Ronda de conversaciones en la Moncloa

Casado pide a Sánchez que no se hipoteque con independentistas y despeja a Rivera

Pablo Casado inaugurado la ronda de citas organizada por Pedro Sánchez en la Moncloa antes de que el Rey abra la fase de contactos con los partidos que establece la Constitución

Foto: El líder del PP, Pablo Casado, durante su comparecencia tras ser recibido por el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. (EFE)
El líder del PP, Pablo Casado, durante su comparecencia tras ser recibido por el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. (EFE)

Pablo Casado ha inaugurado la ronda de citas con dirigentes políticos organizada por Pedro Sánchez en la Moncloa antes de que el Rey abra la fase de contactos con los partidos que establece la Constitución, y lo ha hecho sin poder aportar más que su opinión en contra de que el Gobierno de la nación dependa de los partidos que quieren dividirla. Después de hora y media de entrevista, el presidente del PP insistió en que, por respeto a las funciones del monarca, no quería extenderse en la cuestión de los pactos de investidura y recordó que corresponde al jefe del Ejecutivo en funciones dar explicaciones sobre sus planes para lograr la confianza del Congreso.

Casado reiteró que se limitaba a decir lo mismo que desde la noche electoral del 28-A, que el Gobierno de España no debe depender de los partidos que no creen en su unidad y que van en contra del principio de igualdad entre los ciudadanos.

El sucesor de Mariano Rajoy eludió en todo momento entrar en el debate de si prefería que Sánchez se apoyara en la formación de Albert Rivera para lograr un mínimo de estabilidad en el poder, pero Como a Sánchez no le sale la mayoría de 176 sin contar con ERC, el nuevo partido de Puigdemont o Bildu, apuntaba de forma indirecta a CS, con quien el inquilino de La Moncloa podría llegar a los 180 escaños. "Hay otras sumas, otros partidos con los que Sánchez ya pactó en 2015 y 2016", recordó.

CasadoTambién recitó como obviedades conocidas que él es partidario de aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña y las leyes orgánicas que afectan a cuestiones competenciales en materia de seguridad y estabilidad presupuestaria, en defensa de la convivencia de los catalanes y del cumplimiento de la ley por la Generalitat.

Frente a la discreción de Casado, fuentes del Gobierno en funciones difundieron inmediatamente, mientras el presidente del PP se dirigía a la prensa, que la reunión había sido muy cordial, que se había hablado de cuestiones de Estado como el Pacto de Toledo (pensiones), "el impulso a la ciencia y la transición ecológica". Además, según los mismos medios, "la situación territorial, y en especial Cataluña", había ocupado un espacio importante en la reunión y dará pie a otros "encuentros regulares" entre Sánchez y el jefe de la oposición.

Casado se había limitado a constatar que el próximo Gobierno socialista será débil, al tener detrás al grupo parlamentario menos nutrido de la historia de la democracia para ese cometido (123 diputados en un Congreso de 350), y que el PP se compromete a ejercer su tarea como principal grupo de una oposición, que será "fuerte y firme" pero también responsable.

El presidente del PP aprovechó para anunciar que su partido presentará un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la decisión de los juzgados de lo Contencioso-Administrativo de Madrid de permitir que los dirigentes separatistas huidos de la Justicia Carles Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí puedan concurrir a las próximas elecciones al Parlamento Europeo del 26 de mayo. Para los populares, es "fraude de ley" que un fugado de la Justicia española aspire a representar a España para seguir haciendo "propaganda" contra el mismo país y pagada además con fondos públicos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios