigen que quien tiene que moverse para desbloquear la situación es el otro. Ambos argumentan que ya han realizado cesiones hasta el límite de lo posible. En el caso del PSOE, su último movimiento sería la propuesta programática con una síntesis del programa electoral, que vendría precedida de la oferta para incorporar en el Gobierno a independientes vinculados a Podemos. En el caso de la formación morada, sus movimientos se centran en rechazar ministerios de Estado, prometer también lealtad en asuntos de Estado, principalmente en lo que respecta a la posición sobre Cataluña, y sobre todo lograr que su confluencia catalana, En Comú Podem, renuncie explícitamente y por escrito a la propuesta de un referéndum, dado que este sería uno de los principales temores expresados por el PSOE para justificar su negativa a negociar un Gobierno de coalición.

A dos semanas de que se celebre la sesión de investidura, fijada para el 22 y 23 de julio, con una segunda votación el día 25, la tensión es máxima. Desde Podemos, decían constatar tras la reunión que Sánchez "no quiere negociar, sino que intenta imponer unilateralmente un Gobierno de partido único" y forzar "nuevas elecciones", al mismo tiempo que le trasladaban que "flexibilice su posición y negocie desde ya un acuerdo integral de coalición de izquierdas sin líneas rojas". La portavoz de los socialistas, por su parte, decía tras el encuentro que "no habrá segundas oportunidades" y que Iglesias anteponía "los nombres para formar Gobierno a los contenidos". "No quiero pensar que Iglesias esté buscando impedir por segunda vez que España tenga un Gobierno de izquierdas", concluía en rueda de prensa, dejando entrever públicamente las desconfianzas mutuas que dibujan el camino hacia una investidura fallida.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios