NEGOCIACIONES PARA LA INVESTIDURA

Podemos acusa a Sánchez de buscar elecciones y no querer negociar

Las posiciones cada vez están más alejadas entre Sánchez e Iglesias. "No es sensato que el PSOE actúe como si tuviera mayoría absoluta cuando no la tiene", indican desde Podemos

Foto: El presidente del gobierno Pedro Sánchez (i) y el líder de Podemos Pablo Iglesias, durante la nueva ronda de consultas para la investidura. (EFE)
El presidente del gobierno Pedro Sánchez (i) y el líder de Podemos Pablo Iglesias, durante la nueva ronda de consultas para la investidura. (EFE)

La investidura de Pedro Sánchez está bloqueada y todo apunta a que será fallida. "Constatamos que Pedro Sánchez no quiere negociar sino que intenta imponer unilateralmente un gobierno de partido único". Esta es la conclusión extraída por Unidas Podemos tras la reunión de una hora y tres cuartos celebrada entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en el Congreso. "No es sensato que el PSOE actúe como si tuviera mayoría absoluta cuando no la tiene", añaden a este diario fuentes de la formación. Estas mismas fuentes señalan que "no es coherente buscar por igual apoyo en la izquierda y en la derecha", en referencia a las apelaciones de los socialistas a Ciudadanos y PP para que se abstengan. De hecho, esta misma tarde se reunirán Sánchez y Pablo Casado. "La gente merece certezas y garantías", añaden desde la formación morada.

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha trasladado el candidato a la investidura su petición para que "flexibilice su posición y negocie desde ya un acuerdo integral de coalición de izquierdas sin líneas rojas", incluyendo programa, equipos y búsqueda de estabilidad. "No es serio ir a una investidura sin haber logrado apoyos y amenazar con una repetición electoral", concluyen desde Unidas Podemos dando cuenta de que las posiciones cada vez están más alejadas. Hasta el momento los socialistas solo han sumado un apoyo a sus 123 escaños, el del PRC (Partido Regionalista de Cantabria). Los apoyos de PNV y Compromís dependen de que antes se cierre un acuerdo previo con Unidas Podemos.

La quinta reunión celebrada entre Iglesias y Sánchez desde que se celebraron elecciones, hace ya casi diez semanas, ha servido para constatar las diferencias y la falta de acuerdo incluso para sentarse a negociar formalmente en una mesa con equipos de ambas organizaciones. A dos semanas de que se celebre la sesión de investidura fijada para el 22 y 23 de julio, todo apunta a que será fallida y que habrá que buscar un segundo intento en septiembre, siempre y cuando ambas formaciones cedan en sus posiciones. Lejos quedan las posturas y el optimismo mostrado por ambas partes tras su primera reunión en Moncloa, hace ya dos meses. Iglesias, sin embargo, se ha vuelto a mostrar confiando en que "más temprano que tarde" Sánchez "rectificará" y se "moverá" de cara aceptar una negociación integral sobre un gobierno de coalición para evitar una repetición de elecciones, mirando ya a septiembre.

"No es serio ir a una investidura sin haber logrado apoyos y amenazar con una repetición electoral"

El documento programático hecho público por el PSOE este lunes y que Pedro Sánchez trasladó a Pablo Iglesias en su reunión de mañana en el Congreso para desbloquear la investidura destaca por sus ausencias en distintas medidas que para Podemos son cruciales, prácticamente líneas rojas, como la intervención del precio de los alquileres en las zonas más tensionadas, las reformas en el sistema eléctrico para reducir la factura de la luz, la derogación de la reforma laboral en línea con las exigencias de los grandes sindicatos, el blindaje de la subida de las pensiones vinculándolas al IPC e, incluso, la derogación de la Ley de Seguridad Ciudadana popularmente denominada como ley mordaza.

El líder de Unidas Podemos tachó horas después esta primera oferta programática de los socialistas de "un paso atrás", al tratarse de "corta y pega" del programa electoral del PSOE. Lo hizo anoche durante una entrevista en 'Informativos Telecinco', donde insistió en que es necesario que el país tenga ya un gobierno, pero afirmando que nadie da sus apoyos gratis, en referencia a que Sánchez buscaría una investidura fallida en julio para incrementar las presiones sobre el resto de grupos para sacarla adelante en un segundo intento en septiembre sin apenas realizar concesiones.

Durante los últimos días desde la formación morada han subrayado lo que consideran cesiones por su parte para facilitar un cogobierno, principalmente la referente a Cataluña. Iglesias promete lealtad en esta cuestión: "Tenemos posiciones diferentes, pero sabemos el resultado que hemos tenido y si estuviéramos en un Gobierno no haríamos de nuestra posición una línea roja. Estamos dispuestos a dar garantías, pero mi sensación es que se le acaban las excusas", indicaba en la mencionada entrevista.

Iglesias ha trasladado a Sánchez que "flexibilice su posición y negocie desde ya un acuerdo integral de coalición de izquierdas sin líneas rojas"

La su confluencia catalana, En Comú Podem, ya ha renunciado explícitamente y por escrito a la demanda de un referéndum, dado que este sería uno de los principales temores expresados por el PSOE para justificar su negativa a negociar un Gobierno de coalición. Tras defender una consulta pactada en su programa electoral, siendo esta una de sus principales señas de identidad, los 'comuns' han reelaborado sus 25 prioridades, para facilitar la formación de un Gobierno de coalición progresista, en las que han aparcado la propuesta del referéndum. En su lugar se pide "blindar las competencias" previstas en el Estatut, "avanzar en el reconocimiento del carácter plurilingüe del Estado" y concretar "una agenda de diálogo y desjudicialización del conflicto". "Nosotros no hemos parado de ceder", ha concluido.

En 2016, la celebración del referéndum incluso llegó a convertirse en una línea roja para Podemos de cara a pactar con los socialistas, por influencia directa de los 'comuns'. Tres años después de aquella investidura fallida y con la sombra de que vuelva a repetirse un desacuerdo entre las fuerzas progresistas, se pretende desandar aquel camino. Lo que para Podemos es una renuncia de la que ya dio síntomas durante la campaña electoral, para los 'comuns' supone una concesión de primer orden y con riesgos electorales en Cataluña todavía por calcular.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios