Los socialistas piden que no haya bloqueo

Casado invita a Sánchez a negociar con los demás: "Yo no se lo puedo arreglar"

Casado sale de la cuarta entrevista que celebra con el presidente desde el 28-A con el mismo mensaje: el PP no puede abstenerse en su investidura porque encabeza la oposición

Foto: Pedro Sánchez y Pablo Casado, este 9 de julio en el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez y Pablo Casado, este 9 de julio en el Congreso. (EFE)

Pablo Casado salió de la cuarta entrevista que celebra con Pedro Sánchez desde las elecciones generales del 28-A con el mismo mensaje de la primera: que el PP no puede abstenerse en su investidura porque es la cabeza de la oposición, que el dirigente socialista debe negociar con el resto de los partidos en vez de hacer como si tuviera mayoría absoluta y que una vez que logre repetir en la Moncloa, los populares sí le ofrecerán acuerdos de Estado para dar estabilidad a la legislatura.

Después de reunirse durante una hora en el Congreso, el presidente de los populares insistió en la idea de que su partido no es responsable del bucle en que han entrado las negociaciones de Sánchez para resultar investido jefe del Ejecutivo. "El PP no puede resolver el problema al señor Sánchez para que parezca además que tiene mayoría absoluta", comentó Casado sobre la posibilidad de que sus 66 diputados se abstuvieran, con lo que el socialista ya no tendría que pactar con nadie, ni con Podemos.

El sucesor de Mariano Rajoy reiteró que se siente en la obligación con sus electores y su programa, además de por responsabilidad institucional, de quedarse al margen del intento del candidato socialista de ser investido porque su papel es configurar la alternativa. Casado detalló que Sánchez tiene varias posibilidades para salir del enredo: el pacto con Podemos, el PNV y los regionalistas en primer lugar, recurrir a sus aliados independentistas de la moción de censura, e incluso la vía teórica de buscar el acuerdo con Ciudadanos.

"Más no podemos hacer"

El presidente del PP recalcó que los 123 escaños que tiene el PSOE son el respaldo parlamentario más escaso que ha tenido Gobierno alguno de la democracia española y del resto de los países de la UE, y que Sánchez no puede hacer como si tuviera mayoría absoluta y negarse de entrada a ceder en materia de coaliciones o programas de gobierno.

El líder del PP entiende que es "compatible" su abstención con dar estabilidad a través de pactos de Estado con el Gobierno que se logre formar

"Más no podemos hacer. Hemos acudido siempre a las entrevistas con el mejor talante, pero la pelota está en el tejado de Pedro Sánchez”, subrayó Casado al mismo tiempo que recordaba que "cada uno elige sus socios" y que el PSOE ha pactado en toda España, en autonomías y ayuntamientos, con Podemos, los partidos nacionalistas y los independentistas. Citó en concreto el caso de la Diputación de Barcelona, donde el PSC pactó con JxCAT, el partido de Carles Puigdemont.

Casado invita a Sánchez a negociar con los demás: "Yo no se lo puedo arreglar"

El presidente del PP aprovechó para volver a la carga con su oferta de pactos de Estado para garantizar un mínimo de estabilidad política al futuro Ejecutivo socialista, aunque el primer requisito planteado consiste en que el PSOE renuncie a controlar la comunidad foral de Navarra en coalición con los nacionalistas vascos de Geroa Bai y que aún habría de contar con la abstención de Bildu, cosa nada clara todavía. El jefe de los conservadores entiende que es "compatible" mantener su abstención y ofrecer grandes acuerdos al Ejecutivo que se logre formar.

Casado invita a Sánchez a negociar con los demás: "Yo no se lo puedo arreglar"

También recurrió Casado a las declaraciones de Arnaldo Otegi a favor de un Gabinete del PSOE y Podemos presidido por Sánchez para remachar que su partido no puede facilitar la investidura de un Ejecutivo del que el antiguo dirigente de Batasuna dice que es el mejor para sus intereses.

El PSOE responde: si quiere pactos, antes debe haber investidura

Estaba más que claro que no habría acercamiento posible de cara a la investidura entre Pedro Sánchez y Pablo Casado. Pero el presidente quiere echar presión a PP y Ciudadanos Albert Rivera se niega a más reuniones—, para que quede claro que él no quiere la abstención de los separatistas ni la busca, aunque no la pueda rechazar. 

La portavoz socialista, Adriana Lastra, aplaudió que el PP hable de pactos de Estado, pero entonces el primero de ellos debe ser facilitar la investidura de Sánchez, porque "no hay alternativa". Igual que al PSOE le compete buscar socios, es responsabilidad del resto de fuerzas, indicó, hacer que la legislatura arranque y asegurar la gobernabilidad. 

Lastra recordó que hace tres años el mismo Casado, cuando era Mariano Rajoy el que perseguía su reelección, pedía a los socialistas que se abstuvieran ante un PP "inundado por la corrupción". Ahora, dijo, los conservadores deben aplicarse su misma medicina, porque el PSOE casi dobla en escaños al segundo. 

La número dos del PSOE señaló que la reunión, de una hora y cuarto, ha de encuadrarse dentro de la "normalidad democrática e institucional, con el máximo respeto" entre los dos grandes partidos. Todo lo contrario de lo que sucede con Ciudadanos, cuyo líder se niega a verse más con Sánchez. "Cs no tiene ningún problema en reunirse con Vox pero sí en reunirse con el presidente del Gobierno", denunció. La dirigente criticó a Rivera por dedicarse a repartir "carnés de constitucionalista" y en cambio no despachar con el candidato propuesto por el Rey. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios