O MINISTERIOS CON PRESUPUESTO PROPORCIONAL

Iglesias exigirá a Sánchez un cuarto de carteras y descarta un pacto programático

Pablo Iglesias reclama que el peso de Podemos en el hipotético Gobierno de coalición sea proporcional a su fuerza en el Congreso en comparación con la de los socialistas

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante la celebración del Consejo Ciudadano Estatal, el máximo órgano de dirección, el pasado sábado. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante la celebración del Consejo Ciudadano Estatal, el máximo órgano de dirección, el pasado sábado. (EFE)

Podemos hace una lectura negativa de sus casi nueve meses como socios prioritarios del Gobierno de Pedro Sánchez, reconociendo que los acuerdos programáticos se convierten en papel mojado si no hay garantías para sacarlos adelante. Esta garantía, insisten, pasa por entrar en el Consejo de Ministros, según las conclusiones de la reunión de máximo órgano de dirección del partido, el Consejo Ciudadano Estatal, que se celebró el pasado el sábado, y así se lo volverán a trasladar al PSOE en el primer encuentro de la mesa de negociación entre ambas formaciones este martes a las 10:00 en el Congreso de los Diputados. Se descarta a día de hoy, por tanto, un pacto programático para un Gobierno en solitario, como desea el PSOE, y el sentido del voto de los 42 diputados del grupo confederal de Unidas Podemos se decidirá en un referéndum interno a la militancia, como marcan los estatutos del partido. En 2016, las bases ya rechazaron favorecer la investidura de Pedro Sánchez después de que el líder de los socialistas llegase a un acuerdo de investidura con Ciudadanos.

Iglesias exigirá a Sánchez un cuarto de carteras y descarta un pacto programático

Pablo Iglesias reclama que el peso de Podemos en el hipotético Gobierno de coalición sea proporcional a su fuerza en el Congreso en comparación con la de los socialistas. "En la proporción que nos corresponda", trasladaba Iglesias al resto de la dirección este sábado. Esto es, alrededor de un cuarto del Consejo de Ministros, que no tendría por qué corresponderse a un cuarto exacto de carteras, pues dependería de la importancia que tuviesen, las políticas que desarrollasen y el presupuesto que manejen los hipotéticos ministerios morados.

En cualquier caso, Iglesias intentaba horas antes de su primera reunión con el PSOE allanar el camino hacia su objetivo asegurando que no está en sus planes demandar ministerios considerados de Estado, como es el caso de Interior, Defensa, Justicia y Exteriores, inclinándose por ministerios "sociales". Las opciones son múltiples, y tomando como referente el avanzado acuerdo para el Gobierno de coalición con el PSPV y Compromís en la Comunidad Valenciana, tampoco se descartaría entrar a formar parte de segundos escalafones —secretarías de Estado o el conocido como 'sottogoverno'—, aunque el ministerio correspondiente esté en manos del PSOE. Sin embargo, la segunda entrega del pacto del Botànic que liderará el presidente socialista Ximo Puig no parece encajar con los planes de Ferraz.

Podemos no contempla un pacto para un Gobierno en solitario, como desea el PSOE, y el voto en la investidura lo decidirán las bases en referéndum

Mientras el PSOE mira a PP y Ciudadanos para reclamar la abstención de alguna de estas fuerzas en la investidura de Pedro Sánchez, e incluso resucita la amenaza de la repetición electoral, desde Podemos solo barajan dos posibilidades en estos momentos: o que Sánchez busque sus apoyos para un Gobierno progresista, que pasaría indefectiblemente por una coalición, o que busque apoyarse en Ciudadanos. Coincidiendo con el arranque de las negociaciones, no hay posiciones intermedias en la dirección de Podemos, si bien desde la dirección andaluza se defiende seguir el modelo portugués, apoyando al PSOE desde fuera del Ejecutivo tejiendo acuerdos programáticos más o menos puntuales. Una posición aislada que se descartó en el propio órgano de dirección del sábado y que no estará sobre la mesa de negociación. De todos modos, la decisión sobre el sentido del voto de Unidas Podemos en la investidura recaerá, una vez más, en los inscritos.

El secretario general de Podemos ya adelantaba durante los últimos días su previsión de cara a las negociaciones, que serán largas y que no estarán exentas de "presiones" externas de los poderes económicos y mediáticos. Pese a todo, tranquilizaba a los suyos durante el último Consejo Ciudadano Estatal asegurándoles que las negociaciones "van a responder a lo que han decidido los ciudadanos en las urnas".

El avance en los pactos autonómicos contrasta con los del Gobierno, aunque Podemos tiene más peso en el Congreso que en parlamentos regionales

El arranque de las negociaciones se produce en un contexto de cierto distanciamiento entre Sánchez e Iglesias, con el primero cerrándose cada vez más a incluir a Podemos en su Ejecutivo y el segundo cerrando la puerta a cualquier otra posibilidad que no pase para un Gobierno bicolor. La última conversación entre ambos se produjo la noche electoral de los comicios europeos, autonómicos y municipales. Desde entonces, el cruce de declaraciones y las posiciones encontradas dificultan las posibilidades de entendimiento, alejando el acuerdo que sí lograron ambas formaciones para la elección de la Mesa del Congreso. Cada vez cunde más la sensación de que se tenga que recurrir a una segunda sesión de investidura si ninguno de los actores rebaja sus posiciones de máximos.

Al contrario que en el plano estatal, las negociaciones autonómicas para la formación de gobiernos de coalición progresistas liderados por el PSOE se están desarrollando satisfactoriamente para Podemos. Además de la Comunidad Valenciana, en Baleares se están sentando las bases para una alianza entre el PSIB liderado por Francina Armengol, Podemos y Més, mientras que en Canarias se está avanzando en la dirección de un Ejecutivo progresista y en La Rioja también hay conversaciones para un Gobierno conjunto entre el PSOE y la formación morada. Avances que contrastan con las negociaciones para el Gobierno del Estado, a pesar de que la fuerza de Podemos en los parlamentos autonómicos es mucho menor de la que tiene en el Congreso.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios