Cierre de filas, pero con cambio de discurso

Los barones del PP 'centran' a Casado para salvar sus opciones en los comicios del 26-M

El partido cierra filas, pero con cambio de táctica, discurso, campaña y mensajes para reafirmarse en el centro derecha y presentarse como una opción útil a los ciudadanos

Foto: El líder del PP, Pablo Casado, durante la rueda de prensa tras la reunión del comité ejecutivo nacional. (EFE)
El líder del PP, Pablo Casado, durante la rueda de prensa tras la reunión del comité ejecutivo nacional. (EFE)

Apoyo unánime a Pablo Casado ante la próxima cita electoral, el 26-M, en la que el Partido Popular se juega el futuro, pero con cambio de táctica, discurso, campaña y mensajes para reafirmarse en el centro derecha y presentarse como una opción útil a los ciudadanos. Esa es la conclusión y la consigna que transmite la dirección del PP dos días después del fracaso en los comicios generales, una vez reunido su comité ejecutivo y tras las múltiples conversaciones de su presidente con los dirigentes autonómicos, desde Alberto Núñez Feijóo y Juan Manuel Moreno hasta los presidentes regionales en la oposición que se estrenan en las urnas.

Desolados por el desastre sin paliativos del 28-A, pero sin tiempo para tomar decisiones drásticas ante la inminencia de otros comicios, los miembros del comité ejecutivo del PP se volcaron en repetir el mismo guion (la responsabilidad es compartida y hay que levantarse) y casi todos los pesos pesados quisieron dejar constancia del respaldo a Casado con los cambios que sea necesario aplicar. Hasta 15 dirigentes pidieron la palabra, algo sin precedentes durante los mandatos de Mariano Rajoy y José María Aznar, en un ambiente de preocupación solo parecido al registrado con la derrota de 2011, la que siguió a los atentados del 11-M.

Los barones del PP 'centran' a Casado para salvar sus opciones en los comicios del 26-M

Alberto Núñez Feijóo se había pronunciado antes desde Galicia para pedir la inmediata vuelta a la imagen centrista y de moderación, señas de identidad del partido puestas en cuestión durante la campaña. No pudo acudir a la sede de Génova porque tenía sesión parlamentaria en Galicia y prefirió hacer declaraciones desde Santiago de Compostela para decir en público lo que ya le había expresado a Casado por teléfono el día antes.

En el comité intervinieron los presidentes regionales Juan Manuel Moreno, Fernando López Miras (Murcia), José Ignacio Ceniceros (La Rioja), José Antonio Monago (Extremadura), Mercedes Fernández (Asturias), Alfonso Alonso (País Vasco), Francisco Núñez (Castilla-La Mancha), Alfonso Fernández Mañueco (Castilla y León) y Ana Beltrán (Navarra). También hablaron la presidenta del Congreso, Ana Pastor, el último portavoz en la Cámara de la etapa de Mariano Rajoy, Rafael Hernando, el exministro José Manuel García-Margallo, Diego Gago y Sergio Ramos. Representan a todos los sectores y distintos equipos de dirección del partido y ninguno cuestionó la continuidad de Casado al frente del mismo, aunque recalcaran la gravedad de la situación y la necesidad de volcarse en el 26-M.

Los barones del PP 'centran' a Casado para salvar sus opciones en los comicios del 26-M

Alonso, Moreno, Miras y Fernández Mañueco insistieron concretamente en que Casado debe seguir, que no se reunían para pedir responsabilidades a nadie sino para estudiar los cambios obligados para afrontar las elecciones. El aspirante a presidir la Junta de Castilla y León recordó antes de entrar a la reunión que lo último de lo que quieren oír los ciudadanos es de problemas internos en los partidos.

Para las elecciones de mayo, el PP ya se presentará con un lema 'centrista' y parecido al empleado por Rajoy para los comicios locales de 2011, 'Centrados en tu futuro', y al frente de la coordinación de la campaña se pone la responsable del área municipal y autonómica del comité, la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra.

Los barones del PP 'centran' a Casado para salvar sus opciones en los comicios del 26-M

Fuentes de la dirección apuntan que sobre el estilo de campaña y mensajes de Casado "habrá que darle una vuelta a casi todo", tomar nota de los errores de la campaña nacional, olvidarse del contenido más ideológico en los mensajes y multiplicarse en el apoyo a las reivindicaciones y preocupaciones más locales de cada autonomía o capital en juego.

Casado reconoce que se equivocó al no responder a la competencia directa, Vox y Ciudadanos, que Rivera y Abascal iban a por él más que a echar a Sánchez de la Moncloa. De hecho, recalca que ambos celebran su éxito en el golpe que han dado al PP pese al fracaso de no haber sumado entre los tres, como en Andalucía, los escaños suficientes para evitar la continuidad del Ejecutivo socialista apoyado por sus aliados de la moción de censura.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
41 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios